Los empleados, además de recibir su remuneración económica, también reciben la nómina, un documento que acredita y detalla el pago efectuado al empleado por sus servicios. El recibo de la nómina no ha cambiado, sin embargo, con la llegada de la administración y gestión electrónica, es más habitual recibir la nómina de manera virtual.

¿Cómo debe recibirse la nómina?

La nómina como documentación administrativa de la relación empresa y trabajador está sujeta a la normativa legal. Sin embargo, el Estatuto del Trabajador hace referencia a su contenido –los datos que debe ofrecer-, pero no tanto cuál es su soporte idóneo o legal, dejando la puerta abierta a las nuevas tecnologías y a la nómina electrónica tanto en PDF como en cualquier otro formato o tipo de archivo.

Artículo 29.1 del Estatuto

El Estatuto del Trabajador establece en su artículo 29.1:

“La documentación del salario se realizará mediante la entrega al trabajador de un recibo individual y justificativo del pago del mismo. El recibo de salarios se ajustará al modelo que apruebe el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, salvo que por convenio colectivo o, en su defecto, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, se establezca otro modelo que contenga con la debida claridad y separación las diferentes percepciones del trabajador, así como las deducciones que legalmente procedan”.

La normativa es clara respecto a qué contenido deben tener una nómina, pero no interfiere en cuál debe ser el canal por el que se entregue ni hace referencia expresa a que tenga que ser un papel lo que la empresa entrega a su empleado.

Normativa ministerial sobre nóminas

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social detalla el modelo de nómina válido en España en cuanto a contenido. Hay una serie de campos que siempre deben estar incluidos en toda nomina legal con independencia de si tiene formato papel o electrónico.

  • Datos identificativos de empresa y trabajador
  • Período de liquidación
  • Salario base y complementos salariales
  • Pago de horas extraordinarias
  • Gratificaciones extraordinarias
  • Beneficios sociales si los hubiese. Como por ejemplo, las aportaciones al plan de pensiones del empleado.
  • Salarios en especie
  • Total de los importes devengados
  • Cotizaciones por contingencias comunes, desempleo y formación profesional. Diferenciando aportación del trabajador y la empresa en los diferentes conceptos.
  • Retenciones del IRPF
  • Total a percibir por el trabajador
  • Firma y sello de la empresa, junto con la fecha y recibí para la firma del trabajador.

¿Son válidas las nóminas electrónicas?

Persona con taza de infusión en la mano y la otra en teclado de ordenador portátil

https://bit.ly/2OfInv2

Aunque la jurisprudencia hasta ahora se había mostrado proclive a obligar a las empresas a ofrecer a sus trabajadores nominas en papel con toda la información legal relativa a su sueldo y con la consecuente firma y sello de la empresa. En los últimos tiempos se reconoce en el sector un cambio en este tipo de sentencias, que da validez y legalidad a las nóminas recibidas por correo electrónico o a través de plataformas internas.

La administración electrónica es un hecho en todos los ámbitos y se reconoce actualmente tanto la validez como la mejora que supone ofrecer a los empleados nóminas virtuales siempre que cumplan con los requisitos establecidos.

  • Debe incluir toda la información exigida legalmente
  • Máxima accesibilidad para el empleado en cualquier tipo de dispositivo.
  • El acceso y el recibo debe ser personal y privado.
  • Facilidad tanto de consulta en cualquier momento y lugar.
  • Posibilidad de impresión para obtenerla en papel en cuestión de segundos
  • Convenientemente firmada y sellada de forma electrónica por la empresa.

La recepción de esta nómina con independencia de su soporte es obligatoria, aunque cuando la firmes o registres electrónicamente su recepción no significa en ningún caso que estés de acuerdo con su contenido o que no puedas reclamar con posterioridad. Si necesitas asesoramiento legal y laboral, contar con un Seguro de Hogar con asistencia jurídica laboral es la forma más sencilla, cómoda y económica de estar al tanto de tus derechos laborales y poder reclamarlos si en algún momento se produce una violación de los mismos.