Disfruta de unas vacaciones baratas

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Muchas veces cuando volvemos de un viaje de ocio comprobamos que hemos gastado mucho más dinero que el que pensábamos. Esto es debido a que hay pequeñas partidas económicas que se van añadiendo a lo presupuestado y que lo encarecen. Te contamos como evitarlo y que puedas realizar unas vacaciones baratas.

 

Cerdito con gafas de sol en ambiente veraniego

 

A todos nos ha pasado que, en ocasiones, después de volver de las vacaciones y hacemos un recuento de nuestro dinero comprobamos que hemos gastado mucho más que lo que en un principio planeamos… ¿Cómo es esto posible? En un porcentaje muy amplio, esto es debido a los costes ocultos que no planificamos y que sumados poco a poco hacen que nuestros viajes sean más caros. La solución está en conocer qué partidas son susceptibles de ser cargadas a mayores y evitarlas.

 

Por esa razón, crear un presupuesto cerrado teniendo en cuenta todos los pequeños detalles nos ayudará a disfrutar de unas vacaciones baratas y sin sustos. Te indicamos qué detalles debes de analizar antes de contratar un viaje:

 

Comprobar si en los viajes organizados entran las entradas a los museos.

Muchas veces apostar por unas vacaciones en las que todo este planificado nos ayuda a conocer en poco tiempo los lugares más interesantes. Sin embargo, en ocasiones los organizadores no incluyen el ticket de los sitios que se visitan a la hora de ofertar el viaje. De tal modo que al pagar los billetes para entrar en museos o monumentos importantes estarás añadiendo un sobrecoste a tu presupuesto inicial.

 

Tener cuidado con las excusiones voluntarias en los viajes de grupo.

Hay veces que las vacaciones organizadas dejan días libres en las que las personas pueden elegir entre ir por su cuenta o se plantea la posibilidad de realizar una excursión especial. Al no ser que quieras recorrer de manera solitaria las calles de la ciudad, la opción de realizar una visita no incluida inicialmente suena atractiva. Sin embargo, este tipo de alternativa raramente está añadida en el precio inicial y supone un incremento, a veces muy considerable, en el gasto.

 

Analiza el tipo de habitación que has elegido cuando contratas tu viaje con una agencia.

Muchas veces las agencias de viaje nos ofrecen ofertas muy llamativas en las que por poco dinero podemos visitar un país diferente y dormir en un hotel de calidad. Sin embargo, merece la pena leer la letra pequeña, pues en muchos casos el precio se debe a que se tiene que compartir habitación con otra persona. Si te gusta dormir solo deberás de contratar una habitación individual y es entonces cuando el precio se dispara. Normalmente las personas aceptan este cambio sin analizar otras alternativas que podrían haber sido más baratas.

 

Certifica cómo es la media pensión que incluye el hotel.

En ocasiones los centros hoteleros destacan que disponen de promociones especiales de media pensión si ya eres huésped. En primer lugar, deberías analizar si realmente se trata de una oferta apetecible y que concuerda con la calidad y cantidad de comida que se sirve en las instalaciones. También se debe de considerar si se puede elegir la comida que se quiere degustar en el hotel o viene impuesta. Conocer todos los datos anteriores te ayudará a planificar tus días vacacionales, de tal modo que si optas por comer en el hotel podrás dedicar la noche a disfrutar del ambiente nocturno del lugar que visites. Por otra parte, si decides realizar la cena en el lugar contratado, deberías pensar en dedicar todo el día a conocer la ciudad, comer sus platos típicos a medio día y una vez que estés cansado de todas las actividades realizadas llegues a tu habitación y tengas la cena lista.

 

¿Lo incluye todo?

Si tu elección ha sido unas vacaciones para relajarte en las que todo está incluido es preciso que te asegures de que realmente tienes acceso a lo que desees. En ocasiones un servicio de pensión completa incluye la comida, pero deja de lado las bebidas, que se tienen que pagar aparte.

 

Asegúrate de que puedes beber copas con tu reserva de “todo incluido”.

Si has contratado una pensión completa y te gusta disfrutar de un buen gin-tonic o un coctel, deberás de cerciorarte de que también están incluidas las bebidas alcohólicas. En ocasiones este tipo de líquidos quedan excluidos de la oferta y requieren un contrato a mayores. Sin embargo, si están incluidos no siempre significa que puedas tener barra libre, pues en ocasiones se fija una hora a partir de la cual cualquier nueva copa deberá de tener un cargo.

 

Cuidado con las propinas en los cruceros.

Si te has decidido por pasar tus vacaciones en alta mar, debes de tener cuidado con los recargos que se puedan aplicar. La principal partida que deberás de considerar es la propina que darás a los empleados del barco. Si bien en un principio era un gasto personal en el que cada uno elegía lo que consideraba oportuno, en la actualidad muchas empresas la cargan automáticamente entre un 10% y un 15% a mayores del precio de viaje como “cuota de servicio”. Por lo tanto, comprueba si cuando adquieres tu pasaje está incluido dicho importe y si no es así prepárate para tener que pagarlo una vez terminado el viaje.

 

No compres las fotos que te hacen en los lugares.

Cuando entras en un zoo, realizas una actividad de aventura, descargas adrenalina en un parque de atracciones o navegas en un crucero comprobarás que en ocasiones te han sacado fotos de la estancia y te ofrecen que te las lleves como recuerdo a cambio de una cantidad económica que en la mayoría de los casos es abusiva. Lleva tu cámara de fotos y realiza un álbum más personal y no necesitarás ver cómo salen los billetes de tu cartera.

 

Recuerda las comisiones de las plataformas donde reservas tu viaje o estancia.

Airbnb o Blablacar son dos modos muy baratos en los que conseguir una habitación donde dormir o realizar un trayecto en coche. Sin embargo, tienes que acordarte que al precio fijado por la persona que ofrece el servicio falta por sumar las comisiones que exige el portal web y que suele rondar un incremento del 10%. Por lo tanto, realiza la cuenta en tu cabeza antes de realizar la reserva para comprobar si realmente merece la pena.

 

 

Facturación de la maleta.

Si vas a estar pocos días posiblemente no necesitarás facturar una maleta en tu vuelo. Si tu estancia se prolonga quizás tendrás que hacer uso de una maleta grande y por lo tanto deberás de facturar tu equipaje. Recuerda que las aerolíneas ofrecen precios especiales cuando se adquiere el billete que después se ven incrementados en el propio aeropuerto y que son aún más caros en la fila de embarque.

 

Comprobar los extras que se aplican en las compras online.

Algunas empresas utilizan triquiñuelas en su servicio de venta y te cargan por defecto costes que no deseas. Uno de las técnicas más usadas es marcar la contratación de un seguro de viaje. Este truco sirve para hacer creer que si no se selecciona esta opción entonces no se dispone de una cobertura en el viaje, sin embargo, por ley es preciso que el seguro venga incluido en el billete y el seguro que te ofrecen apenas sirve para incrementar ligeramente el básico. Un Seguro de Viaje MAPFRE, con un precio muy ajustado ofrece una amplia cobertura. Deja el apartado de seguros en manos de los especialistas y disfruta de unas vacaciones baratas.

 

Teniendo en cuanta los pequeños consejos que te hemos planteado anteriormente, podrás planificar mejor tu presupuesto, analizar mejor lo que estás dispuesto a gastarte y que de este modo ahorrar dinero en tus vacaciones.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre