A la hora de buscar un nuevo trabajo es muy probable que desde la nueva empresa te pidan una carta de recomendación. Esta debe ser redactada por los responsables de las empresas en las que hayas trabajado anteriormente y gracias a ellas, las empresas pueden conocer de primera mano cómo realizas tu trabajo y los valores y aptitudes que has aportado en tus anteriores empleos.

Qué es una carta de recomendación

Cada vez es más común pedir referencias a la hora de realizar una contratación. Estas cartas se piden a los responsables de los antiguos trabajos del candidato y buscan aportar una información más cercana sobre la labor del empleado en la empresa. Las referencias son muy importantes a la hora de conseguir empleo, por lo tanto, si quieres que estas sean lo mejor posibles procura que tu relación con la compañía finalice de forma cordial e intenta seguir manteniendo tus contactos dentro de ella.

La carta de recomendación es el método más usado, pero lo cierto es que cada vez más personas optan por indicar sus referencias ofreciendo a la nueva empresa los contactos de su antigua compañía.

De esta forma, es mucho más sencillo poder hablar directamente y conocer más fácilmente cómo ha sido la trayectoria de un trabajador en sus empleos anteriores.

Por lo general, estas referencias lo que buscan es conocer cuáles han sido tus responsabilidades en la empresa, cómo te has desenvuelto en ellas, por qué te has ido y cuánto tiempo has estado en la empresa. Esto, sobre todo, es una garantía para conocer si el entrevistado ha mentido al elaborar su currículum.

Ponte en contacto con tus referencias

Si en el nuevo proceso de selección necesitas una carta de recomendación o facilitar los datos de contacto de tu referencia, deberás avisarle con antelación. Lo primero que debes hacer es seleccionar correctamente quiénes serán estas personas y, sin duda, el que mejores referencias podrá aportar es tu jefe.

Aunque si este no puede, deberás acudir a aquellos superiores que estén dispuestos a proporcionártela.

Cómo hacer una carta de recomendación

En el caso de que seas un empresario y un antiguo trabajador te haya pedido una carta de recomendación debes tener claro una serie de parámetros a la hora de elaborar un modelo que cumpla con su cometido.

Lo importante en este tipo de documentos es la persona que lo firma, ya que ayudará a dar credibilidad a la misma.

Para que la carta de recomendación esté bien redactada será necesario que muestre una serie de apartados en los que se identifique a la persona que recomienda y al trabajador que ha solicitado las referencias.

Hombre sonriente frente a otro que sostiene una carpeta

En primer lugar, debe aparecer un encabezado en el que se muestre la identificación de la empresa y la fecha en la que se firma. A este debe seguirle un saludo introductorio hacia la nueva empresa. Ante la falta de información a este respecto, lo más común es utilizar la fórmula: “A quien pueda interesar”.

Ahora deberás redactar un contexto en el que se indique las actividades y funciones llevadas a cabo por el trabajador dentro de la empresa, además de destacar el tiempo que ha estado trabajando en la misma.

Es el momento de indicar por qué te has decidido a escribir la carta y cuáles son los puntos fuertes del trabajador. Deberás exponer utilizando términos positivos, las características personales de tu antiguo empleado intentando que su perfil encaje al máximo en el requerido por la empresa solicitante.

A continuación, será necesario que se redacte la recomendación explícita del trabajador con frases positivas y que animen a la otra empresa a contratar a este candidato. Para finalizar y crear un cierre, es importante que muestres tu disposición para abordar cualquier cuestión acerca de las referencias realizadas.