Las siglas UEPS responden a último en entrar, primero en salir y hace referencia en contabilidad a unas de las formas de gestionar el almacén en un negocio y valorar el inventario. También se conoce por sus siglas en inglés LIFO: last input, first output. Como puede deducirse de su nombre, se trata de vender siempre lo último que entra en tu almacén y valorar en consonancia el stock sobrante.

¿Cómo funciona el método UEPS?

Entre los métodos previstos para la gestión de un almacén está el UEPS. El concepto es sencillo: compras nueva mercancía y la pones en tu almacén junto con la antigua, y con esta forma de organización, estos últimos lotes que has comprado son siempre los primeros que vas a distribuir entre tus clientes. Claves para entender la dinámica UEPS:

  • La mercancía más reciente siempre se vende antes que la antigua.
  • Se acumula stock en el almacén más antiguo, pues es lo nuevo lo que sale siempre primero.
  • El contenido del almacén se valora a coste antiguo, puesto que es lo primero que se compró y se utiliza ese precio para contabilizar. Entra en juego, por tanto, la inflación.
  • No es un método que pueda aplicarse siempre y en todo tipo de empresas.
  • Requiere de una gestión administrativa adaptada para que mantenga el principio UEPS sin errores.

¿Me interesa el UEPS para ahorrar en mi gestión de inventario?

Cada compañía elige su método de gestión para almacén y organiza su tipo de inventario. Es importante acertar en la elección, pues la tendrás que mantener durante todo el ejercicio fiscal y, además, una buena gestión te garantiza eficiencia y ahorro en muchos sentidos.

Como existe libertad a este respecto, es importante profundizar en el conocimiento de las diferentes estrategias antes de elegir.

Ventajas del método UEPS

  • Práctico. La colocación del almacén es muy sencillo: lo nuevo se va colocando sobre o delante de lo antiguo puesto que es lo primero que va a salir y debe estar accesible.
  • Cómodo. Es ideal cuando el contenido de tu almacén no es perecedero. Es el caso de elementos no naturales que pueden estar guardados mucho tiempo sin estropearse.
  • Recomendado para empresas que trabajan con materias primas como piedra, madera… es fácil apilar lo nuevo sobre lo viejo y facilita además practicar el método UEPS

Desventajas del método UEPS

  • No es válido para todo tipo de contenido del almacén. Olvídate de aplicarlo si tus productos tienen fecha de caducidad. En este caso, es una alternativa totalmente desaconsejada.
  • Atención si tienes que gestionar un inventario de elementos que se deprecian o devalúan con relativa rapidez, en este caso tendrás que pensar y valorar, puesto que lo que se vaya quedando acumulado y sin salir, perderá valor. Es muy probable que esta no sea una forma rentable de gestión.
  • Declaración fiscal y pago de impuestos: el método elegido para la gestión del inventario es importante. El UEPS como norma general, es interesante para ajustar pagos y liquidar impuestos al final de cada ejercicio, pero puede resultar menos interesante en las declaraciones de renta anual. Analiza fiscalmente tu caso.

Ejemplos prácticos y ejercicios resueltos con UEPS

Persona con móvil con gráficos contables anotando en agenda

https://unsplash.com/photos/EspXDd5Gu-c

 

    Con las características de tu empresa, el tipo de productos, ritmo de ventas, compras, etc. tendrás que aplicar el método UEPS adaptado y gestionado a través de las herramientas que prefieras y que más ventajas disfrutes.

    Para entender de forma técnica como se aplica en la contabilidad el método UEPS es interesante comprender un ejemplo práctico en cifras sencillas e hipotéticas.

    Supuesto

    • Compras 10 unidades de X a 10 euros cada una.
    • Vendes 8 unidades de X a 15 euros cada una.
    • Compras de nuevo 10 unidades de X ahora a 12 euros.
    • Vendes 10 unidades a 18 euros cada una.

    Resultado y valoración con el método UEPS

    • Has comprado y gastado 100 euros en 10 unidades.
    • Has vendido 8 unidades a 15 euros, pero se anota en salidas con el coste de adquisición, no el de ventas, por lo que se anotan 80 euros que es el valor de los 8 elementos que sacas de tu inventario.
    • Te queda en el almacén 2 unidades compradas por 10 euros, un valor total de 20 euros.
    • En la siguiente compra, apuntas en la columna de entrada 10 unidades y el valor por cada una es de 12 euros. Un total de 120 euros es el valor de la nueva partida. Se agregan detrás de las 2 que quedaban de la anterior adquisición.
    • Como vendes de nuevo 10 unidades, serán las últimas que has comprado, es decir, las que tienes valoradas por 120 euros que pasan a la columna de salida. Es el costo de mercadería de esta segunda venta.
    • Siguen quedando en el stock 2 unidades de 10 euros, es decir, 20 euros es el valor del almacén.

    El método UEPS es sencillo de manejar especialmente en empresas con poca variedad de productos, pero todos los expertos recuerdan que debe valorar en cada caso y según la naturaleza de la compañía que lo aplica. Como al elegir tus seguros o tu plan de pensiones, si quieres ahorrar o conseguir los máximos beneficios es esencial adaptar y sopesar antes de decidir.