3 Min de lectura | Las personas en paro con más de 55 años que cumplen ciertos requisitos reciben un subsidio que cotiza para la jubilación, hasta que alcancen la edad de retiro. Las lagunas de cotización afectan negativamente a la prestación.

Perder el empleo ya es una preocupación muy importante para un volumen relevante de la población española. Además, el paro puede tener un impacto negativo en la jubilación, ya que afecta a las cotizaciones a la Seguridad Social. A continuación, detallamos los diferentes escenarios y cómo perjudica el desempleo a la prestación.

Pierdo el empleo con más de 55 años, ¿qué le pasa a mi pensión?

Aquellos trabajadores que pierden el empleo con más de 55 años seguirán cubiertos por un subsidio de desempleo hasta la edad de jubilación. Esta inyección de liquidez cotiza para la jubilación solo en este supuesto (también se puede firmar un convenio especial con la Seguridad Social), y, para acceder a la misma, el desempleado debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Acumular una vida laboral con, como mínimo, seis años cotizados a la Seguridad Social
  • Contar con ingresos inferiores al 75 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), actualmente fijado en 950 euros mensuales
  • Estar dado de alta como demandante de empleo en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)

Estoy en paro, ¿sigo pagando las cotizaciones sociales?

Los desempleados que perciben prestación por desempleo -dos años máximo- siguen cotizando por contingencias comunes, incluida la jubilación. El SEPE asume la aportación para las cotizaciones sociales que anteriormente abonaba la empresa, el 23,6 por ciento de la base de cotización, y el parado sigue dado de alta en el Régimen General. Además de las cotizaciones, también sufre la correspondiente retención por IRPF.

Los subsidios y otro tipo de ayudas públicas no cotizan para las contingencias comunes. Salvo que el desempleado tenga más de 55 años, como hemos detallado anteriormente.

Dos trabajadores se estrechan la mano

https://bit.ly/3jOPKro

Estoy en paro y ya no percibo la prestación, ¿qué ocurre?

Cuando un desempleado deja de percibir la prestación por desempleo, comienza a percibir o bien un subsidio, cualquier tipo de ayuda o, directamente, deja de tener ingresos del Estado.

En esta situación, los parados de menos de 55 años dejan de cotizar a la Seguridad Social y surgen las denominadas como lagunas de cotización, que afectan negativamente a la pensión de jubilación.

Las lagunas de cotización surgen, por tanto, cuando el SEPE deja de abonar la correspondiente cuota para la prestación de jubilación del desempleado. Se producen cuando ya se han agotado todas las prestaciones o en periodos de inactividad laboral y reducen la futura prestación.

En este escenario, el desempleado puede firmar un convenio especial con la Seguridad Social para poder seguir cotizando, abonando las cuotas todos los meses.

¿Puedo recurrir a los productos de ahorro privados?

En el caso que de un desempleado agote la prestación y todos los subsidios y ayudas públicas, puede recurrir al capital invertido en productos de ahorro privados, como los que comercializa MAPFRE. Es una de las cláusulas más comunes de, por ejemplo, los planes de pensiones.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador MAPFRE