3 Min de lectura | La de asistente virtual es una de las profesiones emergentes con más futuro. Te contamos en qué consiste, cuáles son sus funciones, qué formación se le exige y cuál es su sueldo.

Un asistente virtual es un profesional cualificado que brinda servicios administrativos, creativos y técnicos, enmarcados en un acuerdo contractual, a múltiples clientes en el área en la cual es experto. Desde una ubicación remota, por lo general su propia casa u oficina, desarrolla su trabajo a través de Internet.

Normalmente, son profesionales independientes, ajenos a la empresa, que han sido contratados para realizar determinadas funciones administrativas, por lo que se les exigirá estar dados de alta en el régimen de autónomos para poder emitir las facturas correspondientes. No obstante, también puede ser un profesional contratado como empleado.

Formación para ser asistente virtual

Para trabajar como asistente virtual no se requiere ninguna formación específica. Cualquier profesional que posea una buena formación académica o que haya adquirido ciertas habilidades y destrezas en cuanto a organización y administración empresarial a través de su experiencia laboral, puede ser asistente virtual. No obstante, existen cursos de formación para quienes deseen prepararse adecuadamente para ejercer esta profesión.

En todo caso, debe ser una persona:

  • Hábil en el trato con la gente.
  • Con dotes de organización.
  • Capaz de adaptarse fácil y rápidamente a diversas funciones.
  • Que conozca y maneje con habilidad ciertos programas informáticos.

Funciones que realiza un asistente virtual

Mujer sentada a una mesa con un ordenador y un café

https://bit.ly/3wjvPay

Aunque la profesión de asistente virtual tiene ya varios años de rodaje, muchas personas ignoran quiénes son estos profesionales o qué funciones realizan.

Un asistente, dependiendo de su formación y experiencia, puede ofrecer una amplia gama de servicios dirigidos a una porción de mercado muy específica. Su trabajo diario es similar al que realiza una secretaria en una empresa, pero con algunas particularidades relacionadas con las diferencias entre un trabajo tradicional y un trabajo online.

Su trabajo está relacionado, principalmente, con:

  • Gestión administrativa del negocio (facturación, contabilidad, agenda, archivos, correos, correspondencia, compras, suministros, etc.).
  • Atención al cliente.
  • Planificación de eventos.
  • Organización de viajes y reuniones.
  • Elaboración de informes.
  • Diseño y gestión de páginas webs, bases de datos, diseño gráfico, y un amplio etcétera.

En todas estas actividades rutinarias, pero por otra parte tan necesarias y fundamentales para la buena marcha del negocio, el emprendedor, sobre todo si actúa en solitario, va a tener que dedicar un tiempo precioso que podría emplear en otras tareas más gratificantes y productivas para su proyecto y su crecimiento.

Por este motivo, la demanda de buenos profesionales en este campo aumenta cada vez convirtiéndola claramente en una de las profesiones emergentes con más futuro.

¿Cuánto gana un asistente virtual?

Las tarifas de los asistentes virtuales variarán en función de los servicios que ofrezcan, del tiempo que dediquen, de la experiencia y conocimientos que tengan, etc., pero sobre todo dependerá de las condiciones pactadas y, en algunas ocasiones, de quién sea el propio cliente.

Normalmente, el precio medio por hora está en torno a los 20 euros. No obstante, en este tipo de trabajos existe mucha flexibilidad en lo referente al sistema remunerador y puede convenirse un precio por hora, por servicio, por mensualidades, etc.

El asistente virtual tiene la ventaja de que, si el horario se lo permite, puede trabajar para varias empresas, con lo que su remuneración mensual puede alcanzar cifras interesantes. Pero si te preocupa tu futuro económico, un Plan de Pensiones MAPFRE te ayudará a afrontar tu jubilación con mayor tranquilidad.