3 Min de lectura | A punto de acabar el año, este mes te has propuesto aprender cómo negociar tu sueldo y ponerlo ya en práctica. Aquí tienes 5 consejos que te van a facilitar mucho el trámite y que, aunque no son garantía de éxito, te alejaran de cometer graves errores.

Estás en lo cierto si piensas que es importante saber cómo negociar el sueldo para lograr objetivos concretos, así que no pierdas tiempo y prepárate a despedir el año con un plus salarial. Las subidas de sueldo ya pueden estar previstas, pero siempre hay espacio para la negociación.

Los 5 tips claves para negociar tu sueldo

  1. Argumenta en positivo: olvídate de argumentar una subida o mejora de tu salario poniendo de manifiesto carencias en la organización o en la propia empresa para la que trabajas, es un error de base que no te permitirá ni siquiera acabar con tu petición. Deja de un lado, por tanto, razones como hago el trabajo de dos, suplo las carencias de mi jefe que no hace nada o me llevo trabajo a casa. Este tipo de motivaciones – que pueden ser reales- no son admitidas en una negociación salarial.
  2. Ofrece datos concretos sobre tus logros y valía: repara tu petición de mejora de sueldo con tiempo y ejemplos concretos de tus logros en el último año, si se trata de una mejora en un trabajo en el que llevas tiempo o de toda tu carrera, si negocias un nuevo empleo. No te sonrojes por recurrir a tus mejoras y actualizaciones en formación y experiencia. Si has hecho un master o curso de formación en los últimos tiempos, es el momento de contarlo.
  3. Evita la comparación: el salario es una retribución personal, si estás intentando una mejora en tu salario a título propio y no representas a un colectivo o sección, olvídate de mencionar los agravios comparativos en sueldos con nombres y apellidos. Si en tu empresa existe una política de retribución salarial pública y basada en rangos, sí puedes argumentar tu pertenencia a uno u otro rango y por lo tanto, tu derecho a ese sueldo, pero nunca menciones  de forma concreta a otros trabajadores como razón para que tu nómina aumente.
  4. Valora otras retribuciones no económicas: la retribución económica es la principal partida de la que está compuesto un sueldo, pero no es la única. Existen otros beneficios que tu empresa puede ofrecerte y que mejoran tu estatus laboral y tu poder adquisitivo. Escucha las alternativas que te ofrezcan desde recursos humanos o busca las tuyas propias a una subida directa de sueldo en otros conceptos que puedan interesarte y que quizás sean más fáciles de conseguir. ¿Ejemplos? Acciones de la compañía, seguro de salud o cheque restaurante entre muchos otros. Puede que no te suban el sueldo, pero si consigues ahorrar a través de tu nómina, el resultado en tu economía personal es similar.
  5. Deja abiertas las puertas: La negociación de tu sueldo además de en clave de positivismo debes hacerla en modo flexible y abierto. En lugar de esgrimir amenazas del tipo “buscaré otro empleo”, deja puertas abiertas a la mejora en cualquier sentido “valoraría mucho disfrutar de jornada flexible”, por ejemplo. Aunque el resultado de tus negociaciones no sea todo lo positivo que esperabas, si no te cierras puertas puede que la mejora llegue poco después o a medio plazo, pero si incides en ser inflexible, las consecuencias no serán buenas con mucha probabilidad.

Si gracias a estos 5 tips para negociar tu sueldo, consigues mejorar tu poder adquisitivo en algún punto, no te olvides de revisar tu plan de ahorro y ajusta tu economía doméstica para sacar el máximo rendimiento a tu plus salarial. Contratar un Plan de Pensiones MAPFRE te permitirá rentabilizar tu ahorro y proteger tu jubilación, recuerda que la negociación de una subida de sueldo siempre está a tu alcance, pero el valor de tu pensión solo estará sometida a revalorizaciones oficiales.

MAPFRE