La longevidad y el buen estado de salud de las personas mayores ha provocado que se eleve la edad de jubilación en muchos países europeos. Es más, Bruselas recomienda en su Libro Blanco de Pensiones seguir trabajando una vez cumplida la edad ordinaria de jubilación para envejecer de forma activa. ¿Son los 75 años los nuevos 65 años? Así lo plantea un estudio elaborado por The Economist Intelligence Unit y Towers Watson: la mayoría de los encuestados (casi 500 altos ejecutivos de Europa) prevén un aumento del número de empleados mayores de 60 años.

LO QUE DEBES SABER...

  • Se prevé un aumento de los empleados mayores de 60 años.
  • Las empresas deberán adaptarse a los trabajadores mayores con horarios flexibles. 
  • En 2020, la mayor preocupación de los empleados será su jubilación.  

Y es un fenómeno imparable. Un indicador de ello es la tasa de dependencia, la cual indica la proporción de trabajadores que con sus cotizaciones pagan las pensiones a los jubilados. «En la Unión Europea esta proporción aumentó del 21 % en 1992, al 27 % en 2012, y se duplicará hasta el 52 % en 2060, a menos que se incremente aún más la edad normal de jubilación», señala el estudio.

Esto requiere un cambio de actitud de las empresas, con «horarios más flexibles y la posibilidad de teletrabajar«, cambios que beneficiarán también al resto de empleados.

Ahora mismo, la mayor preocupación de los empleados en no perder su empleo. Pero esto cambiará de aquí a 2020, cuando previsiblemente habrá mejorado la situación económica del país. Entonces, la mayor inquietud de los trabadores será el ahorro para la jubilación, la conciliación de la vida laboral con la personal y la flexibilidad en el trabajo, subrayan casi el 85 % de los directivos encuestados en España. Casi la mitad de ellos asumen que los costes de la empresa se incrementarán por la mayor demanda de «beneficios sociales», como los planes de pensiones de empleo y los seguros médicos. Para el 55 % de los encuestados españoles es el Estado el que debe sobre todo financiar la jubilación, «mientras que ese porcentaje cae a un 24 % cuando hablamos del resto de Europa».