Las técnicas de estudio son herramientas de gran utilidad para conseguir los mejores resultados en formación con el menor esfuerzo, es importante que se adapten a los puntos fuertes del estudiante y que no se impongan de manera generalizada. Para encontrar tu técnica de estudio ideal tendrás que conocer, probar y desechar diferentes opciones.

3 capacidades y 3 técnicas de estudio

  • Máxima memoria y concentración: técnicas memorísticas

Si presumes de memoria a menudo, no hay duda de que las formas de estudio más clásicas y tradicionales serán adecuadas para ti y lograrás los mejores resultados. Con una gran capacidad de memoria es fácil estudiar materias de gran calado y contenido teórico, igualmente resulta interesante para preparar oposiciones, por ejemplo.

Los libros, los apuntes  y los esquemas son valiosas herramientas como formas de estudio en técnicas donde la nemotecnia es la base. Subrayar el material de aprendizajes es una técnica que siempre ha funcionado y surtirá efecto en muchos casos.

Un reciente estudio de la Universidad de Harvard asegura que este tipo de formas de estudio donde la memorización es la clave,  no suponen un aprendizaje integral y crean una falsa ilusión de saber. Los conceptos no parece que queden fijados más allá de unos días, puede que apruebes el examen, pero lo aprendido no te servirá mucho más y no estarás aumentando tu formación.

  • Capacidad de análisis y comprensión: la práctica como método

Las técnicas de estudio que apuestan por la práctica resultan perfectas para personas con preferencia por la actividad, el análisis y la puesta en escena de los conocimientos. Se trata de llevar a un terreno real los contenidos teóricos que quieres aprender o estás estudiando.

Los ejercicios, la repetición de problemas y actividades relacionadas con la materia a estudiar son formas de estudio prácticas y efectivas, pero también la visita por ejemplo a museos o lugares donde el estudiante pueda palpar la realidad sobre lo que está aprendiendo. En el caso de elegir master, las prácticas directas en empresas son una forma de aprender sobre el terreno muy valorado.

  • Nuevas tecnologías para todos y sin barreras

La formación online ha revolucionado las formas de enseñar, pero también las técnicas de estudio. Son muchas las apps que puedes encontrar pensadas para ayudarte en el estudio de temáticas concretas como oposiciones o el carné de conducir entre otras.

Las nuevas formas de estudiar son interactivas, mucho más visuales y prácticas, integran todos los sentidos y apuestan por una asimilación del saber completa y duradera en el tiempo. Por otra parte, acaban con viejas limitaciones, especialmente las del tiempo y el espacio. El horario y los desplazamientos ya no son necesarios, la accesibilidad es máxima y la conciliación mucho más sencilla. La vivienda puede ser el mejor centro de estudio y con la cobertura Todo Riesgo Tecnológico de tu Seguro de Hogar MAPFRE tendrás tus dispositivos como PC y/o tableta siempre en perfecto estado.

No hay fórmulas mágicas

Mesa negra sobre la que escribe una mano con boli amarillo sobre hojas blancas

Los profesores recuerdan que a pesar de que una técnica de estudio adecuada es importante, no hay ninguna forma milagrosa que evite la dedicación y la constancia. Los estudiantes de cualquier nivel y materia tienen que tener claro que con independencia de niveles, materias, capacidades o la edad de los estudiantes, la formación y el aprendizaje mantienes tres claves.

  • Constancia
  • Dedicación
  • Intención

Si encuentras tu técnica de estudio ideal y/o combinas varias, siendo persistente no hay duda de que el aprendizaje será mucho más cómodo, además de efectivo y duradero en el tiempo.