Las microempresas y otras pymes representan el 99 por ciento del tejido empresarial de nuestro país. Descubre los beneficios de ser emprendedor autónomo y apostar por crear y gestionar este tipo de actividades empresariales.

Este 27 de junio celebramos el Día de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas, que son aquellas unidades económicas que tienen menos de 10 empleados y cuyo volumen de facturación o balance general anual no supera los dos millones de euros. Están creadas por emprendedores, personas capaces de enfrentar los desafíos que implica iniciar desde cero un negocio, ejecutan el proyecto, lo venden y contratan al personal. Además, suelen trabajar en la misma.

    Este tipo de actividades empresariales pertenecen a la denominación MIPYME, siglas que recogen a las micro, pequeñas y medianas empresas.

    El objetivo de fijar un día para este tipo de empresas es concienciar acerca de su contribución al desarrollo sostenible, ya que son responsables de una generación de empleo e ingresos importantes en todo el mundo y se las reconoce como un factor clave en la reducción de la pobreza y el fomento del desarrollo.

    Creación y gestión de microempresas

    Crear una empresa no es sencillo, pero mucho menos gestionarla bien para mantenerla en tiempo. Una mala planificación puede hacer que el emprendedor pierda su proyecto. Por eso, es importante tener en cuenta varios aspectos que ayudarán a visualizar el futuro de una microempresa con crecimiento.

     

    • Definir el proyecto. Para crear una microempresa es importante crear una idea comercial y productiva que se pueda sacar adelante. Para saber si el proyecto es viable, hay que responder varias preguntas básicas: ¿Cuál será su misión? ¿En qué se diferencia de los demás? ¿Cómo lo haré? ¿Cuánto tardaré en hacerlo? o ¿Cuál es mi presupuesto? Cuanto más específicas sean las respuestas, mayores serán las probabilidades de éxito.

     

    • Fijar objetivos. Los objetivos marcados deben ser reales y clasificarse en corto, medio y largo plazo. A mayor visión, mayores logros. Después, hay que planificar de forma detallada cómo lograr esos objetivos y un plan b por si no se consigue. Debe ser un plan frío y muy calculado.

     

    • Networking. Para crecer, es imprescindible relacionarse con otros emprendedores del mismo segmento y establecer alianzas. Cuanto mayor sea esa red de colaboradores, más oportunidades hay de avanzar.

     

    Una vez hecho el plan de negocio, es necesario buscar todo tipo de ayudas y subvenciones para sacar adelante el proyecto. En España existen diversas asociaciones, como la Asociación Española Multisectorial de Microempresas (AEMME), que ayudan a este tipo de empresas a potenciar su presencia en el mercado y a facilitar el acceso a ayudas y subvenciones.

    Además, aquí encontrarás varios consejos para reducir costes en la creación de una pequeña empresa.

     Microempresas: ventajas y desventajas

     

    Dos personas intercambiando unos papeles sobre una mesa con ordenadores

     

    Las microempresas son clave en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (una serie de medidas para poner fin a la pobreza y proteger el planeta promovidas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) mediante el fomento de la innovación, la creatividad y el trabajo decente para todos. Además, cuentan con otra serie de ventajas:

    • Dinamizan la economía de las naciones.
    • Promueven una mayor transparencia de los mercados.
    • Generan grandes cantidades de empleo.
    • Permiten una distribución más democrática de los ingresos.
    • Se adaptan con mayor facilidad a los cambios económicos.
    • La inversión en su creación es mínima.
    • Tienen posibilidades de expandirse, pudiéndose convertir en grandes empresas.
    • Su dirección está más centralizada, lo que agiliza la toma de decisiones.
    • Simplifica y disminuye los costos de la estructura administrativa.

    Sin embargo, a pesar de ser una fuente de empleo, este tipo de empresas tienen que hacer frente a muchas dificultades diarias. Por ejemplo, la consecución de financiación: uno de los principales obstáculos que se encuentran estos pequeños negocios. Según el Banco Mundial, más de 200 millones de empresas no tienen acceso a los préstamos que necesitan. De ellas, más del 90 por ciento son microempresas y pymes. Otras desventajas de las microempresas son:

    • Dificultades para introducirse en mercados competitivos.
    • No tienen poder de decisión en el medio.
    • Dificultades para acceder al mercado externo.
    • Los salarios son bajos.
    • No se emplean controles de calidad.
    • No se encuentran especializaciones técnicas entre su personal.
    • Tienen limitaciones para acceder a la información y a la investigación.
    • Tienen excesiva dependencia hacia los propietarios.

    Pymes en España

    Oficina con varias mesas con ordenadores y trabajadores y mujer de pie

     

    Además de las microempresas, existen otros tipos de pymes con características diferentes:

    • Pequeña empresa: es aquella que no supera los 50 trabajadores y cuyo volumen de negocio o su balance anual es inferior o igual a 10 millones de euros.
    • Mediana empresa: cuenta con menos de 250 trabajadores, su balance no supera los 43 millones de euros y su volumen de negocio debe ser menor o igual a 50 millones de euros.

    En España, este tipo de empresas representan el 99 por ciento del tejido empresarial, frente al 1 por ciento de las grandes compañías. Además, las pymes suponen el 71 por ciento de los afiliados a la Seguridad Social y son las que mueven la economía de nuestro país. Entre ellas, las que tienen entre 10 y 49 trabajadores son las que más han aportado al crecimiento del empleo. Los sectores que más han notado este aumento son el comercio, la restauración y las actividades constructoras.

    Las previsiones para este año señalan que los emprendedores y autónomos seguirán creando pymes, destacando en concreto las microempresas con un crecimiento de empleo del 3,1 por ciento. Si tú eres uno de ellos, no olvides proteger tu futuro contratando un Plan de Pensiones MAPFRE, la mejor garantía para seguir disfrutando de una buena calidad de vida después de la jubilación.