¿Residencia para mayores o enfermera en casa?

///¿Residencia para mayores o enfermera en casa?

¿Residencia para mayores o enfermera en casa?

Cuando una persona deja de poder valerse por sí misma y precisa de ayuda de los demás para llevar a cabo sus actividades cotidianas surge la pregunta de cuál es la mejor opción. Las dos alternativas más comunes son inclinarse […]

Cuando una persona deja de poder valerse por sí misma y precisa de ayuda de los demás para llevar a cabo sus actividades cotidianas surge la pregunta de cuál es la mejor opción. Las dos alternativas más comunes son inclinarse por una residencia para mayores o contratar una enfermera para que acuda al hogar. Repasamos las ventajas de cada alternativa.
 
 

 
 
Ya sea porque el paso del tiempo no perdona o debido a un accidente, en ocasiones las personas mayores necesitan de una atención personalizada. En ese caso es preciso que haya una o varias personas atentas a sus necesidades de manera total o parcial. En este tipo de momentos es preciso tratar de elegir la opción que permita que la persona esté debidamente atendida pero que no se pierda el trato humano.
 
 
Internar a una persona de edad avanzada en una residencia para mayores es una de las soluciones para poder asegurar que recibe un cuidado adaptado a sus necesidades. Contratar a un auxiliar de enfermería o a una enfermera para que esté pendiente de la persona mayor es otra opción muy habitual. Ambas alternativas tienen sus pros y sus contras. Para poder dilucidar cuál es la mejor elección vamos a analizar en profundidad ambas opciones.
 
 

Ventajas e inconveniente de una residencia para mayores

 
 
Una residencia para personas de avanzada edad es un lugar en el que los ancianos y ancianas pueden realizar sus actividades en un centro acotado. Destaca porque es un lugar donde cohabitan personas con necesidades y gustos semejantes que son atendidos por un personal cualificado.
 
 
Una de las grandes ventajas de una residencia es justamente su ambiente. Al estar rodeada de personas con una edad semejante, lo más posible es que se creen amistades y se produzcan vínculos afectivos. En muchos casos esta opción insufla un aire de positivismos a aquellas personas que si no llega a ser por la residencia estarían aisladas en su piso sin apenas visitas y viviendo sus últimos años en soledad.
 
 
Muchas residencias no se limitan a ser un lugar de estancia y organizan actividades para sus huéspedes. Esto supone que haya actividades personalizadas para la edad de las personas que residen en ella. Bailar, jugar al bingo o sesiones de cine suelen ser algunas de las acciones más comunes y que más gustan a los residentes.
 
 
Sin embargo, una residencia para mayores también tiene inconvenientes. Uno de ellos puede ser que al tener un número de clientes mayor al de especialistas que los atienden entonces no se puede prestar un trato tan personalizado. Esto puede ser positivo si el residente quiere algo de libertad, pero es contraproducente si surge algún problema médico. No estamos cuestionando que la vigilancia no sea profesional, pero es evidente que no puede llegar al grado de individualización de otras alternativas.
 
 
Como cualquier lugar en el que conviven muchas personas, una residencia se rige por unas normas. La gran mayoría de ellas son evidentes y se basan en el sentido común, pero siempre hay alguna medida que puede resultar irritable para alguna de las personas de avanzada edad que habitan en ella. Es por esta razón que es preciso llegar a un acuerdo en el que se asegure una convivencia civilizada, pero con suficiente libertad para sus internos. Aquellas personas a las que les guste sentirse poco aprisionadas pueden sentir que sus movimientos están limitados en este tipo de centro.
 
 
A la hora de formalizar el contrato, es preciso estudiar todos los detalles, pues es posible que haya algunos servicios que deban de ser contratados a mayores y que signifiquen un desembolso que incrementa el precio inicial. De este modo, disponer de una habitación individual o intensificar los controles médicos son alguna de las partidas que suelen suponer un gasto superior al inicial. Si cuentas con el respaldo de un Plan de Pensiones MAPFRE, es posible que lo económico no sea una barrera infranqueable para retirarte en un entorno rodeado de personas dispuestas a cuidarte y otras muchas que comparten su momento vital y sus intereses contigo.
 
 

Leer más
¿Residencia para mayores o enfermera en casa?
Valora este artículo
2018-07-02T22:15:38+02:0016 mayo, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS SOBRE LA VIDA HUMANA, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

¿Residencia para mayores o enfermera en casa?
Valora este artículo
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar