Emprender un negocio en un pueblo o una gran ciudad

Antes de valorar espacios geográficos concretos, es interesante saber diferenciar las posibilidades que ofrece implantar una empresa en una reducida localidad o en una gran metrópoli.

Una gran urbe

Al emprender un negocio en una ciudad de gran tamaño, se cuenta con un elevado número de potenciales clientes. También se dispone de una buena red de transporte y de comunicaciones que permite una mejor conexión con otros agentes que pueden ser importantes para el devenir de la institución.

El rápido acceso a las nuevas innovaciones tecnológicas y la cercanía a los centros neurálgicos del sector son dos aspectos muy importantes que también pueden ser claves. Por el contrario, en este contexto se dispondrá de un mayor número de competidores y se deberá destinar una mayor partida económica en infraestructuras.

Una pequeña población

Existen grandes empresas que surgieron en una diminuta aldea y que posteriormente dieron su salto al resto de mercados. Entre los puntos positivos de esta opción está la menor amenaza de empresas competidoras que puedan impedir que el comercio crezca de manera orgánica.

También se dispone de un importante ahorro de costes que puede ser crucial para no desangrar financiéramente a la compañía durante sus primeros años. Aunque no se disponga de un gran número de compradores en la cercanía, las posibilidades que ofrece Internet supone que se pueda emprender un negocio local capaz de servir productos a nivel global.

Plaza de Callao en Madrid

Top 5 mejores ciudades españolas en las que emprender un negocio

El acceso al público objetivo, las facilidades administrativas, el nivel de vida o las infraestructuras con las que cuenta una ciudad hace que sea más o menos interesante para los empresarios a la hora de decidir la sede de la empresa. En España, las urbes que resultan más atractivas para los inversores son:

  • Madrid. Su privilegiada situación geográfica y su extensa red de comunicaciones son dos de los aspectos más valorados. Ser uno de los centros neurálgicos por excelencia del país es otra de las claves que convierten a la capital en uno de los mejores lugares para emprender un negocio.
  • Barcelona. No solamente resulta positiva su cercanía con otros importantes centros europeos, pues son su dinamismo y su ambiente cosmopolita los factores más valorados por los empresarios. Su puerto marítimo y rápida adopción de nuevas tecnologías (es la sede del MWC) le confieren un aspecto único.
  • Bilbao. Las buenas comunicaciones de la ciudad y su acceso a recursos financieros son sus puntos diferenciales.
  • Zaragoza. La clave que la convierte en un foco de atracción a la hora de emprender un negocio es su gran competitividad.
  • San Sebastián. Comparte con Bilbao un atractivo económico que además es fomentado por su buena ubicación y por la innegable belleza de la zona.

Para emprender un negocio es fundamental valorar el lugar donde se desea instalarlo. El acceso al cliente y a los recursos necesarios, así como los costes y la competencia cercana son los factores más importantes para decidir el local perfecto. Sin embargo, los servicios de esta aseguradora no se limitan solamente a organizaciones, también ofrece de un completo Seguro de Hogar MAPFRE enfocado en velar por las viviendas particulares.