Los supermercados online son cada vez más numerosos, algo que permite a las familias planificar sus compras de una manera muy eficiente desde sus casas, o desde el trabajo o incluso a través del smartphone, en cualquier lugar.

La ventaja es evidente: preparamos la lista de la compra como si estuviésemos delante de los lineales, marcamos las opciones que se nos ofrezcan (¿envío de alimentos frescos? ¿Congelados?) y pagamos. Luego, solo hemos de esperar el reparto y la compra está hecha sin pisar un solo pasillo.

¿Qué supermercado elegir por su relación calidad/precio?

Esa es la pregunta del millón, y no hay respuesta fácil. Existen estudios que revelan los supermercados más baratos en precios, y los más caros también en su versión online, pero la calidad frente al precio sigue siendo una tarea complicada, y prima más la percepción subjetiva de los compradores. Para algunos, no es lo mismo comprar carne de pollo en un Carrefour que en un DIA.

Hace un año se enumeraban los supermercados online colocando a Alcampo como el más barato online, y Eroski como el más caro, siempre hablando de oscilaciones leves con respecto a la competencia. Eso sí, se suelen respetar los precios del establecimiento con muy leves variaciones. Hoy, posiblemente el escenario sea diferente.

¿Merece la pena sumergirse en estudios de este tipo? La realidad es que no, porque al consumidor final lo que le interesa es valorar los supermercados físicos presentes en su localidad, y no siempre hay tanta variedad como es de esperar. Hay grandes ciudades con una oferta global, y pequeñas localidades con nada más dos opciones, a lo sumo.

Lo mejor que podemos hacer es elegir un comparador de supermercados. En este terreno tenemos amplia oferta actualmente, desde el veterano y consolidado Carritus, hasta nuevas incorporaciones al ecosistema como SoySuper.

En este tipo de herramientas, el consumidor tiene acceso a los supermercados que ofrecen servicio online en su localidad (normalmente a través de su código postal) y cuentan con todas las herramientas de comercio online para realizar una compra, y para comparar también productos entre los diferentes establecimientos. Aclaramos que esto sirve para compras online, y para compras presenciales si no existiese la opción online.

De hecho el potencial de estas aplicaciones está en su faceta comparadora, ya que podemos observar significativas variaciones en la lista de la compra si la exportamos a uno u otro local. En definitiva, la respuesta a cuál es el supermercado online más barato es compleja: depende de la compra que realicemos, depende de dónde vivamos, y depende de la cantidad de locales diferentes que existan en la zona.

Si quieres recibir más información sobre ahorro doméstico y economía familiar, suscríbete a nuestro boletín.

Lo que debes saber…

  • Los supermercados ofrecen cada vez más facilidades para realizar la compra online desde sus páginas web.
  • Además, existen comparadores online que nos facilitan la labor para elegir dónde comprar más barato.
  • La variación de los precios, y la oferta presencial a nivel local hacen de los estudios globales herramientas poco precisas.