Desde la crisis de 2007, las ayudas para jóvenes desempleados han sido más necesarias que nunca debido a que se trata de uno de los grupos más afectados por el paro o las precarias condiciones laborales. En la actualidad, existen algunos programas que protegen a este colectivo, sobre todo en la búsqueda de empleo o a la hora de emprender un negocio, entre otros fines.

Sistema Nacional de Garantía Juvenil

Se trata de un plan diseñado por la Unión Europea y el Gobierno de España para potenciar el empleo entre los menores de 30 años. El objetivo es ofrecer formación, ofertas de empleo o experiencia a través de prácticas a jóvenes desempleados o que no han podido estudiar.

Los requisitos para inscribirse en este programa son:

  • Tener una edad comprendida entre 16 y 30 años.
  • Ser español, ciudadano de la Unión Europea, de cualquiera de los estados del Acuerdo Económico Europeo o Suiza. En el caso de los extranjeros fuera de estas zonas, es preciso que sean titulares de una autorización para residir en territorio nacional.
  • Estar empadronado en cualquier municipio de España.
  • No haber trabajado antes, ni haber recibido ninguna formación.
  • Firmar un compromiso de participación activa.

Formación Profesional Dual

Este tipo de ayuda para jóvenes consiste en una formación profesional donde se combina la educación con actividades laborales en empresas. Los alumnos pueden desarrollar un trabajo mediante la suscripción de un contrato para la formación y el aprendizaje o acogerse a un sistema de becas.

Cada comunidad autónoma se encarga de gestionar la Formación Profesional Dual, por lo que en cada región se establecen unas condiciones concretas. Además, la cuantía de las subvenciones también varía entre 300 y 500 euros al mes.

Ayuda de 430 euros para jóvenes desempleados

Esta ayuda para jóvenes desempleados también se conoce como “cheque nini”. Consiste en una prestación económica directa de 430 euros durante un mínimo de un año y hasta un máximo de 18 meses. Los beneficiarios son menores de 30 años que ni estudian ni trabajan.

Para solicitar este subsidio es necesario cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener nacionalidad española, ser ciudadano de la Unión Europea o extranjero con autorización para residir en España y permiso de trabajo.
  • Estar empadronado en cualquier localidad española.
  • Tener entre 16 y 30 años.
  • Estar inscrito en el programa de Garantía Juvenil.
  • No estar estudiando ni trabajando en el momento de la solicitud.

Tarifa plana para autónomos

Esta medida se engloba dentro de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven que se puso en marcha en el año 2013. En su origen, esta tarifa plana estaba pensada solo para menores de 30 años, pero en la actualidad puede acceder a ella cualquier persona que emprenda una actividad laboral por su cuenta.

Esta ayuda consiste en una reducción de la cuota de autónomos que se abona a la Seguridad Social. Los trabajadores que se inscriban en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA) solo deben pagar 60 euros por este concepto durante los 12 primeros meses. En algunas comunidades autónomas, como Andalucía o Madrid, este descuento se amplía a 24 meses.

Después del primer año, el importe de la cuota de autónomos se va incrementando de forma progresiva hasta llegar al último tramo, donde solo los menores de 30 años y las mujeres menores de 35 años se pueden beneficiar de la reducción.

En cualquier caso, para acogerse a esta medida, se establece como condición no haber estado dado de alta como autónomo en los dos años anteriores. Además, en el caso de los trabajadores por cuenta propia es recomendable contar con un Plan de Pensiones MAPFRE para asegurar la jubilación y aprovechar sus ventajas fiscales durante su vigencia.