4 minutos | Si estás embarazada, seguramente te hayas preguntado en qué momento debes comunicar la noticia a la empresa y cómo hacerlo. Aquí te damos las claves.

Si estás embarazada, seguramente estarás deseando comunicar la noticia a tu familia y amigos, pero ¿qué pasa con la empresa? ¿Cuándo y cómo se hace?

Lo cierto es que la tarea de informar del embarazo a la empresa no es sencilla. Para muchas mujeres supone un momento de tensión, bien porque no saben cómo proceder o porque temen ciertas consecuencias.

A continuación, te damos algunos consejos para que sepas cómo tienes que actuar en este caso.

¿Tienes la obligación de informar de tu embarazo a la empresa?

La respuesta es no. No existe ninguna norma legal que obligue a una trabajadora gestante a comunicar su embarazo a la empresa en la que trabaja.

No obstante, por un deber de lealtad a la empresa y para mantener las buenas relaciones con los superiores, lo correcto sería comunicárselo antes de que se enteren por terceras personas o de que el embarazo sea notorio -cosa que ocurrirá antes o después-, porque entonces ya resultaría innecesario, por evidente.

De esta manera, la empresa podrá prever las consecuencias y disponer de más tiempo para organizar con mayor facilidad y eficacia la sustitución de la trabajadora. Normalmente, un buen momento es una vez transcurrido el tercer mes de embarazo, cuando ha pasado ya el mayor riesgo de pérdida.

Sin embargo, en muchas empresas aún existen prejuicios sobre la maternidad de sus empleadas. En tales casos, hay que evaluar la situación personal y la de la misma compañía antes de proceder a dicha notificación. Por ejemplo, hay que sopesar la conveniencia de notificar o no el embarazo en situaciones de inestabilidad laboral; si la renovación del contrato se producirá antes de la fecha prevista para el parto; en una entrevista de trabajo, etc.

¿En qué momento es conveniente informar del embarazo a la empresa?

Prueba de embarazo positiva

https://bit.ly/3osdMM6

Como decíamos, no existe la obligación de informar del embarazo, por lo que no existe un momento concreto para hacerlo. No obstante, es recomendable comunicarlo cuanto antes en determinadas situaciones:

1) Cuando exista un riesgo para el feto o para la continuidad del embarazo

Cuando se presuma que existe un riesgo para el feto o para la continuidad normal del embarazo, ya que las radiaciones y otras contingencias suelen ser más peligrosas para el feto en las primeras semanas de gestación, es conveniente informar cuanto antes.

Si existen dudas sobre si el puesto de trabajo desempeñado por la trabajadora embarazada puede entrañar algún riesgo para la salud del feto, debes comunicar tu estado de embarazo a la empresa lo antes posible, para que un técnico en prevención de riesgos laborales estudie el caso y la empresa pueda adoptar las medidas necesarias para adaptar las condiciones o el tiempo de trabajo.

Asimismo, en el caso de que el médico especialista considere que el embarazo es de riesgo y para evitar que se malogre, te recomendará probablemente reposo u otras medidas que la empresa deberá conocer porque afectarán, sin duda, al desempeño del trabajo.

En ambas situaciones, la empresa puede disponer que la trabajadora realice un trabajo o una función diferente -dentro de un grupo o categoría profesional equivalente- que sea conciliable con su estado de gestación. Si esto no fuera posible, se podrá cursar baja médica por riesgo durante el embarazo.

2) Para beneficiarse de los permisos a los que se tiene derecho por estar embarazada

Es habitual tener que acudir con cierta frecuencia al médico especialista que hace el seguimiento del embarazo, o asistir a clases de preparación al parto. Estos permisos retribuidos deben estar oportunamente justificados, por lo que la empresa debe estar enterada del motivo de dichas ausencias.

3) Ante el temor de ser despedida cuando se conozca el embarazo

En España, la legislación protege a las trabajadoras despedidas durante el embarazo y hasta doce meses después del parto. Si la Justicia reconoce la nulidad del despido, la empresa deberá reincorporar inmediatamente a la trabajadora a su puesto y abonarle los salarios no percibidos desde el momento del despido hasta fecha de la sentencia.

Si la trabajadora tiene un contrato temporal, podrá ser despedida cuando este llegue a su fin, ya que la relación laboral entre la empresa y la empleada ha terminado.

¿Cómo hay que informar de un embarazo a la empresa?

Como no existe ninguna obligación de comunicarlo, no hay ningún medio reglado para hacerlo. Sin embargo, para que quede constancia de cara a una posible reclamación, lo mejor es hacerlo siempre por escrito y con acuse de recibo, dirigido al departamento de recursos humanos o a la gerencia. Se podrá utilizar un medio fehaciente (burofax, correo electrónico con contenido certificado, etc.), dependiendo de los protocolos de comunicación que existan en la empresa.

De esta manera, en el caso de que la empresa decida despedir a la trabajadora, resultará más fácil demostrar que dicho despido se debe a la circunstancia del embarazo y no a cualquier otra y podrá, por tanto, ser considerado discriminatorio y, en consecuencia, nulo.

En el escrito de comunicación es recomendable indicar:

  • La fecha probable del parto.
  • Si es un embarazo considerado de riesgo.
  • Si se ha recomendado reposo o el cambio o adaptación del puesto de trabajo.
  • Si se aconseja baja médica por peligro durante el embarazo.

Todo ello justificado mediante un informe médico que se adjuntará al escrito.

En cuanto a los tiempos, se suele informar sobre esta situación a partir del tercer mes de embarazo, o antes si se da alguna de las circunstancias descritas anteriormente.