3 Min de lectura | El Ingreso Mínimo Vital entró en vigor a mediados de 2020 con el objetivo de ofrecer una prestación mensual a más de 850.000 hogares en riesgo de pobreza. Esta medida se engloba dentro del sistema de protección social nacional. A continuación, explicamos cómo funciona.

El Real Decreto-ley 20/2020, de 29 de mayo, por el que se establece el ingreso mínimo vital establece todas las especificaciones de esta prestación. Se trata de una ayuda vigente en todo el territorio español que se gestiona a través del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y se prevé que sea permanente en el tiempo.

Esta medida, también conocida como renta mínima, está dirigida a prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social. Entre las personas que tienen derecho a esta prestación económica se encuentran quienes viven solas o están integradas en una unidad de convivencia y carecen de recursos para cubrir sus necesidades básicas. De esta forma, se garantiza un nivel mínimo de renta a los ciudadanos que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

¿Quién se puede beneficiar del Ingreso Mínimo Vital?

Tal como establece la Seguridad Social, pueden ser beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital los siguientes sujetos:

  • Personas que vivan solas, que tengan al menos 23 años y que no perciban la pensión contributiva por jubilación o incapacidad permanente, así como tampoco la pensión no contributiva por invalidez o jubilación.
  • Mujeres mayores de edad víctimas de violencia de género o víctimas de trata de seres humanos y explotación sexual.
  • Titulares de una unidad de convivencia siempre que tengan capacidad jurídica y una edad mínima de 23 años.
  • Titulares de una unidad de convivencia mayores de edad o menores emancipados si tienen hijos o menores en régimen de guarda con fines de adopción o acogimiento familiar permanente.

Requisitos del Ingreso Mínimo Vital

El Ingreso Mínimo Vital establece una renta mínima en todo el territorio personal para todas las personas que cumplan con los siguientes requisitos básicos:

  • Llevar viviendo en España de forma legal y efectiva durante al menos un año inmediatamente anterior a la solicitud.
  • Encontrarse en situación de vulnerabilidad económica, lo que se determina según el patrimonio y el nivel de rentas, así como el tipo de unidad de convivencia.
  • Haber solicitado las pensiones y prestaciones a las que se pueda tener derecho, salvo los salarios sociales, las rentas mínimas de inserción y las ayudas análogas de asistencia social gestionadas por las comunidades autónomas.
  • En el caso de las personas que viven solas, acreditar que han estado independientes de los progenitores en los 3 años anteriores. Si se trata de una unidad de convivencia, es preciso que se haya formado en el año previo.
  • Estar inscrito como demandante de empleo o cobrando un subsidio por desempleo.

Documentación necesaria para solicitar el Ingreso Mínimo Vital

La documentación necesaria para acreditar los requisitos y solicitar el Ingreso Mínimo Vital es:

  • Identificación del solicitante y de las personas que integran la unidad de convivencia a través del DNI, libro de familia, certificado literal de nacimiento o pasaporte.
  • Certificado de empadronamiento, inscripción en el registro central de extranjeros o tarjeta de familiar de ciudadano de la Unión Europea.
  • Libro de familia, certificado del registro civil, inscripción en un registro de parejas de hecho o certificado de empadronamiento para acreditar la existencia de la unidad de convivencia.
  • Certificado expedido por los Servicios Sociales para justificar el riesgo de exclusión social en el supuesto de convivientes sin vínculo de parentesco.

Cuantía del Ingreso Mínimo Vital

La cuantía del Ingreso Mínimo Vital varía según se trate de un beneficiario individual (460 euros aproximadamente) o una unidad de convivencia (entre 600 y 1.100 euros). En cualquier caso, es la diferencia entre la renta garantizada y el conjunto de rentas e ingresos de dichos beneficiarios, siempre que la cantidad que resulte sea igual o superior a 10 euros al mes.

Además de conocer cómo funciona la renta mínima, es recomendable contar con un sistema de ahorro previo que permita mantenerse cuando la situación económica es desfavorable. En este sentido, los Planes de Pensiones MAPFRE constituyen una gran ayuda en múltiples situaciones, no solo a la hora de asegurar el retiro laboral.