La tasa de dependencia que relaciona trabajadores con número de pensionistas llega en España a dos, un dato positivo si se tiene en cuenta los ratios de años anteriores, pero aún inferior a los mejores ratios disfrutados antes de la crisis.

 

 

De acuerdo con el principio de solidaridad, el cobro de las pensiones depende en gran medida de las contribuciones que los trabajadores en activo hagan a la Seguridad Social. La tasa de dependencia refleja esta relación entre clases activas y pasivas. El equilibrio es clave para que el sistema siga siendo viable.

 

Lo deseable es que los ratios de dependencia sean lo más altos posibles. Cuantos más trabadores en activo y cotizando a la Seguridad Social haya por cada persona que recibe una pensión, mejor. Las tasas altas de dependencia son deseables y hablan de un país con un sistema de pensiones saludable y sostenible donde la financiación de las pensiones no representa un problema.

 

Mapa de la tasa de dependencia

 

En España por cada dos trabajadores que cotizan a la Seguridad Social hay un pensionista que recibe su paga cada mes. Se trata de una tasa de dependencia positiva, pero que presenta importantes diferencias regionales: hay comunidades con una relación de tres a uno y regiones que se quedan en el uno a uno.

 

  • Baleares presenta la mejor tasa de dependencia ya que roza los tres.
  • Melilla con 2,90 y Madrid con 2,89.
  • Asturias cierra la lista con la tasa de dependencia más escasa y por tanto peor para el sistema: 1.32.
  • Galicia y Castilla y León se revelan como las comunidades con tasas de dependencia inferiores al 2 y que presentan un ratio problemático para el sistema de pensiones.
  • Almería consigue una tasa de dependencia de 3, mientras que Orense presenta la paridad más baja con un uno a uno.

 

Pasado y presente

 

La Seguridad Social confirma en sus estadísticas públicas del mes de julio, que el número total de cotizantes supera los 18 millones, mientras que los pensionistas rondan los 8,6 millones, lo que permite confirmar que efectivamente la tasa de dependencia actual para el total del territorio nacional es de 2,1.

 

  • En los 90 la tasa de dependencia llegó a situarse por debajo del 2, en los momentos de recesión más agudos, el sistema llegó a quedar con 1,90.
  • En 2006 y 2007 representan los mejores años de España respecto a la tasa de dependencia de clases pasivas frente a activas. Se disfrutaron ratios de 2,5 afiliados a la Seguridad Social frente a un solo receptor de pensión.
  • 2013 es hasta el momento el año dentro de este siglo con peores resultados respecto a la ratio trabajadores frente a no trabajadores. El sistema soportó de media un ratio de 1,95.

 

Futuro: crecimiento positivo

 

Las estimaciones por el futuro pasan, sin duda, por un aumento en el número de pensionistas, especialmente en el número de jubilados de acuerdo con la curva demográfica española. La tasa de crecimiento en España desde 2007 se sitúa en torno a los 100.000 pensionistas nuevos anuales de media.

 

Las pensiones por jubilación son las más numerosas en España, le siguen en número las de viudedad, incapacidad permanente, orfandad y por último, las menos numerosas son las que se liquidan a favor de familiares. Con un Plan de Pensiones MAPFRE la paga por jubilación del titular siempre se ve aumentada para mantener su poder adquisitivo tras el retiro del mundo laboral.

 

Las afiliaciones a la Seguridad Social también se encuentran en un camino actual de recuperación, que permite afirmar al ejecutivo que el ratio de dependencia seguirá mejorando. Actualmente, el régimen general de afiliación a la Seguridad Social es que el que mayor número de cotizantes tiene –13,8 millones- , le siguen en número los autónomos, que superan ya los tres millones.

 

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, ha argumentado su optimismo respecto a la tasa de dependencia con las actuales datos que confirman que la tasa de crecimiento de la afiliación a la Seguridad Social -3,3 por ciento- es más de tres veces superior al crecimiento del número de pensiones : 1,1 por ciento.