///Antonio Huertas: “La vinculación de una persona de 65 años a una empresa no puede ser la misma que la de una de 30”

Antonio Huertas: “La vinculación de una persona de 65 años a una empresa no puede ser la misma que la de una de 30”

5 minutos | Antonio Huertas es presidente de MAPFRE desde el año 2012, pero su vida ha estado ligada a la aseguradora desde que, recién licenciado en Derecho, allá por el año 1988 entró a trabajar en la que hoy es la compañía de seguros líder en nuestro país y una de las primeras del mundo.

A pesar de la responsabilidad que supone la presidencia de MAPFRE, Antonio Huertas ha sacado tiempo para embarcarse en un apasionante proyecto: “La revolución de las canas”, un libro que ha coescrito junto con el director y profesor de la Deusto Business School, Iñaki Ortega.

El origen de “La revolución de las canas”

Huertas afirma que tras encontrarse con Ortega en numerosos actos sociales y abordar diferentes temas, ambos coincidieron en el asunto del envejecimiento como algo que podrían abordar y profundizar tanto desde la perspectiva académica como desde la empresarial o profesional, aportando ambos su granito de arena. Fue en aquel momento, cuanto decidieron analizar los retos a los que se enfrenta la nueva sociedad y ponerle un nombre, el de su libro: “La revolución de las canas”.

¿De dónde surge “La revolución de las canas”?

Decidimos que MAPFRE y la Deusto colaboraran iniciando una serie de actividades alrededor del concepto del envejecimiento, que retitulamos “ageingnomics”, la economía del envejecimiento. Y una de las conclusiones de esas primeras actividades fue recopilar información, reelaborarla y tratar de trasladarla a un documento formal, que fuera un libro, que nos permitiera darle más profundidad, más contenido y más difusión a este concepto tan maravilloso, tan enriquecedor que es imaginar cómo va a ser la sociedad dentro de 20 o 30 años.

¿Qué nos queda por mejorar?

Hemos mejorado mucho… no solo vivimos más, sino que vivimos mejor. No vamos a ser viejos más tiempo, sino que vamos a ser jóvenes durante mucho más tiempo.

La sociedad necesita más cosas para poder integrar a los mayores desde la perspectiva tanto de la oferta como de la demanda. Cuando hablamos de la oferta, nos referimos a que las empresas no estamos pensando en nuestros mayores de cara a ofrecer nuestros productos. Los mayores parecen una carga y eso hay que cambiarlo. Hoy en día la vejez es una etapa ilusionante de la vida y además no hay una vejez como tal, hay distintas edades.

¿Y en cuanto a la integración?

El modelo legal tiene que cambiar desde el punto de vista de cómo integrar a estas personas económicamente en esta nueva sociedad, pues realmente son los retos que nos faltan por abordar. Ahí hay una situación que tanto desde los poderes públicos como desde las empresas y también los ciudadanos podemos hacer muchas cosas.

Los mayores y la experiencia

Antonio Huertas hace repaso en su libro de cómo han evolucionado las personas de un tiempo a esta parte y pone ejemplos de personajes ilustres que han conseguido mucho éxito pasados los 50 como Mick Jagger, Steve Jobs o Amancio Ortega.

¿Cree que se utiliza mal el lenguaje?

El lenguaje a veces es muy traicionero y asocia el envejecimiento con decrepitud. Yo creo que esa visión negativa de los mayores hay que desterrarla porque ya no son tan mayores, visten como los más jóvenes, les gusta ir a los mismos sitios, disfrutar de la vida igual que a los más jóvenes y además la combinación de edades, creo que realmente es muy positiva y aporta muchísimo.

La Generación U

Abuelo y nieto charlando frente a un ordenador portátil

¿Cómo define a la Generación U?

La generación U son los unretired en los EE.UU., es decir, los que no se quieren retirar. Allí, el acceso a buenos sistemas públicos de pensión es más complicado que en Europa y las personas necesitan trabajar más tiempo, entonces se retiran y luego vuelven a incorporarse al mundo laboral, por eso son los que siempre están trabajando.

Yo creo que aquí no es necesariamente una generación U porque afortunadamente los sistemas de previsión son buenos, funcionan y están ayudando a que las personas puedan vivir de una manera razonablemente holgada dependiendo de los años de cotización que hayan tenido.

Antes hablábamos de la tercera edad, ahora hay una cuarta edad que va desde los 55 hasta los 70 años y podemos sacarle mucho provecho ya que, pueden incorporarse y continuar haciendo cosas en favor no solo de ellos, sino de la propia sociedad.

Pareja de abuelos recibiendo a sus nietos, todos vestidos de blanco.

¿Los 60 son los nuevos 40?

Desde el punto de vista médico y de salud, sin duda. Hoy a los 60 tenemos mejor salud de la que tenían nuestros padres y nuestros abuelos a los 40 y dentro de 40 años, cuando seamos mayores, seguiremos teniendo mejor salud de la que tuvieron los que tenían esta edad años atrás. Se ha creado un bonus demográfico y tenemos 15 años más de vida para sentirnos útiles en la sociedad y eso, hay que aprovecharlo.

¿Estamos preparados para “La revolución de las canas”?

¿España está preparada para “La revolución de las canas”?

No, no lo está, pero podría estarlo y debe ser uno de los países líderes en el mundo en esa preparación. Tenemos el mejor clima del mundo, la mejor comida, es un país maravilloso para visitar, la esperanza de vida es la más alta, o casi la más alta con Japón, y tendremos más mayores que los países del entorno en los próximos años, con lo cual, lo tenemos todo.

Tenemos que incorporar a nuestros mayores al sector productivo y también crear servicios y productos atractivos para esos otros mayores que están en otros países y que están deseando venir al nuestro.

También en el mundo laboral hay que hacer cambios en el mercado de trabajo. Y entender que los mayores cuando se jubilen no quieren trabajar 8 horas, 5 días a la semana, quieren colaborar con otros mecanismos más flexibles de incorporación a la vida laboral.

Algunos quieren emprender, otros aprender, quieren continuar estudiando, ser consultores, asesores o colaborar en las empresas, pero el mecanismo la situación actual laboral no lo permite y la vinculación de una persona de 65 años a una empresa no puede ser la misma que la de una de 30. La productividad no es la misma y la motivación es diferente.

Hay que hacer cosas tanto en lo social, en lo laboral y en lo personal. Hay que ser optimistas y verlo de verdad como una gran oportunidad para nuestro país.

Y usted, ¿está preparado para la “Revolución de las canas”?

Yo era menos activo cuando tenía 40 años o 35 que ahora que tengo 55. Hacia menos deporte, probablemente comía peor, hacía una vida diferente. No es que ahora sea un esclavo de todo eso, pero sí he tratado de trasladar mi vida a un nivel de equilibrio un poquito mayor. También con la edad nos damos cuenta de que hay tiempo para todo y de que se puede aprovechar el ocio, y el pasarlo bien, y disfrutar con el trabajo y con el aprendizaje y tratar de sacar provecho de todo.

2019-06-20T10:45:52+02:0013 junio, 2019|

Comentarios (2)

  1. Fernando Geijo Nares junio 18, 2019 en 6:07 pm - Responder

    Muy interesantes comentarios del Presidente de MAPFRE que nos deben hacer reflexionar, como sociedad, sobre el enfoque actual que se da al envejecimiento para no desperdiciar tanto talento y experiencia acumulados a lo largo de tantos años.

    • canalJUBILACION junio 24, 2019 en 9:21 am - Responder

      Hola Fernando,
      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.