Cómo facturar sin ser autónomo

///Cómo facturar sin ser autónomo

Cómo facturar sin ser autónomo

¿Es posible facturar sin ser autónomo? La pregunta del millón no tiene una respuesta clara en términos legales. Pero si quieres saber las posibilidades con las que cuentas, sigue leyendo.

Facturar sin ser autónomo es una práctica que puede traerte problemas con hacienda. Toda actividad que te genere unos ingresos debe ser declarada abonando los impuestos proporcionales que te correspondan.

Ahora bien ¿y si los ingresos no llegan al salario mínimo interprofesional? ¿O si se trata de un trabajo puntual? En esos casos, la cosa cambia.

Facturar sin ser autónomo, ¿es posible?

Según indica la Seguridad Social, toda persona que realice de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas, sea o no titular de empresa individual o familiar, está obligada a darse de alta como autónomo.

Esta obligatoriedad es independiente de los ingresos o del tiempo que se dedique a dicha actividad, ya que el término «habitual» se aplica en el sentido más estricto de la palabra. Por ejemplo, trabajar dos días a la semana se considera algo habitual y, por tanto debe declarar sus ingresos dándose de alta en el régimen correspondiente.

Sin embargo, la jurisprudencia ha ido por otros caminos. En el año 2007, el Tribunal Supremo estableció que no era necesario darse de alta si los ingresos no superaban el salario mínimo. Una sentencia a la que se han acogido numerosos autónomos sancionados por no estar dados de alta y a los que finalmente los jueces han dado la razón.

Pero, al no tratarse de una normativa, hay que tener cuidado.

Hacienda, por su parte, remite a la Seguridad Social para las altas o bajas de autónomo, pero su prioridad es que se declaren todos los ingresos y evitar así la economía sumergida. Por tanto, para facturar hay que darse de alta presentando el modelo 036 o 037 y abonar con cada factura los impuestos correspondientes: IRPF e IVA.

¿Cómo facturar sin ser autónomo?

Muchas personas que ejercen una actividad por cuenta propia, pero que no llegan al salario mínimo, no pueden asumir el pago de la cuota de autónomos o simplemente no les compensa, con lo que optan por permanecer en una economía sumergida con la duda de si estarán cometiendo un delito. En este grupo se pueden encontrar las siguientes situaciones:

  • Trabajadores por cuenta propia a tiempo parcial que trabajan por horas o días sueltos, o que desempeñan una actividad puntual.
  • Autónomos «mal pagados» por sus clientes, que les obligan a darse de alta como tal para ahorrarse los costes de la Seguridad Social.
  • Emprendedores que aún no han llegado al nivel de ventas necesario para que el negocio sea viable o que han entrado en una situación de declive.
  • Autónomos discontinuos que trabajan unos meses al año. Por ejemplo, los profesionales estivales.

Mujer con camisa blanca y chaleco negro poniendo unos vasos sobre una bandeja

¿Qué se puede hacer en estos casos? Existen algunas formas de facturar sin estar dado de alta, dependiendo de las circunstancias personales de cada uno y de los riesgos que esté dispuesto a asumir. Por ejemplo:

  • Negociar un contrato laboral. Esta sería la solución idílica para cobrar sin facturar dentro de la legalidad, sobre todo en los casos de autónomos dependientes para un único cliente. No es fácil, por lo que hay que allanarle el camino a la empresa, por ejemplo reclamando un contrato temporal o por obra y servicio, aunque haya que renunciar a parte de los ingresos.
  • Darse de alta solo en Hacienda. Con esta opción podrás emitir facturas con tu NIF y abonar los impuestos correspondientes a tus ingresos, lo que te evitará problemas futuros con Hacienda. Eso sí, deberás invertir tiempo y dinero para presentar declaraciones trimestrales y anuales de IVA e IRPF y retenciones.
  • Darse de ata con una cuota bonificada. La ley de Emprendedores permite a muchos autónomos pagar una tarifa plana de 50 euros o disfrutar de bonificaciones del 50 por ciento en casos de pluriactividad. Unas cifras mucho más fáciles de asumir para algunos.
  • Darse de alta unos meses. Puedes ponerte de acuerdo con tu cliente para que te concentre todas las facturas en unas determinadas épocas, para darte de alta en el momento del cobro y después volver a darte de baja. También se puede aplicar en el caso de trabajadores discontinuos, que podrán darse de alta durante los meses que dure su trabajo, generalmente la temporada de verano, y darse de baja cuando termine, pero hay que justificar que el salario es claramente inferior al mínimo mensual.
  • Actividad secundaria: Si trabajas por cuenta ajena y además quieres facturar un trabajo por cuenta propia que no es tu principal fuente de ingresos, puedes darte de alta solo en Hacienda. En este caso, tendrás la posibilidad de no ser sancionado si estos ingresos no superan el salario mínimo, pero es algo que no está reconocido en ninguna normativa, tan solo hay jurisprudencia.
  • Formar parte de la economía sumergida. Es la opción menos aconsejable, ya que te mantiene en una situación de ilegalidad por la que podrías ser sancionado. Muchos recurren a esta práctica cuando realizan trabajos puntuales o de muy pequeña cuantía, pero sabiendo que asumen ciertos riesgos.

El problema del autónomo nace cuando los ingresos que recibe son tan bajos que no puede asumir, en muchos casos, los gastos y pagos que se derivan de darse de alta como tal. Para otros que sí pueden hacerlo, lo que les preocupa es la cantidad económica que les quedará con la jubilación. Por eso, hay que contar siempre con un sistema de ahorro, como los Planes de Pensiones MAPFRE, que te ofrecen la posibilidad de mantener tu nivel de ingresos cuando te retires del mundo laboral sin depender únicamente de tus cotizaciones a la Seguridad Social.

2019-06-20T08:44:21+02:006 abril, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.