Ayudas para personas mayores dependientes

///Ayudas para personas mayores dependientes

Ayudas para personas mayores dependientes

Una de las principales problemáticas al llegar a la jubilación viene en torno a si somos personas dependientes. En esos casos, unido a la nueva situación vital que es la jubilación, y todas sus ventajas e inconvenientes, hay que sumar […]

Una de las principales problemáticas al llegar a la jubilación viene en torno a si somos personas dependientes. En esos casos, unido a la nueva situación vital que es la jubilación, y todas sus ventajas e inconvenientes, hay que sumar los posibles casos de dependencia, a saber, que llegue un momento en que no podamos valernos al cien por cien por nosotros mismos.

Como respuesta al envejecimiento y aumento de la población dependiente, en el año 2007 se aprobó la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, más conocida como “Ley de Dependencia”. Una respuesta a una realidad social en la que existen más de dos millones de dependientes en nuestro país.

En este contexto, y con definición de la Ley en mano, se entiende que una persona dependiente, ya sea por enfermedad, accidente o envejecimiento, cuenta con una incapacidad funcional a la hora de llevar a cabo las actividades de su vida cotidiana, precisando de asistencia para poder llevarlas a cabo.

Sistema para la Autonomía a la Dependencia
Llegado ese punto, hemos de saber que existen mecanismos que nos permiten estar atendidos en todo momento. Dentro del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) existen una serie de servicios y prestaciones que son del máximo interés para las personas en situación de dependencia, ya sea total, o parcial. Este sistema engloba una serie de servicios y prestaciones económicas destinadas a la atención y protección de personas dependientes con el fin de garantizar la atención a la dependencia por parte de los Servicios Sociales.

La Ley de Dependencia supone la configuración de un nuevo derecho de la ciudadanía: el acceso a la atención de la dependencia en condiciones de igualdad. Para optar a los servicios y prestaciones a las personas dependientes existen unos requisitos mínimos: basta con ser ciudadano español de cualquier edad (aunque para menores de tres años hay que examinar más a fondo el caso), encontrarse en situación de dependencia en alguno de los grados estipulados y residir en territorio español.

Servicios sociales para personas dependientes
Una vez aprobada la solicitud se puede acceder a los siguientes servicios sociales:

  • Los servicios de prevención de las situaciones de dependencia y los de promoción de la autonomía personal: como su nombre indica, es un servicio que coordina acciones entre los servicios sociales y los centros con programas específicos de carácter preventivo y de rehabilitación, dirigidos a las personas mayores y personas con discapacidad.
  • Servicio de Teleasistencia: este servicio está dedicado a prestar asistencia a las personas mayores y dependientes que se encuentran en sus domicilios y que, por cualquier circunstancia, necesiten atención inmediata por alguna emergencia, o ante una situación de inseguridad, soledad y aislamiento. Favorece, de esta forma, que las personas se mantengan en su ambiente habitual.
  • Servicio de Ayuda a domicilio: se aglutinan en este servicio todas las actuaciones en el domicilio de la persona con necesidades de este tipo, y pueden diferenciarse entre la ayuda para la realización de las actividades de la vida diaria, o bien la asistencia en las tareas del hogar. Este servicio puede complementarse con el de teleasistencia.
  • Servicio de Centro de Día y de Noche: ofrece una atención integral durante el día o la noche a las personas en situación de dependencia. De esta forma se puede mejorar o mantener el mejor nivel posible de autonomía personal y apoyar a las familias.
  • Servicio de Atención Residencial: este servicio ofrece una atención integral y continuada que se presta en centros residenciales y que atiende a la naturaleza de la dependencia, grado de la misma e intensidad de cuidados que precise la persona.

Además de las ayudas públicas, es recomendable contar con un Plan de Pensiones MAPFRE para que, llegado el momento de la jubilación, poder contar con los mejores cuidados y calidad de vida en esta nueva etapa.[/read]

2019-06-18T09:36:16+02:0018 julio, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar