Características de un buen negociador

///Características de un buen negociador

Características de un buen negociador

Ya sea para cerrar tratos importantes, o para influir en el consumidor final, toda empresa necesita de un ejecutivo que reúna las características de un buen negociador. Te contamos cuáles son las habilidades que todo ejecutivo debe dominar en el arte de la negociación.

En los tiempos actuales en los que la globalización y las nuevas tecnologías han aumentado el número de empresas que ofrecen los mismos servicios, los clientes son mucho más selectivos y exigentes. Por tanto, contar en las filas de la compañía con un ejecutivo que reúna las características de un buen negociador es clave a la hora de influir tanto en los consumidores como en los posibles socios, consiguiendo acuerdos que disminuyan los costes o llegando a consensos beneficiosos con los trabajadores. Sin embargo, encontrar esa persona clave no es fácil. Por eso, hoy te desvelamos cómo identificar a un buen negociador.

Qué tiene que tener un buen negociador

Ser un buen negociador es una gran virtud que favorece tanto las relaciones laborales como las personales. En la vida diaria, muchas veces, hay que llegar a determinados acuerdos para convivir, algo que se extiende también al entorno de la empresa y que permite que cualquier negociación o contratiempo acabe en éxito. Pero para eso, es necesario tener o desarrollar ciertas habilidades:

Dos hombres con traje estrechando las manos como muestra de acuerdo tras una buena negociación

https://bit.ly/2GKF4bx

Tener empatía

Es la habilidad más importante a la hora de negociar, ya que para entender las necesidades de la otra parte y llevarle a nuestro terreno es importante ponerse primero en su piel. Esto incluye también respetar a la otra persona y no llevar la conversación al terreno de lo personal.

Escuchar con atención

Deja que la otra parte hable y exponga todos sus puntos de vista, sin interrumpirle y sin pensar lo que le vas a contestar. Muestra toda tu atención y no pierdas de vista sus palabras, pero tampoco su lenguaje no verbal. Y es que el lenguaje corporal transmite mucho más de lo que pensamos. Por eso, es importante estudiar los gestos que vamos a hacer y sentirse bien por dentro y por fuera.

Tómate la discusión con calma, no como algo personal. En cualquier negociación, lo normal es que ambas partes expongan sus puntos de vista y que cada uno luche por conseguir lo que quiere. La clave está en escuchar y negociar.

Evitar los impulsos

El control emocional es crucial en cualquier negociación. Muchos de los fracasos a la hora de negociar tienen que ver con los impulsos incontrolados que muestra una de las partes. Hay que ser frío, sosegado, pero al mismo tiempo debemos prestar atención a nuestras emociones para regularlas. Si la conversación comienza a tensarse, es mejor parar unos minutos.

Ser asertivo

La asertividad es la virtud de saber decir que no a la otra parte sin ser agresivo ni entrar en conflictos, algo muy importante en cualquier negociación. Dicho de otro modo, es la capacidad de decir las palabras correctas en el momento justo y de la forma adecuada.

Los negociadores asertivos se preocupan por lograr sus objetivos al tiempo que mantienen la relación con la otra parte. Defienden y expresan sus ideas de forma directa, honesta, respetuosa y no invasiva, mostrando su forma de ver las cosas sin menospreciar a la otra parte.

Tener autoconfianza

Si se quiere defender un punto de vista con autoridad es indispensable tener autoconfianza. Las personas que no tienen esta virtud no saben controlar bien sus emociones, lo que puede llevarle a terminar la negociación de la manera menos provechosa, cediendo antes de tiempo.

Saber ceder

Es imposible conseguir siempre lo que uno quiere, por eso una de las características de un buen negociador es la de saber ceder. Pero esto no significa que la otra parte se salga siempre con la suya. Siempre que des tu brazo a torcer tienes que conseguir algo a cambio, aunque no sea exactamente todo lo que esperabas en un principio.

Ser optimista

Mostrar una actitud abierta y optimista, sin sentirse ofendido por lo que pueda decir la otra parte, favorece que la conversación sea sosegada y que llegue a buen puerto.

Tanto si quieres cerrar tratos beneficiosos para ti o tu empresa, como si buscas a alguien que desempeñe esta labor dentro de tu corporación, estas son las características que todo buen negociador debe poseer para lograr los objetivos.

2019-05-31T12:50:06+02:0017 mayo, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar