///¿Cómo ahorrar en casa con un kakeibo?

¿Cómo ahorrar en casa con un kakeibo?

Hay muchas formas para saber cómo ahorrar en casa. Cada temporada se ponen de moda nuevas propuestas, aunque con un análisis básico de todas ellas se deduce que -no te engañes- necesitas tiempo, organización, compromiso y también, un kakeibo.   […]

Hay muchas formas para saber cómo ahorrar en casa. Cada temporada se ponen de moda nuevas propuestas, aunque con un análisis básico de todas ellas se deduce que -no te engañes- necesitas tiempo, organización, compromiso y también, un kakeibo.

 

 

Es casi seguro que tú ya sabes cómo ahorrar en casa: ingresos y gastos son la clave, pero es probable que te falle el planteamiento, la puesta en marcha o el enfoque. Los expertos en ahorro destacan que dos de los principales errores de los ahorradores de hoy es que pretenden ahorrar a fin de mes y sin previsión. Empieza a ser efectivo en tu ahorro y combate ya los obstáculos.

 

Ahorra desde el día 1

 

  • Situación errónea para el ahorro en casa.

Te ingresan tu nómina o tu fuente de ingresos doméstica principal y el mes fluye con sus gastos habituales: gastos de suministros del hogar, recibos domiciliados de ocio y gastos varios como gimnasio, cargos de tarjeta por compras de alimentación u otras necesidades… Cuando llega el día 30 de cada mes, a duras penas queda un pequeño remanente que se pretende sea el ahorro conseguido.

 

  • Una gestión eficaz para el ahorro doméstico.

Como gestor de tus ingresos y de forma automática cada mes en los primeros días separa partidas de gastos e incluye el ahorro como una de ellas. El planteamiento no es que el ahorro sea lo que sobra del mes, sino que te planteas un ahorro X a principio de mes y el resto de los días ajustas todos tus gastos al presupuesto que te queda. Se trata de priorizar el ahorro –una cantidad razonable, meditada y ajustada a tu situación económica y nivel de ingresos-.

 

Rentabiliza tu ahorro

 

  • Situación errónea de uso del ahorro.

Cada mes queda en la cuenta un remanente que se considera ahorro, pero que no se invierte en nada definido. No hay una transferencia del dinero conseguido a instrumentos de ahorro concreto, de esta forma, el ahorro no crece – no existe rentabilidad alguna- y además, en cualquier momento al estar dentro de la cuenta de gastos domésticos se invertirá en una emergencia.

 

  • Forma correcta de emplear el ahorro

Hay muchas formas de rentabilizar el ahorro, pero para empezar hay que salvar ese dinero e identificarlo como ahorro, darle un destino, un sentido y una meta para que realmente se convierta en un plus en tu economía doméstica. En este sentido, los expertos recomiendan las transferencias puntuales y automáticas que permiten hoy la mayor parte de entidades. Es cómodo, seguro y muy fiable. Los titulares de un Plan de Pensiones MAPFRE disfrutan de la máxima flexibilidad para hacer llegar sus aportaciones de acuerdo con su plan de ahorro.

 

2 técnicas para ahorrar

 

  • Kakeibo, el diario de contabilidad

Desde Japón llega la más actual de las formas de ahorro, cargada de sencillez y tradición. Se trata de hacerte con tu Kakeibo que no es más que un diario de contabilidad doméstica tan sencillo o complicado como sea tu organización financiera familiar.

 

El éxito del método Kakeibo es que el interesado visualiza de forma práctica sus ingresos, sus gastos y su porción de ahorro. Se trata de ser consciente sobre el papel – las hojas del diario- cuáles son tus ingresos y tus gastos para visualizar de forma definitiva tus partidas de gastos. Los que ya han probado la técnica destacan que facilita mucho la toma de conciencia sobre el gasto real de una persona o familia, respondiendo a la duda universal de todo ahorrador fracasado: ¿en qué me gasto el dinero cada mes?

 

  • Sobres, un clásico de probada eficacia

La organización de la economía doméstica a través de sobres es muy tradicional, casi vintage. Proviene de la época en la que no se operaba de forma casi generalizada -como hoy- a través de bancos. Cuando no se usaban formas de pago virtuales ni electrónicas, los ingresos se recibían en metálico en un sobre por lo general.

 

Los sobres, pueden ser botes, cajas, huchas… pero la clave está en repartir los ingresos en el momento que se reciben, poniendo a buen recaudo la partida de ahorro y alimentando el resto de forma equitativa y según la previsión de gastos estimada.

 

Los métodos de ahorro vengan de donde vengan exigen siempre organización y dedicación, el ahorro hoy no puede improvisarse. Con independencia de tu nivel de ingresos o tu edad, es necesario ser consciente de cuánto tienes, cuánto gastas y en qué lo gastas; luego, elige la mejor forma y más adecuada para ti, respetando tus gustos y nunca dejes de rentabilizar tu ahorro.

2020-03-13T09:53:22+02:0020 marzo, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.