Ahorro y trabajo estable para comprar vivienda

///Ahorro y trabajo estable para comprar vivienda

Ahorro y trabajo estable para comprar vivienda

El precio de la vivienda en España aún se mantiene en niveles bajos, sin embargo, comprar vivienda parece más imposible que nunca y los jóvenes son los menos favorecidos por esta realidad.       La situación respecto al mercado […]

El precio de la vivienda en España aún se mantiene en niveles bajos, sin embargo, comprar vivienda parece más imposible que nunca y los jóvenes son los menos favorecidos por esta realidad.       La situación respecto al mercado de la primera vivienda en España pasa por un momento que puede parecer contradictoria, pero que se explica con mucha facilidad si se atiende a algunos detalles que lo definen.

La paradoja, si vas a comprar vivienda, la vas a descubrir muy pronto: encontrarás diferentes viviendas que se ajusten a tus necesidades y a un precio asequible, inferior al de años anteriores; sin embargo, si necesitas financiación ajena para la adquisición de la primera vivienda empiezan las desventajas.

También juega un papel importante el identificar si te dedicas a una profesión con buena capacidad de ahorro.   La realidad es que las casas cuestan menos, buena noticia; pero lo cierto es que las familias tienen que asumir sin financiación ajena un porcentaje que en muchos casos llega al 50 por ciento del precio final: necesitas ahorros y además, se precisa de más tiempo para pagar la casa, puesto que los ingresos familiares son más bajos.

Tres realidades que se convierten en tres situaciones y que explican por qué los que lo necesitan, sobre todo los más jóvenes, no pueden acceder a la compra de viviendas y aprovechar el buen momento de precios y de acceso.

Primera realidad: precios bajos

Las casas no están caras y la situación, aunque no parece que vaya a durar mucho más tiempo, aún se refleja en las estadísticas que demuestran que el precio de la vivienda es inferior al de años atrás y por el momento, están bastante lejos de alcanzar las cuantías astronómicas de la época del boom inmobiliario. El Ministerio de Fomento en sus últimos oficiales sitúa el metro cuadrado en España de media a unos 1.500 euros, en 2008 ascendía hasta 2.101 euros. Como complemento los tipos de interés están aún en mínimos históricos.

Para completar el capítulo de datos alentadores para la compra de viviendas: la ratio de accesibilidad se mantiene entorno al 23 por ciento, según datos del Banco de España y el Instituto Nacional de Estadística (INE), un nivel inmejorable que debería favorecer el acceso a la compra de una vivienda.

Este porcentaje mide la relación entre ingresos y pago de hipoteca e  indica qué parte  de sus ingresos debe dedicar una familia al pago de una hipoteca para financiar la compra de su vivienda habitual. Hace solo 10 años, en 2007, los hipotecados dedicaban de media el 45,5 por ciento de sus ingresos a pagar mensualmente su hipoteca.

Segunda realidad: los bancos endurecen condiciones

La financiación ajena para comprar un hogar sigue siendo imprescindible para un alto porcentaje de la sociedad, especialmente elevado en el caso de los más jóvenes que tienen la capacidad de ahorro muy mermada o prácticamente nula.

Para comprar una casa hay que pedir una hipoteca.   El crédito que conceden hoy las entidades bancarias está mucho más limitado según indica el ratio Loan to Value que fija el porcentaje de financiación que los bancos ofrecen a los usuarios con respecto al valor total del inmueble que quieren comprar.

Actualmente este porcentaje no supera el 50  por ciento, cuando hace unos años llegaba incluso al 80 por ciento y de media, en el año 2006, se registró un ratio crédito/valor del 65 por ciento.

La consecuencia práctica del Loan to Value la vivirás en el banco cuando vayas a pedir una hipoteca: es difícil que encuentres una entidad bancaria que te financie más de la mitad del valor total del inmueble que pretende comprar. ¿Y la otra mitad que necesitas?

Entra en juego el nivel de ahorros que tengas en el momento de intentar comprar una casa para poder hacer frente a la financiación que te falta para completar lo que el banco te da como crédito.

Tercera realidad: solvencia y salarios bajos

Un tercer dato explica por qué las casas no se venden, es la denominada ratio de solvencia y mide la cantidad de años de sueldo íntegro anual que deben de emplearse para pagar un préstamo hipotecario al completo. Aunque con los precios bajos cabría esperar que el número de años fuera inferior, se sitúa en unos 13 años, mientras que en 2000 eran necesarios solo unos 8 años de sueldo.

La solvencia de los españoles no pasa por sus mejores momentos y aunque ha ido mejorando desde 2010, en 2013 se estabilizó, no parece que vaya a mejorar y  se mantiene cerca de los niveles que alcanzó durante la burbuja inmobiliaria, cuando eran necesarios hasta 15 años de sueldo completo anual para pagar una casa.

Los datos de solvencia actuales indican que necesitas un nivel de ingresos estables  y prolongados en el tiempo, un trabajo fijo  que te permita asumir una financiación ajena y demostrar al banco una capacidad de endeudamiento que supere los 10 años.

Con estas tres realidades se entiende, sin mucho problema, la situación actual del mercado de viviendas en España que si bien muestra una mejoría muy débil, no alcanza a beneficiar a los grandes necesitados de vivienda: los jóvenes.

Comprar vivienda se puede convertir en un imposible para los que  no cuentan con un buen respaldo de capital ahorrado – para poder pagar con ello la parte de la casa que el banco no te financia- y un trabajo estable con un nivel de ingresos dilatado en el tiempo para poder hacer frente y lograr una hipoteca.

Si no estás en una situación así, es complicado que puedas disfrutar de tu propio hogar y beneficiarte de la buena oportunidad de acceso a la vivienda que aún se mantiene en España desde el punto de vista del precio.

Si está en tus posibilidades y te decides a dar el salto, recuerda que se trata de una de las inversiones más importantes de tu vida. Protégela y disfrútala con tranquilidad gracias a los Seguros de Hogar MAPFRE.

2019-06-19T12:34:07+02:0029 abril, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar