3 Min de lectura | Conseguir separar la vida laboral y personal es una misión casi imposible en el caso de los autónomos. Quienes trabajan por cuenta propia suelen dedicar las 24 horas del día a su negocio, con las consecuencias que ello tiene para la salud física y mental.

En el caso de los trabajadores por cuenta propia suele ser bastante habitual recibir llamadas, mensajes o e-mails de clientes en cualquier momento que necesitan una respuesta urgente. En la mayoría de las ocasiones, el trabajo de los autónomos no entiende de festivos, fines de semana u horarios, por lo que es sumamente importante aprender a separar vida laboral y personal para descansar.

A la dificultad para desconectar se suman, por norma general, un reducido número de días de vacaciones al año. Por ello, no es extraño que este colectivo presente graves problemas de salud a largo plazo causados por el estrés. Antes de que ello ocurra, es recomendable aplicar una serie de consejos para iniciar una nueva rutina.

Buscar otros intereses

Dado que siempre es difícil mantener un negocio propio, los emprendedores necesitan poner todo su empeño y fuerzas en sacar adelante su iniciativa empresarial. Sin embargo, es necesario buscar intereses adicionales y diferentes a los estrictamente profesionales. Aunque no lo parezca, realizando actividades no laborales es posible ganar en fuerza psicológica y motivación para continuar con el trabajo.

Poner límites en el uso del móvil y el ordenador

En la mayoría de los casos, la imposibilidad de los autónomos para separar vida laboral y personal tiene su explicación en el uso del móvil y el portátil. En primer lugar, es necesario contar con un teléfono privado y otro para el trabajo. Además de apagar este último durante las horas de descanso, también se recomienda utilizar WhatsApp Business que permite establecer un horario para que los clientes puedan contactar.

En el supuesto del correo electrónico, también es fundamental contar con una cuenta profesional y otra personal. Asimismo, se deben configurar diferentes sesiones según el uso que se haga del ordenador cuando no es posible contar con un equipo específico para la actividad profesional.

Establecer un horario de trabajo

Pese a que para muchos autónomos puede significar una utopía, una de las mejores acciones para conseguir separar vida laboral y personal es limitar el horario de trabajo. En función de las tareas que se tengan que realizar cada día, se debe establecer una hora específica para terminar de trabajar.

Evitar trabajar en casa

Para muchas personas, una de las grandes ventajas del trabajo por cuenta propia es la posibilidad de hacerlo desde casa. No obstante, esta rutina puede ser un arma de doble filo, ya que en el entorno doméstico es muy difícil separar vida profesional y personal. Es preferible buscarse un espacio de trabajo fuera con el objetivo de delimitar claramente el tiempo que se dedica al trabajo y al ámbito privado.

Practicar ejercicio de forma regular

La mejor fórmula para reducir los niveles de estrés y ansiedad a que están sometidos un gran número de autónomos es practicar alguna actividad física varios días a la semana. El deporte, junto con la meditación, incrementan la sensación de bienestar y, de esta manera, se consigue disfrutar más de todas las facetas de la vida.

Establecer relaciones fuera del trabajo

Por norma general, los autónomos suelen pasar mucho tiempo solos desarrollando sus tareas, lo que puede originar trastornos psicológicos con el paso del tiempo. Para evitar llegar a esta situación, es imprescindible planificar actividades con la familia y los amigos en un contexto donde la actividad laboral no sea el tema de conversación central.

Los trabajadores por cuenta propia se merecen una recompensa a tantos años de esfuerzo al final de su vida laboral. En este sentido, los Planes de Pensiones MAPFRE son el complemento perfecto para disfrutar de un retiro con una buena calidad de vida que permita realizar las actividades de ocio que realmente apetezcan.

CALCULA TU PRECIO