Tips para el alquiler de una oficina

///Tips para el alquiler de una oficina

Tips para el alquiler de una oficina

La falta de experiencia juega malas pasadas cuando se va a negociar un contrato. Alquilar una oficina o local comercial no es un trámite complicado, pero sí específico con sus detalles cruciales y si nunca lo has hecho, es mejor […]

La falta de experiencia juega malas pasadas cuando se va a negociar un contrato. Alquilar una oficina o local comercial no es un trámite complicado, pero sí específico con sus detalles cruciales y si nunca lo has hecho, es mejor que sepas de antemano en qué debes fijarte.

 

 

Alquilar una oficina no es muy diferente de arrendar una casa u otro tipo de inmueble, aun así, se recomienda suplir la falta de práctica en este tipo de negociaciones con información y si es necesario asesoramiento profesional, piensa que los errores en un contrato de alquiler de oficina o las cláusulas poco favorables las tendrás que asumir a largo plazo, mejor evítalas.

 

Alquiler de una oficina

 

  • Llama a diferentes puertas.

No es una buena idea alquilar la primera oficina que encuentres sin antes conocer otras propuestas y alternativas. Ajusta tu búsqueda a tu tiempo y necesidad, pero nunca te quedes en una sola oferta.

 

prepareFrame(«recomendador_3», 31, document.location.href);

    Puedes alquilar una oficina a un particular, contactar con una inmobiliaria especializada en oficinas o comparar ofertas de la manera más rápida y sencilla en portales web dedicados a la renta de oficinas. Conoce, valora y compara diferentes propuestas.

     

    • Negociaciones por escrito, mejor

    Los contratos para el alquiler de una oficina se pueden y se deben negociar, siempre que ambas partes estéis de acuerdo en este intento de acercar posturas. Es importante, sin embargo, que los detalles que se discutan y acuerden queden siempre recogidos por escrito para evitar problemas en el futuro y en el presente inmediato.

     

    El precio es probablemente el tema que más suele negociarse entre arrendador y arrendatario aunque no el único. En cualquier caso, los expertos recomiendan que las ofertas económicas y en firme se hagan a través de un escrito de manera no vinculante, evitando ofertas fuera de mercado o alejadas del precio de salida de la oficina. Lo más operativo es pedir al casero que responda también por escrito a tu oferta para avanzar en las negociaciones y lograr un alquiler seguro.

     

    • Cláusulas negociables

    Son muchos los detalles que se pueden incluir y negociar en un contrato de alquiler de oficina, pero atendiendo a las que son más comunes y nunca deben faltar, presta atención al precio, tiempo y plazo, actualización de la renta, cesión o traspaso, gastos inherentes como suministros o comunidad.

     

    Lo más habitual es que el contrato de alquiler de una oficina se pacte por un plazo mínimo – la media es tres años-, pero es un tema que puede acordarse en términos concretos por las partes involucradas. El tema de la actualización y revisión de la renta es muy importante, ya que es un gasto empresarial con el que tienes que contar. Los más previsores aseguran que lo mejor es pactar un porcentaje fijo de subida anual por ejemplo, pero también es habitual dejar la actualización a mercado, lo que significa que se cambia según las condiciones del mercado a la baja o a la alta, es una fórmula más arriesgada.

     

    • Derechos y obligaciones

    El contrato de alquiler de una oficina – como el de cualquier otro inmueble- debe ser lo más completo y detallado que sea posible tanto en derechos como en obligaciones. No te quedes con dudas, ni firmes cláusulas o supuestos que no entiendas o consideres poco transparentes. Obligaciones como pagar la comunidad, conservación o mantenimiento pueden según el acuerdo recaer en el alquilado o en el casero, no pierdas de vista dejar todos estos conceptos pactados por escrito y asumidos por ambas partes.

     

    Si te preocupan detalles como los imprevistos ante una gotera en tu oficina por ejemplo, siempre es posible exigir o negociar la inclusión de un seguro adecuado para cubrir este tipo de eventualidades. Como diseñas tu póliza de vivienda y suscribes un Seguro de Hogar MAPFRE que cubre tus necesidades y las características concretas de tu casa; igual puedes hacer con un inmueble para trabajar o local comercial.

    2019-07-08T12:50:01+02:0023 marzo, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

    Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar