///Cómo evitar caídas en los adultos mayores

Cómo evitar caídas en los adultos mayores

4 minutos | Un reciente estudio detecta un aumento de las caídas entre las mujeres de más de 40 años, pero ¿a qué se debe ese incremento? Y ¿cómo evitar las caídas en un adulto mayor? Te lo contamos todo.

Siempre se ha creído que las caídas son un problema que afecta solamente a personas mayores de 65 años, y todos los mecanismos para saber cómo evitar caídas en el adulto mayor se han enfocado hacia ese rango de edad. Sin embargo, un estudio realizado por Trinity College de Dublín concluye que la prevalencia de caídas ya es bastante alta a partir de los 50 años. Y no solo eso: los investigadores han detectado un aumento considerable en las mujeres durante la mediana edad, es decir, cerca de los 40 años.

Según las cifras, la prevalencia de caídas de mujeres de entre 40 y 44 años es del 9 por ciento; de 45 a 49 años, del 19 por ciento; de 50 a 54 años, de un 21 por ciento; de 55 a 59 años, un 27 por ciento; y de 60 a 64 años, un 30 por ciento. Cabe subrayar que el mayor número de caídas coincide con el inicio de la menopausia, la disminución en el rendimiento del equilibrio y el aumento de otros factores como vértigo y desmayos.

En total, uno de cada tres adultos se cae, al menos, una vez al año. En el rango de los mayores de 80 años, el número de afectados aumenta a dos, lo que pone de manifiesto la necesidad de tomar medidas para solventar un problema que supone un gran desafió para salud.

Las causas que las originan son diversas: desde razones fisiológicas asociadas al envejecimiento, hasta enfermedades predisponentes e, incluso, motivos ambientales. Las personas activas tienden a caerse con más frecuencia en la calle, mientras que las más frágiles suelen hacerlo en su hogar durante la realización de tareas tan cotidianas como ir al baño, agacharse para coger algo del suelo, tropezarse con un objeto, etc.

Qué consecuencias tienen las caídas en los mayores

En general, las caídas no suelen entrañar mayores consecuencias en la vida cotidiana de los que las sufren, sin embargo en algunos casos pueden ser graves. De hecho, son la segunda causa de muerte por lesiones accidentales o no intencionales en el mundo (con cerca de 646 mil personas cada año), según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    Las caídas pueden provocar contusiones y fracturas (faciales, de columna o de cadera). En el plano psicológico, una caída puede generar un miedo exacerbado a volver a caer, lo que hace que el afectado no se atreva a moverse y su rehabilitación sea, por tanto, incompleta.

    Por último, pueden acarrear problemas socioeconómicos, ya que en determinadas situaciones la persona mayor no podrá seguir viviendo sola y requerirá los cuidados de un profesional, bien en su casa o en una residencia.

    Cómo evitar caídas en el adulto mayor

    Primer plano de una mano de persona mayor con bastón para evitar caídas

    Realizar ejercicio físico

    En este tipo de accidentes influye, sobre todo, el estado físico de la persona. Por tanto, es importante mantener los reflejos alerta gracias a la práctica de ejercicio físico. Al mantener la actividad del cuerpo se consigue que sea más fuerte y por lo tanto menos vulnerable.

    El taichí, por ejemplo, ayuda a mejorar el equilibrio. Para aumentar la fuerza muscular se puede realizar una marcha de 30 minutos cada día. En cualquier caso, siempre es muy recomendable consultarlo con un especialista para que nos oriente sobre la conveniencia o no de realizar determinadas actividades, o para indicarnos cuál es la más apropiada según nuestra edad o ritmo de vida.

    Vigilar la salud

    Por otra parte, es importante corregir los problemas que incrementan las posibilidades de sufrir caídas, por ejemplo:

    • Vigilar la salud visual y, en caso necesario, mejorar la vista con gafas o cirugía.
    • Reducir en la medida de lo posible la ingesta de medicamentos.
    • Tener bajo vigilancia la hipotensión ortostática, que es una bajada de tensión que se produce cuando se cambia de posición y que puede dar lugar a mareos e incluso desmayos.
    • Normalizar los niveles adecuados de las vitaminas B12 y D, ya que su carencia puede originar problemas de fatiga y pérdida de equilibrio.
    • Cuidar la alimentación para tener los músculos a tono, y mantenerse bien hidratado bebiendo un mínimo de un litro de agua al día.

    Adaptar la vivienda

    Hay que adaptar el hogar a las necesidades de los que viven en él. Por ejemplo:

    • Evitar el uso de alfombras con las que se pueda tropezar. En el caso de tenerlas, fijarlas al suelo para que no se deslicen al pisarlas.
    • Mejorar la iluminación de todos los espacios de la casa.
    • Aumentar la seguridad en escaleras y en la bañera con un pasamanos.
    • Instalar bandas antideslizantes en el borde de los peldaños de la escalera.
    • Poner una alfombra antideslizante en el plato de la ducha.

    Si en el hogar vive una persona mayor sola, es indispensable que cuente con un sistema de aviso de emergencias, más aún si es dependiente. Estos aparatos avisan a un centro de control o directamente a sus familiares y cuidadores y están activos las 24 horas. Lo mejor es optar por alarmas proactivas, ya que pueden detectar la caída del mayor y avisar a quien corresponda sin necesidad de que sea el afectado el que apriete ningún botón.

    2019-07-03T08:50:47+02:0027 octubre, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.