Pero, a pesar de que sólo el 14.8% de los millennials confía en la pensión de la Seguridad Social, únicamente solo el 20,3% de los menores de 35 años tenía contratado en 2011 un plan de pensiones o seguro de vida de inversión o mixto. El dato es radicalmente opuesto si nos fijamos en otra franja de edad: entre 55 y 64 años esta cifra asciende hasta el 41%.

Sin duda, la situación económica y laboral de este colectivo más joven no es la más adecuada y en eso influye el dato anterior. Así, un 66% de ellos declara estar buscando empleo, y solo el 32% cuenta con trabajo estable. Entre los más jóvenes, de 18 a 24 años, el 47,7%  declara ganar menos de 250 euros al mes y el 9,5% no dispone de ningún ingreso. A partir de los 24 años, cambia la cosa, puesto que la capacidad económica es algo más estable, aunque casi el 65% no supera los 1.000 euros al mes.

Conocimientos y mentalidad de los Millennials

También influyen los conocimientos y la mentalidad de los millennials. Seis de cada diez tienen un conocimiento «muy bajo» o «bajo» sobre cómo funcionan los planes de pensiones y, con respecto al perfil de este grupo, el 22,4% es un «ahorrador por necesidad», el 10,2% se declara «futuro ahorrador» y el 17,3% «cortoplacista».

En todo esto influye el dato aplastante de que a pesar de que es necesario plantearse una opción privada, su desconocimiento y los escasos ingresos inciden en la rotunda estadística. Sólo menos de un tercio de los millennials encuestados, considerarían contratar un producto específico para completar su pensión. De cara al futuro, recomendamos los Planes de Pensiones de MAPFRE porque permiten ajustarse a las características de los más jóvenes y te ayudarán a proteger tu jubilación ahorrando de una forma totalmente flexible.