///Wakamiya o cómo crear videojuegos con 81 años

Wakamiya o cómo crear videojuegos con 81 años

Crear un videojuego. Ese ha sido uno de los logros de Masako Wakamiya, la octogenaria japonesa que ha emprendido un nuevo rumbo tras la jubilación y que ya es un ejemplo para todo el mundo.

Para muchas personas, la jubilación no es el final de la vida laboral, sino el punto de inflexión para comenzar una nueva etapa. Son personas que se resisten a refugiarse en la edad y deciden superar retos, alcanzar metas, salirse de las rutinas y las normas establecidas y no perder nunca la capacidad de aprender y sorprenderse.

Y si, además, son emprendedoras, cuentan con cierta propensión al riesgo, con una actitud tolerante y positiva hacia los cambios. Pero hoy en día, la aparición de las nuevas tecnologías supone una brecha muy amplia que deja en el camino a las personas de mayor edad, que suelen ser las más vulnerables ante la invasión de la telefonía, ordenadores y otros dispositivos tecnológicos.

    Es una realidad. En una sociedad en la que los nuevos miembros poseen habilidades innatas para la tecnología, se cataloga a los mayores como personas no aptas para desarrollar tales conocimientos. Pero es entonces cuando aparecen nombres como el de Masako Wakamiya, la mujer japonesa que ha desarrollado una app con 81 años, para demostrar que esa creencia es un gran error.

    La octogenaria que ha creado un videojuego

    Masako Wakamiya nació en Japón en 1936, un año antes de que estallara la segunda guerra chino-japonesa dentro del marco de la Segunda Guerra Mundial. Una situación política que revela a todas luces la clase de infancia que le tocó vivir. Sin embargo, en su vida laboral gozó de gran estabilidad prestando sus servicios en un importante banco del país.

    Un trabajo que desempeñó siendo muy joven y que mantuvo durante 43 años. Al cumplir los 60 años, el mundo había cambiado demasiado, y las nuevas olas de jóvenes, mucho mejor preparados, llegaban ávidos de triunfar. Fue entonces cuando le llegó el momento de la jubilación obligatoria y tuvo que ceder su silla a las nuevas generaciones.

    Los días se le echaban encima. No sabía qué hacer con tanto tiempo libre después de una vida entera dedicada al trabajo en el banco. Entonces decidió dar un paso que cambiaría el devenir de su vida. Se apuntó a un curso de informática que supuso su primera toma de contacto con los ordenadores.

    Lo superó con éxito, pero aquel primer acercamiento con la tecnología le supo a poco. Quería más. Sin embargo, su círculo más cercano le recomendaba que a su edad lo mejor era descansar, disfrutar de su hogar, y no perder el tiempo con algo que era para jóvenes.

    Por suerte, Wakamiya no hizo caso, y se apuntó a otros cursos. Entre ellos, uno sobre programación de aplicaciones para iOS en el que compartía aula con jóvenes de entre 13 y 27 años. No fue fácil. Wakamiya debía esforzarse el doble que sus compañeros para entender conceptos que no había oído nunca.

    Pero su dedicación y la ayuda de su profesora, que estuvo siempre muy pendiente de ella, hicieron que seis meses más tarde lograra crear su propio videojuego para iPhone: Hinadan, disponible en la App Store.

    Esta app dispone de cuatro niveles que se van superando a medida que el usuario coloca doce muñecas en su posición correcta según el conocimiento en festivales y tradiciones que posea. La idea está basada en la celebración del Hinamatsuri o Festival de las Muñecas, que se festeja cada 3 de marzo en Japón.

    En esta fiesta, las niñas exponen sus muñecas vestidas con kimonos tradicionales en plataformas a distintos niveles. Estas muñecas representan personajes de la corte imperial de la Era Heian y se deben ordenar jerárquicamente.

    Algo más que crear videojuegos

    Pero el trabajo de Masako Wakamiya no se quedó ahí. Tras el éxito alcanzado con la creación del videojuego, fundó un club para jubilados activos llamado Mellow Club –del que también es directora- cuyo objetivo es “crear una sociedad de la longevidad vibrante y próspera en el siglo XXI promoviendo la participación de los ancianos en la sociedad, haciendo uso de la tecnología de la información”.

    Además, tiene un blog con tutoriales muy completos sobre temas que van desde cómo hacer una hoja Excel hasta otros más complejos, o donde muestra sus viajes por el Mediterráneo y Nueva Zelanda.

    Actualmente, Wakamiya se ha convertido en todo un ejemplo a seguir para todos aquellos jubilados a los que la sociedad ha arrinconado por no entrar en el juego de las nuevas tecnologías. Y como tal, da discursos motivadores dentro de las famosas charlas TEDx (acrónimo de Tecnología, Entretenimiento y Diseño), un evento anual en el que algunos de los pensadores y emprendedores más importantes del momento comparten ideas que les apasionan y que merece la pena que otros oigan.

    El discurso de Wakamiya es claro: los mayores de 60 años necesitan buscar nuevas habilidades para mantenerse ágiles y actualizados. Las desventajas del envejecimiento son por todos conocidas, pero dedicar el tiempo a aprender algo nuevo es una opción muy motivadora.

    Hoy más que nunca, la capacidad de adaptarse es muy necesaria en un mundo que cambia a una velocidad vertiginosa. Por eso, los Planes de Pensiones MAPFRE son el mejor respaldo económico para el futuro, ya que ofrecen gran flexibilidad y se ajustan a las necesidades de todo tipo de personas.

    2020-02-03T16:55:20+02:003 abril, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.