3 Min de lectura | Cada vez más personas deciden dar un giro a su carrera profesional y se animan a formarse para encontrar un empleo en las Administraciones Públicas. Dentro de este contexto, trabajar en un ayuntamiento es una posibilidad que merece la pena considerar seriamente.

Ante la precariedad generalizada que caracteriza las condiciones del mercado laboral, cada vez más gente se plantea la posibilidad de trabajar en un ayuntamiento o en cualquier otra administración pública. Pese a que la contratación pública en los consistorios no es demasiado elevada, cada cierto tiempo se ofertan puestos de trabajo en diferentes sectores que conviene valorar para acceder a ellos.

¿Qué tipos de puestos de trabajo existen en un ayuntamiento?

Dentro de la plantilla municipal, los puestos de trabajo más comunes son los siguientes:

  • Secretario – Interventor.
  • Administrativos.
  • Auxiliares administrativos.
  • Trabajadores sociales.
  • Policía Local.
  • Personal de oficios.
  • Personal de limpieza.
  • Jardineros.
  • Enterradores.
  • Personal de servicios múltiples.
  • Personal de comunicación.
  • Dinamizadores sociales.
  • Arquitectos municipales.
  • Monitores deportivos.

¿Cómo se accede a un trabajo en un ayuntamiento?

Para conseguir trabajar en un ayuntamiento es importante tener en cuenta que no basta con enviar el currículum y esperar una llamada para realizar una entrevista de trabajo. Dado que se trata de un ente público, en la mayoría de los casos es necesario pasar un proceso de selección basado en una oposición.

Para ello, es imprescindible aprobar las pruebas que se establezcan en cada caso y, además, obtener la máxima calificación en comparación con el resto de aspirantes. De este modo, es posible convertirse en funcionario de carrera del consistorio en cuestión, lo que significa que se está vinculado a la administración para el desempeño de servicios profesionales retribuidos con carácter permanente.

No obstante, también existen otras modalidades de trabajadores públicos que desarrollan funciones en un ayuntamiento:

  • Personal interino: para trabajar en un ayuntamiento dentro de este grupo es preciso apuntarse previamente a una bolsa de empleo. Se trata de empleados públicos que desarrollan funciones en casos de necesidad y urgencia.
  • Personal laboral: al igual que sucede en las empresas privadas, en la administración local también es posible suscribir un contrato de trabajo para prestar servicios retribuidos de forma fija, indefinida o temporal. En este caso, es necesario estar atento a las ofertas que se publican e inscribirse en ellas, normalmente a través de las oficinas de empleo.
  • Personal eventual: esta clasificación hace referencia a quienes trabajan en un ayuntamiento de forma provisional realizando, sobre todo, tareas de asesoramiento o de especial confianza para los altos mandos.

¿Cuánto cobran los funcionarios en un ayuntamiento?

Los funcionarios en un ayuntamiento se clasifican según diferentes cuerpos y escalas de acuerdo con la titulación que se exija en cada caso:

  • Grupo A (subgrupos A1 y A2): titulación universitaria.
  • Grupo B: título de técnico superior.
  • Grupo C (subgrupo C1 y C2): título de bachiller y título de Educación Secundaria Obligatoria, respectivamente.

Teniendo esto en cuenta, el salario base de los funcionarios de cada grupo en cómputo anual es el siguiente:

  • Funcionarios A1: 14.125 euros.
  • Funcionarios A2: 12.215 euros.
  • Funcionarios B: 10.677 euros.
  • Funcionarios C1: 9.170 euros.
  • Funcionarios C2: 7.630 euros.

A estas cifras se deben sumar los diferentes complementos salariales (antigüedad, complemento de destino, complemento específico, etc.) que pueden llegar a superar el doble del sueldo base. También se debe tener en cuenta que al trabajar en un ayuntamiento se tiene derecho a percibir dos pagas extraordinarias al año.

Por lo tanto, para convertirse en funcionario de un ayuntamiento es fundamental prestar atención a todas las convocatorias que publique el organismo. Además, si se cuenta con el nivel de titulación requerido y las capacidades necesarias, es recomendable elegir una oposición de escala alta para percibir un mayor salario.

Esto no solo repercute en el nivel de vida que se pueda alcanzar durante la etapa laboral, sino que incide positivamente en la pensión que se perciba cuando llegue el momento de la jubilación. En otro caso, los Planes de Pensiones MAPFRE son una herramienta muy útil para ahorrar y disponer de un colchón económico que permita complementar la prestación pública.

Logo Jubilacion Y Pension
canalJUBILACIÓN

El equipo de redacción de canalJubilación lleva más de 10 años preocupándose por tus ahorros y porque sigas manteniendo una buena calidad de vida en el momento de la jubilación. Pero no solo eso, aquí encontrarás información útil y práctica sobre relaciones laborales, impuestos, prestaciones y mucho más.

Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica para acompañarte en las diferentes etapas de tu vida.