Deja las excusas y dale una oportunidad al coaching empresarial, ya no es una moda y hace años que se estableció como un recurso empresarial clave en muchas compañías que han sabido sacar el máximo rendimiento a este entrenamiento que con una cuidada implantación se convierte en una pieza clave en el departamento de Recursos Humanos de una empresa.

¿Qué es el coaching empresarial?

Estás en lo cierto si relacionas coaching empresarial con entrenamiento y por lo tanto, con formación. Esa es la base de esta herramienta empresarial: preparar a los empleados, a un determinado departamento, etc., a lograr unos objetivos que puede ser concretos y empresariales como la mejora de ventas, pero que también puede ser transversal y general, como la mejora del ambiente laboral.

Las técnicas de coaching hoy son variadas y versátiles, con una tendencia hacia la creatividad que hace que este sea uno de los sectores con mayor crecimiento e innovación.

Los coaches pueden formar a los empleados de una compañía en procesos concretos, pero sobre todo se trata de ofrecer capacitaciones para que sea el propio empleado el que desarrolle la solución o la forma de llegar a la meta que se le propone.

Funciones del coaching empresarial

Dentro de la gestión de Recursos Humanos de una empresa las técnicas de coaching tienen un amplio abanico de posibilidades y campos de aplicación. No se trata de una solución única para atajar un problema especialmente grave o de calado en una empresa, pero resulta una herramienta perfecta para incluir en una estrategia empresarial con diferentes fines –como el crecimiento empresarial-  y en la que los trabajadores sean parte clave.

  • Optimizar resultados de manera general o en departamentos concretos. Especialmente práctico en la motivación de equipos comerciales por ejemplo, o fuerzas de venta a través de prácticas de team building.
  • Afrontar cambios de diferente índole desde fusiones hasta ampliaciones o reducciones de personal.
  • Motivar a una plantilla mermada por situaciones de crisis o problemas empresariales que se están solucionando, pero cuyos resultados tardan en llegar.
  • Demarcarse de la competencia. Una plantilla motivada es una plantilla más eficiente y en ese sentido, el coaching desataca como ventaja competitiva en toda compañía que tenga por meta despuntar en un sector.

¿Cómo adaptar el coaching a mi empresa?

Hoja con un gráfico con dibujos y letras rodeado de un móvil, agenda y despertador

Si piensas que el coaching empresarial puede ayudarte en tu pyme o  en tu negocio, merece la pena que lo pruebes de manera práctica y efectiva. Los profesionales del sector coinciden en destacar que la introducción del coaching en una estructura empresarial debe ser de forma adaptada y específica, huyendo de estructuras prefijadas y apostando por una penetración personalizada.

No existe una sola manera de adoptar el entrenamiento de personal en tu compañía o negocio; es, por tanto, necesario que se tengan en cuenta las características concretas de la empresa y el objetivo concreto que se persigue con el coaching. Ten en cuenta que existen diferentes alternativas que además, pueden combinarse o mezclarse según te interese o descubras las ventajas de este tipo de herramientas.

  • Cursos de coaching
  • Consultoría especializadas en recursos humanos y coaching
  • Profesional dentro del departamento de Recursos Humanos especializado
  • Actividades puntuales o recurrentes externas para la plantilla.

El éxito del coaching hoy aplicado a la empresa, a la vida personal, a la jubilación o a mejorar tu carrera profesional radica en la adecuación a los objetivos concretos y en insistir en el desarrollo personal de las capacidades necesarias en las personas involucradas. Como al elegir el Seguro de Hogar MAPFRE para tu casa tienes que ver cumplidas tus necesidades y prioridades, un programa de coaching, por ejemplo empresarial, debe trabajar metas concretas.