La gestión del talento dentro de una empresa es hoy clave de éxito, pero ¿qué ocurre en el plano personal? Si a una compañía le interesa potenciar y aprovechar al máximo el talento de sus trabajadores, es evidente que una gestión personal de los talentos también repercutirá muy positivamente en el terreno personal.

¿Qué puedes hacer por tu talento?

Los expertos en coaching confirman que el talento personal siempre existe, pero que a menudo las personas lo ignoran o no le sacan el máximo partido. Con frecuencia se olvida o se tiene oculto tras otras prioridades que no siempre son las adecuadas.

El ejemplo más habitual para ayudar a detectar en qué punto se encuentra tu talento es preguntarte por tu satisfacción personal y laboral. Una persona insatisfecha o que se siente poco valorada, suele ser una persona que no está potenciando sus talentos naturales y que por el contrario se está esforzando en otros que no le permiten sentirse a gusto.

El talento necesita ser expresado y encontrar cauce para salir y darte muchas alegrías. ¿Tienes un trabajo que se aleja mucho de tus gustos y pasiones? Es poco probable que esa labor esté permitiéndote desarrollar tu talento personal.

Para empezar a disfrutar de tu talento es importante darle la oportunidad de demostrarte todo lo que puede hacer por ti. El cambio es necesario en toda gestión óptima del talento, vas a tener que ponerte manos a la obra para invertir situaciones que no te están ayudando.

¿Cómo activar tu talento?

Liberar el talento es el primer paso para poderlo posteriormente gestionar, disfrutar y potenciar. Para este trabajo se recomienda a menudo buscar la ayuda y el acompañamiento de un experto, pero ante todo vas a necesitar tiempo y compromiso contigo mismo.

El talento en muchas personas, según alertan los profesionales, se encuentra sepultado bajo responsabilidades laborales, metas económicas equivocadas, obligaciones familiares, prisas o simplemente un día a día lleno de rutina.

Si te propones activar tu talento, lo primero es darle espacio y liberarlo, descubrir qué potencialidades no estás trabajando. ¿No sabes por dónde empezar? Los psicólogos recomiendan fijarse en los demás: es muy probable que tengas ese talento que tanto admiras del otro, búscalo.

Entre las pautas más populares para poner en marcha el talento personal destacan 5 prácticas:

  • Aprende, fórmate y mantente siempre en constante desarrollo.
  • Confía en tu suerte y trabaja tu autoestima.
  • Entrena el valor y gestiona tus miedos para encontrar tus fortalezas.
  • Evita la zona de confort tanto en lo personal como el laboral para dejar que tu talento fluya.
  • Comete errores y aprende de ellos.

¿En qué ayuda una gestión eficiente del talento?

Varias personas con las manos apoyadas sobre una mesa con bloc de notas y bolígrafos

https://unsplash.com/photos/KdeqA3aTnBY

En 1998 David Watkins de Softscape2​ publica un artículo en el que habla de gestión del talento en la empresa por primera vez. Desde entonces, el concepto ha ganado en popularidad e importancia dentro de la gestión de recursos humanos de la empresa.

En un escenario de alta competencia empresarial, la gestión del talento se ha convertido en una diferencia competitiva que las compañías exitosas mantienen entre sus primeras actuaciones estratégicas. Sirve como herramienta principal para la retención del talento dentro de la estructura empresarial.

Si la gestión del talento de los empleados supone éxito garantizado para sus empresas, es fácil deducir que una gestión eficiente de tu talento, se traducirá en una mejora sustancial en tus círculos personales.

  • Aficiones y hobbies para el tiempo libre

La gestión del talento no tiene edad y siempre estás a tiempo. Cuando la gestión de tu talento coincide con un cambio en tu vida como la jubilación, conseguirás interesantes ventajas que te ayudarán a disfrutar de una forma más intensa de esta nueva etapa de la vida. El talento que tenías enterrado te descubrirá novedosos intereses que puedes convertir en tu nueva afición.

  • Mejor estado de animo

El talento detectado y motivado permite a las personas sentirse mejor mental y anímicamente. Gestionar el talento ayuda a menudo en situaciones de depresión, estrés o ansiedad. En todo caso, ante episodios profundos, los más recomendable es que consultes con profesionales médicos que podrán ayudarte y recomendarte las mejores pautas para tu caso.

  • Motivación laboral

¿No te sientes valorado en tu trabajo? ¿No encuentras razones para cumplir con tus obligaciones laborales? Es muy probable que si cultivas y gestionas tu talento con positivismo esta situación cambie de forma radical.

  • Encontrar un puesto de trabajo y descubrir nuevas salidas laborales

El talento se coloca a menudo como ejemplo de ese tipo de cualidades que tanto se valoran en un empleado y que, sin embargo, a menudo no depende de su formación ni de sus conocimientos profesionales teóricos. Quizás tu CV sea perfecto, pero necesitas saber cómo demostrar y presumir de talento en una entrevista personal.

  • Relaciones personales satisfactorias y felices

A menudo la vida social es un foco de malestar en las personas y el talento también es un instrumento eficaz en este terreno. Las personas que conocen y cultivan sus talentos, son admiradas y seguidas, los demás agradecen tener cerca personas talentosas de las que disfrutar y aprender.

La gestión del talento personal te permitirá disfrutar de facetas personales que desconocías por lo que, aunque pueda suponer un esfuerzo personal, te interesa intentarlo y buscar apoyo, si lo necesitas, para conseguirlo.