Las familias, a la hora de plantearse el ahorro tienen múltiples opciones para conseguirlo, pero es común que la prisa por obtener resultados juegue en su contra. En muchas ocasiones, nos planteamos el ahorro cuando de verdad necesitamos tener un colchón, y no antes como es más efectivo. Además, la contabilidad doméstica no suele estar muy al día.

Saber exactamente qué ingresos tenemos y a dónde va cada céntimo que gastemos cada día del mes, es clave para saber si podemos ahorrar, y cuánto podemos dirigir hacia ese fondo de ahorro que puede ser desde una simple hucha, pasando por una cuenta de ahorro o un plan de pensiones adecuado a nuestras necesidades. Ya vimos cómo ahorrando «solo» 100 euros al mes, al cabo de pocos años habremos juntado un capital.

LO QUE DEBES SABER...

  • La contabilidad doméstica bien hecha es fundamental para conseguir liberarse de las deudas y crear un plan de ahorro eficiente para el futuro.
  • Fintonic y MyValue son aplicaciones muy conocidas y de seguridad certificada que nos permiten controlar los movimientos de las cuentas del banco.
  • Para quien guste de llevar un diario de ingresos y gastos, Kakebo es un método japonés muy utilizado y eficaz.

Para ayudarnos en las tareas domésticas en cuanto a la economía, tenemos a la tecnología de nuestra parte. Existen muchas páginas web dedicadas al ahorro, con sencillos consejos que podemos poner en práctica sin esfuerzo, y también multitud de aplicaciones que nos ayudan a gestionar ingresos y pagos de forma sencilla y eficaz, para tener claro en todo momento cuánto dinero tenemos disponible, ¡incluso en nuestros bolsillos!

Aplicaciones digitales, y manuales para llevar las cuentas de casa

Tenemos a disposición de cualquier persona que disponga de un smartphone, una serie de aplicaciones que nos permiten llevar las cuentas domésticas sin mucho esfuerzo. Son aplicaciones que, además, y con nuestro consentimiento explícito, se comunican con las cuentas que tenemos en casi cualquier banco de España. Con esta comunicación (que solo sirve para leer los extractos, por decirlo así), las aplicaciones nos permiten clasificar los ingresos y gastos en categorías (alimentación, ocio, vestimenta, coche, viaje, gastos varios…).

Este tipo de aplicaciones son útiles porque se pueden programar alertas en casos de descubierto en la cuenta, o para saber cuándo nos cobran comisiones, y por qué. Su seguridad es idéntica a la que ofrecen los bancos en su banca electrónica, y de hecho sin acceso a banca electrónica no es posible operar con ellas. Fintonic y MyValue son las más conocidas, y a pesar de ser competencia la una de la otra, ofrecen funcionalidades muy similares.

En cuanto a las aplicaciones «manuales», sin duda la que más está en boga en los últimos años es Kakebo, una «aplicación» de origen japonés que no es más que un cuaderno especialmente diseñado para llevar las cuentas de casa. En este tipo de cuaderno introducimos los ingresos, las deudas pendientes y los gastos previstos para el mes en curso (nuestro presupuesto, en pocas palabras), y debemos ir actualizando día a día con los gastos que vayamos teniendo, así como cualquier ingreso extra. Es una herramienta perfecta para entrenar la disciplina del ahorro.

Si quieres estar informado sobre otros métodos para controlar la economía doméstica, o cómo ahorrar, suscríbete a nuestro boletín.