///El salario emocional: lo que no se paga con dinero

El salario emocional: lo que no se paga con dinero

3 minutos | En un trabajo la remuneración económica es un factor determinante para la satisfacción del empleado. Pero las empresas tienen también otros recursos que pueden compensar el peso del salario y hacer que la relación laboral sea mejor para todas las partes.

La crisis financiera de 2008 ha tenido repercusiones en muchos aspectos de la vida diaria, siendo, quizá, uno de los más afectados, el mundo empresarial. Muchas compañías han visto disminuir sus ingresos hasta el punto de no poder incrementar sueldos o dar más partidas económicas a sus trabajadores. Y el estallido de la epidemia de COVID-19 puede todavía agravar más las cosas odeshacer los avances que se hubieran hecho durante la recuperación económica de los últimos años. Es ahí donde una nueva forma de relación laboral entra en juego:  el salario emocional

Salario emocional: una remuneración no económica

Ya sabíamos que, a la hora de valorar un trabajo, la cuenta del banco a final de mes, si bien importante, no es el único factor a tener en consideración: todo lo demás que no se puede contar en dinero, pero que nos mantiene en un empleo, es precisamente el salario emocional.

Con la precariedad que ha invadido a multitud de sectores profesionales, recibir un sueldo mensual alto ha pasado, en muchos casos, a un segundo plano, haciendo más importante la conservación del trabajo en sí. Algunas compañías han buscado, ante la imposibilidad de retribuir de manera más competitiva a sus trabajadores, la manera de ofrecer beneficios sociales que permitan a los empleados contar con mayores privilegios sin que ello signifique un aumento en su nómina, imposible de asumir por la empresa.

De hecho, esta nueva “retribución emocional” no tiene ningún coste para las compañías. Se trata de mejoras en el bienestar del empleado, que pueden tomar la forma de productos de necesidad cotidiana que el trabajador adquiriría a través de su empresa, tales como cheques guardería, cursos de formación, cheques de comida o el abono transporte: así, estos gastos quedan exentos de IRPF y se aprovecha al máximo el salario del empleado.

Pero también hay aspectos incluso menos materiales: flexibilidad para teletrabajar u organizar la jornada, días de libre disposición o incluso servicios en el centro de trabajo puestos por la empresa a disposición de los empleados para facilitar su vida diaria o ahorrarles tiempo pueden considerarse parte de un salario emocional.

Valorando estas partidas, el empleado puede sentir una adhesión emocional a su empresa, que contribuiría a la satisfacción personal con su trabajo, y que constituiría parte del salario emocional. Todas estas iniciativas pueden fomentar el optimismo y la motivación laboral en la plantilla, llevando a una situación de contento dentro la empresa que dará lugar, sin duda, a una mayor productividad y a un mejor ambiente de trabajo.

Caso aparte serán las compañías que utilicen las retribuciones flexibles sin coste alguno para ellas para enmascarar una carga excesiva de trabajo y paliar el descontento de un trabajador que, debido a la situación económica, no siente la seguridad suficiente para probar la movilidad laboral.

Tanto si eres empresario como si eres empleado, lo más importante es que seas previsor con tus ahorros y puedas sacar el máximo partido a tu esfuerzo: para ello, los Planes de Pensiones MAPFRE te permiten, a través de un ahorro sistemático y cómodo, tener la seguridad de que podrás tener un retiro dorado sin perder en nada tu poder adquisitivo.

2020-05-06T15:19:18+02:0016 noviembre, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.