///Cómo ahorrar para el futuro de una persona con discapacidad

Cómo ahorrar para el futuro de una persona con discapacidad

4 minutos | Aunque desde las propias organizaciones del colectivo se denuncia la falta de información sobre el ahorro para personas discapacitadas, lo cierto es que existen condiciones diferentes y ventajosas, cuando se trata de contratar planes de pensiones y otros sistemas de previsión social. Te explicamos como es el régimen específico.

El ahorro para la jubilación de las personas con discapacidad está especialmente bonificado en España. En concreto, se elevan los máximos permitidos en el ahorro y los incentivos tanto durante el ahorro como en el momento de disfrutar de ello.

¿Por qué una persona discapacitada ahorra para el futuro y la jubilación?

Los expertos en previsión social recuerdan que los colectivos más vulnerables como las personas discapacitadas deben ser conscientes ya desde su juventud sobre su especial situación frente al paso de los años.

Mayores necesidades sanitarias en la jubilación

Las personas con discapacidad gozan hoy de una esperanza de vida muy superior a la de hace solo una década. Esa buena noticia supone también que este grupo de población llega a la vejez con mayores necesidades sanitarias tanto asistenciales como de tratamientos médicos, por ejemplo.

Esta mayor longevidad entre las personas discapacitadas está ligada a mayores necesidades de atención en todos los sentidos, lo que supone un aumento en sus gastos y necesidades económicas para mantener su calidad de vida. Tanto las discapacidades mentales como las sensoriales o motoras tienden a agravarse con el paso de los años y limitar más profundamente las capacidades de los afectados.

Capacidad de ahorro

Si la capacidad de ahorro de una familia o de una persona en activo está limitada por situaciones personales o familiares, estado de la economía, tasas de paro… estos escenarios pueden ser más acusados para la persona con discapacidad.

La constancia y la previsión en el tiempo son aún más importantes cuando el ahorrador sufre algún tipo de discapacidad, pues su capacidad de ahorro también está, por lo general, más limitada por ingresos más bajos y gastos rutinarios más altos. Un plan de ahorro temprano es más conveniente porque permite conseguir mejores rentabilidades, gracias al largo plazo.

Jubilación anticipada

La discapacidad a menudo adelanta el momento de la jubilación por lo que merece la pena apostar por un ahorro reglado, eficiente y en las mejores condiciones como el que ofrece un plan de pensiones o productos de ahorro semejantes. Si para cualquier trabajador el consejo del experto es ahorrar para el futuro, lo antes posible, en el caso de la persona con discapacidad la previsión tiene aún más sentido y lógica.

¿Cómo bonifica la Agencia Tributaria el ahorro de las personas con discapacidad?

Persona de espaldas en silla de ruedas junto a otra persona de pie

https://bit.ly/2qJfvE2

La previsión para la jubilación es una de las costumbres que la Agencia Tributaria sigue bonificando en España. La contratación y la aportación de ahorro para la jubilación, a través de un plan de pensiones, conlleva ahorros fiscales a los contribuyentes.

El ahorro en impuestos es una de las ventajas más argumentadas entre los titulares de un plan de pensiones y, en el caso de personas con discapacidad, esos incentivos fiscales son más elevados y se aplican tanto a las aportaciones –durante la duración del ahorro- como en el momento del disfrute de lo ahorrado.

Los planes de pensiones previstos para personas con discapacidad deben estar contratados a favor de uno de los tres perfiles previstos por ley:

  • Personas afectadas por una discapacidad psíquica en grado igual o superior al 33 por ciento.
  • Personas con una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65 por ciento.
  • Personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente con independencia de su grado.

Aportaciones en los planes de pensiones

Durante el tiempo efectivo de ahorro en un plan de pensiones de una persona discapacitada –desde su contratación hasta su rescate- se hacen aportaciones, igual que en cualquier otro caso, de acuerdo con las condiciones y variantes pactadas por el titular.

El capital que se deposita está bonificado fiscalmente hasta un máximo y siempre que la persona que aporte sea de las figuras previstas por ley para este régimen especial.

  • Aportación hecha por el propio beneficiario discapacitado y titular del plan: la reducción se aplica en la base imponible general en la declaración del contribuyente discapacitado.
  • Aportaciones de familiares: siempre que la persona que ingresa el capital tenga relación de parentesco con el discapacitado en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive. Estas aportaciones reducen la base imponible en la declaración de la persona que las realiza.

Se incluye el cónyuge o quienes tienen a su cargo en régimen de tutela o acogimiento a la persona discapacitada, pero siempre que sea designada beneficiario de manera única e irrevocable para cualquier contingencia, el propio discapacitado. Con la única excepción de la muerte del titular en cuyo caso podrá generar prestaciones de viudedad u orfandad a favor de los aportantes.

El capital máximo que puede aportarse con ventajas fiscales se multiplica por tres en el caso de las personas con discapacidad, pasando de 8.000 euros hasta los 24.250 euros. Este límite es conjunto para todos los sistemas de previsión social constituidos a favor de personas con discapacidad y se suman tanto las aportaciones del propio titular como las de sus familiares.

Rescate del plan de pensiones

Como el resto de titulares de un plan de pensiones, el discapacitado elige la forma en la que prefiere disfrutar de su ahorro en el momento de jubilarse. Estas prestaciones constituyen rendimientos del trabajo en el momento de la percepción de las mismas por las personas discapacitadas. La misma calificación procederá en caso de disposición anticipada de los derechos consolidados.

Si se elige la renta como forma de disfrute del plan de pensiones las prestaciones están exentas hasta un importe máximo de tres veces el indicador público de renta de efectos múltiples.

 

2020-04-22T10:03:14+02:008 enero, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.