///Adiós excusas, hola año sabático

Adiós excusas, hola año sabático

Las responsabilidades laborales no siempre coinciden con los intereses personales. Para descansar de la obligación y dedicarse a la devoción los hebreos establecieron el año sabático que llega hasta este siglo con muy diferentes implicaciones y formas.     Tomarse […]

Las responsabilidades laborales no siempre coinciden con los intereses personales. Para descansar de la obligación y dedicarse a la devoción los hebreos establecieron el año sabático que llega hasta este siglo con muy diferentes implicaciones y formas.

 

 

Tomarse un año sabático en términos generales significa salir de la rutina y la obligación diaria –generalmente relacionada con el empleo- para atender intereses e inquietudes personales que pueden ser de muy diferente índole como la formación, el voluntariado o la investigación por ejemplo.

 

¿Me puedo coger un año sabático?

 

Hay psicólogos y terapeutas que aseguran que todo el mundo con independencia de su edad o condición debería experimentar un año sabático en sus vidas. La realidad y las obligaciones cotidianas de cada persona hacen que en muchos casos este consejo no pueda seguirse.

 

    Un año sabático puede ser un deseo, un anhelo, una realidad o un imposible en función de muchos condicionantes personales. Sin embargo, también hay alternativas para hacerlo viable y sacarle mucho rendimiento. La clave es quererlo hacer y organizarse, siendo previsor. Si la idea es viajar, incluye entre tus tareas previas suscribir un Seguro de Viaje MAPFRE que te aporte soluciones a problemas tan habituales como un retraso o una pérdida de equipaje.

     

    3 obstáculos para el año sabático y 3 soluciones

     

    • No tengo dinero

    El problema de financiación es seguramente el más habitual y en el que primero se piensa cuando se intenta organizar un año sabático. No estás mal informado, necesitas dinero o lo que se denomina un colchón económico para disfrutar sin problemas y con máxima tranquilidad de este periodo vital.

     

    Los expertos recuerdan que si te preparas con tiempo, el ahorro te puede permitir cumplir tu sueño, también está la financiación ajena o plantearte una venta de bienes… Con un poco de organización y tiempo, adaptando posibilidades económicas al objetivo de tu año sabático, puedes hacerlo.

     

    • No tengo tiempo

    ¿Un año? ¿365 días? Empieza por ser flexible en tus planteamientos, el año sabático puede empezar siendo un periodo más corto aunque muchos que lo han probado aseguran que es fácil que se convierta en dos. En todo caso, no se trata de abandonar todo de un día para otro y durante un año, pero si es necesario que de verdad pienses por qué no tienes tiempo para ello.

     

    Las responsabilidades personales, laborales e incluso las familiares, según recuerdan los psicólogos, a veces son meras rutinas que se crea cada persona. Si tu problema es el tiempo, analiza tu día a día y descubre si de verdad, no puedes posponer, parar o hacer un paréntesis.

     

    • No puedo abandonar mi trabajo

    La excedencia es la solución al problema de las obligaciones laborales. En España el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores recoge y regula el derecho a excedencia. Existe la posibilidad de excedencia voluntaria siempre que  cuentes como mínimo con antigüedad de un año en la empresa. El plazo de excedencia es de entre cuatro meses y cinco años. Cuando termine el periodo de excedencia, tendrán que pasar al menos 4 años para pedir otro.

     

    Los funcionarios y los empleados que disfrutan de convenios empresariales concretos o por sector pueden tener condiciones de excedencias más ampliadas o con garantías superiores sobre las recogidas en el Estatuto del Trabajador, por lo que merece la pena que consultes tu caso concreto para valorar pedir una excedencia laboral.

     

     

     

    ¿Gap Year y año sabático es lo mismo?

     

    Si buscas información sobre planes, viajes, formación o voluntariado para este tiempo fuera del mercado laboral, no pierdas de vista que en Estados Unidos o Inglaterra le llaman Gap Year a esta opción y que es tremendamente más popular y casi obligatoria. Por ejemplo, es habitual que antes de empezar la universidad, los jóvenes tengan un Gap Year para afianzar su vocación, buscarla, estudiar idiomas o tener una experiencia de vida fuera del hogar.

     

    Hoy el Gap Year y el año sabático se utilizan en un contexto general como sinónimos para referirse a un periodo de la vida que toma cualquier persona en cualquier etapa para apartarse de obligaciones laborales y/o rutinas y emprender otro tiempo de iniciativas.

    2020-03-20T14:11:22+02:0022 marzo, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.