4 Min de lectura | Las personas que sean víctimas de violencia de género pueden acceder a ayudas y subvenciones específicas de las Administraciones Públicas, incluidas del SEPE y de la Seguridad Social. Estas son las más importantes.

Los malos tratos en el ámbito familiar y la violencia de género cuentan con sus propios mecanismos de apoyo a las víctimas.

La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, regula el grueso de estas ayudas y subvenciones para víctimas de violencia de género, a las que se unen otras asistencias generales. En este artículo veremos cuáles son las principales ayudas, qué requisitos hay que cumplir para acceder a ellas y cómo pedirlas.

Pago único

Esta es una de las principales ayudas por violencia de género. La LO 1/2004 establece las bases generales de este apoyo que está gestionado por los Servicios Sociales de las comunidades autónomas.

La traducción es que cada región puede desarrollar su propia normativa y también disponer los mecanismos para solicitar la ayuda de pago único por violencia de género.

Lo que establece el marco general es quiénes pueden acceder a esta ayuda de pago único y las condiciones básicas.

En este sentido, el requisito para solicitar el pago único es acreditar la condición de ser víctima de violencia de género y carecer de rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional (SMI) sin contar con las pagas extraordinarias.

Además, también hay que presentar un informe del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) que acredite que estás teniendo problemas para encontrar trabajo o que prevés tenerlo por tu edad, falta de preparación o circunstancias sociales.

El importe de la ayuda es de seis meses de subsidio por desempleo y se cobra de en forma de pago único (de ahí su nombre). Actualmente esta ayuda asciende a 2.711,52 euros.

El pago único para víctimas de violencia de género solo se puede pedir una vez. La solicitud se realiza a través de los Servicios Sociales de cada comunidad autónoma.

Renta Activa de Inserción o RAI para víctimas de violencia doméstica

Esta ayuda depende del SEPE y está inicialmente pensada para parados de larga duración, personas con discapacidad, emigrantes retornados y víctimas de violencia de género o de violencia doméstica.

  • Acreditar la condición de víctima de violencia de género.
  • No convivir con el agresor.
  • Estar inscrita como demandante de empleo.
  • Que los ingresos propios sean inferiores al 75% del SMI.
  • Que la suma de los ingresos de la unidad familiar dividida por el número de miembros no supere el 75% del SMI. Se considera unidad familiar al solicitante y los hijos menores de 26 años que residan con ella o él.

La subvención de la RAI asciende a un 80% del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) y supone 463 euros al mes. La duración de esta ayuda es de 11 meses que se pueden renovar hasta un máximo de tres años.

La RAI se puede solicitaren las oficinas del SEPE o a través de su sede electrónica.

A esta ayuda general se puede sumar ayuda suplementaria RAI para víctimas violencia género o doméstica de tres meses para personas que se han visto obligadas a cambiar de residencia en los 12 meses anteriores a pedir la RAI o mientras la percibían.

Mujeres sosteniendo una margarita

https://unsplash.com/es/fotos/p0ZvBVpW3KY

Prestación contributiva o subsidio por insuficiencia de cotización

Esta es otra ayuda del SEPE para personas que están sufriendo malos tratos en el hogar. Ante este tipo de situaciones, la personal maltratada puede suspender temporalmente el contrato de trabajo con reserva del puesto de trabajo o dejar el empleo de forma definitiva.

En ambos casos estaría en situación de desempleo y podría pedir el paro si ha trabajado más de 360 días o el subsidio por insuficiencia de cotización si no ha cotizado durante más de un año.

Otras ayudas y subvenciones por violencia de género

Además de estas opciones, existen otras específicas para quienes sufren violencia en el hogar y también generales.

Dentro de las primeras figura el programa ayudas a las víctimas de violencia de género que contempla el Plan Estatal de acceso a la vivienda 2022-2025.

Su objetivo es el de dar alojo inmediato a quienes sufren violencia de género, siempre que no dispongan de una vivienda en propiedad. La cuantía de esta ayuda asciende al precio del alquiler o del alojamiento que escoja hasta un máximo de 600 euros al mes y 900 euros en casos especiales.

Estas ayudas se solicitan a través de las comunidades autónomas.

Entre las ayudas generales se encuentran programas como el Ingreso Mínimo Vital (IMV), que está accesible para más perfiles en situación de vulnerabilidad económica, pero cambia sus requisitos para las personas que sufren violencia de género o maltrato en el hogar.

Para estos perfiles no es necesario tener residencia legal y efectiva en España durante un año, como sí ocurre para el resto de solicitantes.

La cuantía de esta ayuda depende de los ingresos que se tengan y del número de personas que componen la unidad de convivencia. Traducido en euros, la ayuda va desde los 491,63 euros para una sola persona hasta los 1.081 para unidades con más de cuatro miembros y menores a cargo.

En esta línea, también existen ayudas especiales para familias con ingresos bajos si, además de sufrir maltrato, tienes menores a tu cargo.

José Trecet – Orientador y formador en finanzas

Logo Jubilacion Y Pension
canalJUBILACIÓN
Equipo de redacción de canalJUBILACIÓN en

El equipo de redacción de canalJubilación lleva más de 10 años preocupándose por tus ahorros y porque sigas manteniendo una buena calidad de vida en el momento de la jubilación. Pero no solo eso, aquí encontrarás información útil y práctica sobre relaciones laborales, impuestos, prestaciones y mucho más.

Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica para acompañarte en las diferentes etapas de tu vida.