El agua es un bien tan necesario como, a veces, escaso. Gastar menos agua es imperativo para todo el mundo, ya tengan necesidad de ahorro económico, o no, porque el agua es un bien que hay que utilizar con mesura: no se puede desperdiciar, y hay que poner mucho cuidado con no contaminar la que se va por el desagüe.

Sin duda, la razón más importante para ahorrar agua es medioambiental y ecologista. Una persona puede gastar en torno a los 170 litros diarios de este líquido, y una familia de 4 componentes gastará unos 20.500 litros mensuales. Esto significa que el más mínimo ahorro diario consigue un efecto muy significativo en cuanto a malgasto de agua. Normalmente, el agua es barata, pero deberíamos pensar que la mayor parte de la que utilizamos es caliente, y para calentarla hace falta energía, que no es barata.

Trucos para ahorrar agua, de verdad

Más que trucos, podemos hablar de consejos y enseñanzas que el tiempo y la experiencia se encargan de recopilar. Para ahorrar agua podemos hacer muchas cosas a diario:

  • Utilizar el botón de vaciado corto de la cisterna del inodoro, o instalar uno si no disponemos de él.
  • Revisar todos los grifos y arreglar cualquiera que presente goteo, por pequeño que sea.
  • Cerrar levemente la llave de paso: no se notará mucha diferencia de presión, pero se ahorrará en caudal.
  • Utilizar otros dispositivos ahorradores. Existen muchos tipos, como los perlizadores o los grifos monomando.
  • Cerrar el grifo es decisivo. Sí, necesitamos agua para lavarnos los dientes, para ducharnos o afeitarnos, pero en realidad necesitamos menos agua de la que utilizamos. Cerremos el grifo cuando: nos cepillamos los dientes, nos enjabonamos la cara y nos afeitamos (mejor es llenar parcialmente el lavabo y utilizar esa agua), cuando nos enjabonamos en la ducha.
  • Hablando de ducha, siempre es mejor eso que la opción del baño porque involucra muchísima menos agua.
  • Optimizar el uso de los electrodomésticos, y preferiblemente que sea electrodomésticos eficientes. El lavado en lavavajillas debe ser con él lleno, igual que la lavadora. Lavar la vajilla a mano gasta mucha más agua.
  • Es buena idea reutilizar el agua. Por ejemplo, la que sobra de cocer algún alimento puede ser buena agua de riego para las plantas, y si somos capaces de recoger algo de agua de la lluvia, pues lo mismo. Es gratis.

Son simples gestos que nos ahorran un porcentaje del agua que consumimos, algo que a la larga nos ahorrará unos euros, pero sobre todo estaremos contribuyendo a un mundo mejor, con más agua para todos.

Si deseas saber más sobre maneras de ahorrar en tu economía doméstica, no dudes en suscribirte a nuestro boletín.

Lo que debes saber…

  • Ahorrar agua es sencillo si seguimos unas pautas razonables, como cerrar bien el grifo y hacerlo cuando sea posible, ducharnos en vez de bañarnos, etc.
  • Si ahorramos algo de agua, cada uno, todos los días, estaremos sumando muchos litros de agua al año que no gastamos, lo cual se transforma en euros no gastados.
  • Es bueno recurrir a electrodomésticos con buena eficiencia que ahorren agua y energía. El gasto excesivo de agua va a veces asociado a un gasto excesivo de energía.