4 Min de lectura | La Renta Activa de Inserción (RAI) es una ayuda económica dirigida a aquellos desempleados que se encuentran en una situación de desventaja para acceder al mercado laboral. Esta prestación se engloba dentro de un programa que también obliga a realizar una serie de acciones.

La Renta Activa de Inserción (RAI) se encuadra dentro de un programa que tiene como objetivo incrementar las oportunidades de retorno al mercado de trabajo de determinados colectivos de desempleados. Además del abono de una prestación económica, también se contempla la realización de algunas acciones relacionadas con políticas activas de empleo que no implican retribuciones salariales.

¿Quiénes pueden ser beneficiarios de la ayuda RAI?

Por norma general, la Renta Activa de Inserción está dirigida a los trabajadores que tienen graves dificultades para encontrar de nuevo un trabajo y que presentan necesidades económicas acuciantes. Según la Seguridad Social, pueden ser beneficiarios de este programa las siguientes personas siempre que tengan cumplidos 45 años y sean menores de 65 años:

  • Desempleados de larga duración, es decir, demandantes de empleo que estén inscritos de forma ininterrumpida en la oficina del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) durante 12 o más meses.
  • Trabajadores con discapacidad en grado igual o superior al 33%.
  • Trabajadores emigrantes retornados del extranjero en los 12 meses anteriores a la solicitud.
  • Víctimas de violencia de género.

Requisitos para solicitar la Renta Activa de Inserción

Además de cumplir con el requisito de edad, se deben acreditar las siguientes condiciones:

  • Haber extinguido la prestación por desempleo de nivel contributivo o subsidio por desempleo de nivel asistencial, salvo en el caso de los trabajadores emigrantes retornados y las víctimas de violencia de género o doméstica.
  • Carecer de rentas superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en cómputo mensual.
  • No haber sido beneficiario de la Renta Activa de Inserción en los 365 días naturales previos a la solicitud, excepto en el caso de los trabajadores que acrediten una minusvalía igual o superior al 33%, víctimas de violencia de género o doméstica.
  • No haber sido beneficiario de un máximo de tres derechos a la Renta Activa de Inserción.

Solicitud de la RAI

La solicitud de la Renta Activa de Inserción se puede presentar a través de la sede electrónica del SEPE, en la oficina del SEPE con cita previa, en cualquier oficina de registro público o por correo administrativo. Para ello es preciso presentar la siguiente documentación:

  • Solicitud en el formulario oficial.
  • Identificación del solicitante y de su cónyuge e hijos, si fuera necesario.
  • Justificante de los ingresos obtenidos en el mes anterior.
  • Certificado de minusvalía cuando corresponda.
  • Certificado del Área de Trabajo de las Delegaciones o Subdelegaciones del Gobierno en el supuesto de los trabajadores emigrantes.
  • Sentencia judicial, orden de protección judicial, informe del Ministerio Fiscal o certificado de la administración pública competente que acredite ser víctima de violencia de género, en su caso.
  • Certificado de suspensión de la pensión de invalidez no contributiva si se percibe.

Cuantía y duración de la RAI

La cuantía de la Renta Activa de Inserción se corresponde con el 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) mensual vigente en cada periodo. Una vez reconocida, esta ayuda se percibe durante un tiempo máximo de 11 meses.

Obligaciones de los beneficiarios de la RAI

Es necesario cumplir con las siguientes obligaciones para mantenerse en el Programa de Renta Activa de Inserción:

  • Cumplir con el compromiso de actividad y demás exigencias que se especifican en el plan de inserción laboral.
  • Comunicar a los servicios públicos de empleo cualquier cambio que se produzca en la situación personal o profesional.
  • Participar en los programas de empleo, formación, promoción, etc.
  • Aceptar la colocación que ofrezca el SEPE sin fines lucrativos.
  • Renovar la demanda de empleo en la fecha que corresponda.
  • Presentarse a cubrir las ofertas de empleo que se faciliten.
  • Buscar empleo de forma activa y participar en las acciones de mejora de la ocupabilidad dentro de un itinerario de inserción.
  • Reintegrar las cantidades de la RAI que se hayan percibido de forma indebida.

¿Cuándo se extingue el derecho a percibir la Renta Activa de Inserción?

Se produce la baja definitiva en el Programa de Renta Activa de Inserción cuando ocurre alguno de los siguientes hechos:

  • Incumplimiento de alguna de las obligaciones marcadas en el plan personal de inserción laboral.
  • Incomparecencia ante el servicio público de empleo.
  • No renovación de la demanda de empleo en la fecha que se determine.
  • Rechazo de una oferta de colocación o participar en programas de empleo, orientación, formación, etc.
  • Trabajo por cuenta propia o ajena a tiempo completo durante un periodo igual o superior a 6 meses.
  • Obtener pensiones o prestaciones de la Seguridad Social que sean incompatibles con el trabajo o que excedan del límite fijado para percibir la RAI.
  • Dejar de reunir el requisito de carencia de rentas durante más de 6 meses.
  • Acceder a una prestación por desempleo, un subsidio por desempleo o la Renta Agraria.
  • Traslado al extranjero.
  • Renuncia voluntaria a la Renta Activa de Inserción.
  • Agotar el plazo máximo de duración de esta ayuda.

La Renta Activa de Inserción constituye una ayuda para encontrar trabajo de nuevo. Por ello, en el momento en el que se ocupe un puesto de manera estable, es importante contratar un Plan de Pensiones MAPFRE para asegurar el futuro desde distintas perspectivas.