///Cosas que no se cuentan cuando decides emprender

Cosas que no se cuentan cuando decides emprender

4 minutos | En los últimos tiempos han sido miles los trabajadores que se han lanzado a crear su propio negocio. Pero aunque pueda parecer un camino de rosas, siempre hay cosas que no se cuentan cuando decides emprender.

¿Cuántas veces has pensado en montar tu propia empresa? Si desempeñas tu trabajo con total eficiencia para una compañía, ¿por qué no probar suerte por tu cuenta y ganar más dinero?
 
Si buscamos algo de información por Internet para guiarnos en el camino del emprendimiento, casi todos los resultados que encontramos están enfocados a cómo empezar y cuáles serían los pasos más habituales en este proceso. Leemos sobre definir bien los objetivos, la inversión en tecnología que hay que realizar, las campañas de marketing que tendremos que poner en marcha para triunfar… pero, ¿y qué pasa con todas las piedras que nos iremos encontrando en este trayecto? En este artículo te desvelamos esas cosas que casi nunca se cuentan cuando alguien decide emprender.

Principales obstáculos al emprender

Antes de entrar en detalle, con esta información no queremos desanimarte ni mucho menos, aunque hay que tener en cuenta que el viaje, sobre todo el comienzo, será duro.
Por otro lado, hay que ser consciente de que será una aventura emocionante y que te ayudará a crecer tanto personal como profesionalmente.

Si ya has tomado la decisión casi al 100%, sólo te queda saber a lo que te vas a enfrentar. Estas son algunas de las piedras de toque más clásicas para todo nuevo empresario.
 

  • Hacer clientes. Uno de los principales problemas con los que se encuentra una persona que decide emprender es conseguir los primeros clientes. ¿Por qué ese gran cliente va a confiar en ti en lugar de hacerlo en una gran compañía que cuenta con la solidez de 30 años en el mercado? Convencer a los clientes para que compren tu producto o contraten tus servicios es difícil, pero no imposible. La clave está en el trabajo, la constancia, la paciencia y las herramientas precisas.
  • Recuperar la inversión. Piensa que el dinero que has invertido quizás no se recupere hasta uno o dos años después. Además, durante los primeros meses de actividad, los emprendedores no suelen tener asignado un salario fijo, ya que el negocio está arrancando y en estos momentos, los gastos son más altos que los ingresos. En este aspecto también hay que tener en cuenta lo que pueden llegar a tardar los clientes en pagar. Haz una provisión realista que te permita aguantar un tiempo que pueda ser más largo de lo que crees.
  • La soledad al timón.  Si has decidido crear tu empresa solo, sin contar con la colaboración de un socio, en más de una ocasión te sentirás perdido, inseguro y desamparado. Tú eres la única persona para todo: administración, relación con el cliente, desempeño del trabajo, etc. También deberás enfrentarte a ciertos días en los que no sepas por dónde seguir o en los que pienses que quizá tanto esfuerzo no está dando sus frutos. Las inseguridades forman parte de este proceso, por lo que no desistas a la primera de cambio y vuelve a tomar las riendas mañana.
  • El talento por sí solo no es suficiente. También necesitarás organización, responsabilidad y visión de futuro si quieres que tu idea funcione.
  • La vida personal.  Te guste o no, va a pasar a un segundo plano por algún tiempo. Las jornadas de trabajo, fundamentalmente al principio, serán maratonianas, por lo que tu familia y amigos te echarán de menos en más de una ocasión. En este sentido es crucial elegir una actividad que realmente te apasione. ¿Te imaginas trabajar más de 12 horas al día en algo que no te motiva? Una idea totalmente descabellada…
  • Lentitud de los progresos. Roma no se construyó en dos días, por lo que no pretendas dar el pelotazo con tu negocio en tan solo un mes. Es posible que después de meses de trabajo duro, no consigas ver la luz al final del túnel. Debes ser fuerte mentalmente y pensar que cada esfuerzo quizá sólo sea un paso más.
  • La incerteza. Si eres una persona que se compromete en cuerpo y alma con lo que hace, piensa que más de una noche estarás sin pegar ojo. La ansiedad por no saber si se ha tomado la mejor decisión será una constante e incluso los cambios de humor también comenzarán a protagonizar tu nueva personalidad de emprendedor.

Aunque existen estas cosas que no se cuentan cuando alguien decide emprender, lo cierto es que a nadie le gusta reconocer los aspectos más negativos. En tu camino hacia el éxito olvídate de las falsas apariencias, de los estereotipos y del qué dirán. Preocúpate sólo por hacerlo lo mejor posible e ir aprendiendo de cada error que cometas.

Y cuando tu negocio vaya tomando forma, no olvides contratar un Plan de Pensiones MAPFRE para poder disfrutar de tu jubilación con plenas garantías y recordar tus inicios como emprendedor con una sonrisa en la cara.

2020-05-18T15:48:45+02:0022 julio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.