La elaboración de un calendario anual de gastos puede ayudar a las familias a planificar mejor los consumos que les supondrán una mayor inversión y de esta manera poder ahorra y gestionar mejor los cobros que se produzcan durante todo el año para evitar problemas cuando se presentan los gastos más importantes.

A lo largo del año existen una serie de gastos fijos que suponen para las familias un desembolso importante de dinero. Además de los gastos fijos con los que se cuenta mensualmente y que se dedican a la vivienda, a los suministros y a la cesta de la compra,  a lo largo del año se presentan algunos meses en los que los gastos son superiores a la media mensual.

Para poder hacer a estos gastos anuales sin que provoque una gran mella en tu economía  la clave es la planificación. Por ello, durante este último trimestre del año, puedes elaborar un calendario anual en el que anotes aquellos momentos en los que vas a tener que desempeñar un mayor esfuerzo económico.

Los principales meses de gasto

Tradicionalmente la cuesta de enero es una de las más duras para las familias españolas, ya que cada año se actualizan los precios de los suministros básicos y de los bienes de consumo. Por ello, y para empezar bien el año, debes realizar un presupuesto en el que anotes cuáles serán los ingresos que vas a percibir y los gastos que se pueden plantear. Calcular la subida de los productos es complicado, pero puedes hacer una estimación aproximada de lo que puede suponer para tu bolsillo.

Otro de los puntos clave y en los que se producen más gastos es el mes de mayo, sí, has leído bien, durante este mes te encontrarás con bodas o comuniones ya que es una de las épocas preferidas para celebrarlas. Este tipo de eventos suponen un gasto extra para cualquier economía ya que al regalo que se les va a hacer a los protagonistas hay que sumarle los desplazamientos, el vestuario y las pernoctaciones si fuesen necesarias. Por lo general, este tipo de eventos se suelen avisar con varios meses de antelación, por lo que podrás elaborar un presupuesto con lo que te vas a gastar y tus ingresos durante ese mes. De esta manera, en los meses en los que los ingresos sean superiores a los gastos podrás ir creando un remanente para ello.

Con la llegada del verano llegan también las vacaciones. Después de un duro año de trabajo todos queremos disfrutar de un merecido descanso, por eso durante esta época el gasto de las familias españolas también aumenta. Viajamos más, compramos más y comemos más fuera de casa. Por ello, planifica con antelación tus vacaciones y el presupuesto de las mismas. Una buena opción para evitar problemas y pérdida de dinero por cancelaciones, es la contratación de un Seguro de Viaje MAPFRE, de esta manera también estarás ahorrando en tus vacaciones.

Tras las vacaciones llega una de las cuestas más temidas para los hogares con niños, la denominada cuesta de septiembre. La vuelta al cole supone uno de los mayores gastos para las familias ya que requiere la compra de material escolar, libros y ropa, entre otras cosas para los más pequeños. Para ahorrar en este sentido, puedes comprobar a la vuelta de vacaciones qué materiales y ropa se puede aprovechar para ahorrar en esta partida.

Por último y para acabar el año, llegan las navidades, época de derroche absoluto. Planea bien tu presupuesto y lo que quieres gastarte durante estas fiestas para tener un cálculo estimado de tus gastos e ingresos.

Si planificas todos tus gastos con tiempo podrás ahorrar dinero y sobre todo estar prevenido para afrontar cualquier imprevisto.