2 minutos | Ahorrar batería en el móvil es sencillo si nos planteamos un uso razonable del terminal y seguimos algunos principios para no quedarnos tirados a las primeras de cambio.

Seguro que conoces a mucha gente que se queja de lo poco que dura la batería de su smartphone. En realidad, las baterías de los smartphone actuales podrían mantener en funcionamiento un móvil de hace 15 años durante semanas, pero los dispositivos actuales tienen unos consumos muy superiores a los de aquellos. Por eso siguen siendo útiles los consejos para ahorrar batería en el móvil.

Consejos para gastar menos batería

Nuestro smartphone es nuestro aliado, y cada día más gracias a todas las aplicaciones que podemos disfrutar: mensajería instantánea para charlar con amigos y familiares, videollamadas, aplicaciones de gestión del tiempo, de noticias, juegos, vídeo en streaming,…

Todo ello gracias a los potentes procesadores y a las grandes pantallas de alta resolución, y todo ello a costa del sufrimiento de las baterías.

La pantalla es la parte del móvil que más energía consume. La cantidad de píxeles, el brillo, el movimiento que se reproduce en ella, son culpables de grandes consumos y por tanto, de que nuestra carga dure menos tiempo. Por eso es clave reducir su consumo con estos simples trucos:

  • Mantén el brillo en modo automático, de forma que se adapte a la luz ambiental.
  • Programa que se apague la pantalla si no hay actividad. Es recomendable poner un tiempo de 30 segundos como mínimo para no interferir con acciones casuales.
  • Si no tienes previsto cargar el smartphone fuera de casa, o si crees que te va a pillar desprevenido, trata de no ver esos vídeos tan sugerentes: mejor, espera a verlos cuando tengas la posibilidad de recargar la batería.
  • Los juegos son una fuente de gasto energético enorme. No solo porque implican mantener la pantalla a pleno rendimiento, sino porque todos los procesadores de tu smartphone irán a mil por hora. Si quieres ahorrar energía, no juegues con el terminal: hay opciones mejores.
  • Todos los servicios innecesarios deberían estar desconectados. Por ejemplo, si estamos de viaje podemos desconectar el WiFi hasta que encontremos un punto abierto, porque si no, el smarpthone estará intentando detectar conexiones periódicamente, y eso gasta energía de forma innecesaria. El Bluetooth, lo mismo.
  • En algunos smartphone es interesante «limpiar» siempre que sea posible todas las aplicaciones en segundo plano que no estamos utilizando.

Luego existen otros trucos más avanzados, como elegir un sistema operativo diferente para que optimice mejor el gasto de batería, pero esto es más complicado y requiere algunos conocimientos técnicos básicos. El mejor truco para ahorrar batería es no pedirle peras al olmo, o bien utilizar sabiamente la energía disponible.