3 minutos | No tienes que comprar lo que no quieres y casi nunca es buena idea comprar lo que no necesitas. Si evitas las compras compulsivas, te vas a sentir mucho mejor en poco tiempo, vas a ahorrar más fácilmente y vas […]

No tienes que comprar lo que no quieres y casi nunca es buena idea comprar lo que no necesitas. Si evitas las compras compulsivas, te vas a sentir mucho mejor en poco tiempo, vas a ahorrar más fácilmente y vas a ver que, en realidad, no es tan complicado como piensas.

Salir de compras es una afición que puede resultar recomendable incluso para eliminar el estrés. Sin embargo, las compras compulsivas y sin freno son poco satisfactorias y llegan a generar importantes problemas económicos en las personas que no logran salir de esa rutina de comprar por impulso y sin control.

Ahora puede que te parezca que abandonar tu hábito de adquirir cosas de forma compulsiva es casi imposible, pero lo cierto es que, si ya has reconocido que tus impulsos consumistas no son la mejor forma de gastar tu dinero, tienes gran parte del camino recurrido. Ahora apúntate estos consejos y adelante.

Rutinas que te alejan de las compras compulsivas

  • No salgas de casa con mucho dinero

Es importante ser previsor en el día a día y es cierto que nunca se sabe cuándo vas a necesitar un dinero extra, pero por lo general y en una jornada cotidiana es muy fácil que ya sepas los euros que tienes que llevar para tus necesidades habituales. No te excedas en ese presupuesto y no llenes tu cartera por si acaso, sobre todo, si vas ir a un centro comercial o espacio de tiendas de cualquier tipo.

  • Evita llevar contigo tarjetas de crédito o débito

El uso –y abuso- de medios de pago no directos como los cheques o las tarjetas de crédito y/o débito se relaciona a menudo con las compras poco razonadas y de las que los consumidores se arrepienten a menudo. Si quieres evitar tentaciones cuando sales y no tienes previsto hacer una compra, mejor deja la tarjeta en casa.

  • No vayas de paseo a un centro comercial

La mejor forma de evitar compras compulsivas y apasionadas, es  no ir a lugares donde el objetivo es comprar, es decir, zonas de tiendas y centros comerciales. Por supuesto en el caso de las compras electrónicas, evita navegar por tiendas online y durante un tiempo date de baja en las listas de mail de este tipo de tiendas.

  • Organiza tus compras

Apunta lo que necesitas comprar. No solo hagas la lista de la compra y el presupuesto semanal para la compra de comida y cosas de la casa: haz ese mismo proceso con todo lo que necesitas. Planear las compras y adelantarse a las necesidades, siendo previsor, siempre es una forma eficiente de ahorrar y evitar compras compulsivas que casi nunca responden a necesidades reales.

  • Date un capricho

Si tienes un problema con las compras y te pones manos a la obra para solucionarlo debes ser estricto y concienzudo, además de persistente en tus nuevos hábitos. Pero también es importante que recompenses tus logros y te marques objetivos a corto plazo para seguir progresando. Puedes permitirte algún capricho con el primer dinero que ahorres o cuando logres tu primera semana sin hacer ninguna compra compulsiva.

Superar un hábito de compras compulsivas te permitirá ahorrar en tu presupuesto y con los nuevos extras de cara al futuro, un Plan de Pensiones MAPFRE flexible protege tu jubilación y te proporciona en el momento del retiro laboral un extra para completar tu pensión.