///¿Podemos prescindir del coche?

¿Podemos prescindir del coche?

3 minutos | El coche propio es un lujo para quien hace pocos kilómetros al año. Exsiten alternativas más baratas y asequibles, que nos permiten ahorrar dinero cada año.

El coche es una de nuestras posesiones más preciadas,… o la más odiada. Hace muchos años, y ahora con algunos matices, disponer de coche propio era símbolo de estatus, y cuanto más grande fuese, más estatus adquiríamos. Ya lo dice el dicho: «caballo grande, ande o no ande». Hoy sigue pasando algo similar, con esos grandes coches con apariencia de 4×4 (que no lo son en su mayoría), con enormes neumáticos, gran cilindrada… que se utilizan para recorridos urbanos.

No es este el tema que vamos a tratar, sino más bien todo lo contrario: ¿y si prescindimos del coche a la hora de la jubilación? ¿Por qué seguir manteniendo un vehículo que gasta más parado que en movimiento, si tenemos alternativas bastante buenas para nuestros desplazamientos? ¿Cuánto cuesta mantener el coche?

Alternativas al coche propio

Un coche conlleva un gasto «inerte», más los gastos asociados a su uso. Entre los gastos más importantes del coche, se mueva o no, están: impuesto de circulación, seguro del coche, plaza de garaje y mantenimiento anual (incluye revisiones, y también la parte proporcional de la ITV…). No nos olvidamos que un gasto importante del coche es pagarlo cada mes.

Los gastos del coche en su uso cotidiano son más sencillos de ver: gasto de combustible, gasto en neumáticos, posibles averías (desde cambiar una bombilla, pasando por una batería que puede deteriorarse, piezas mecánicas estropeadas, pequeños golpes), gasto en limpieza, sustitución de piezas como los limpiaparabrisas, por ejemplo. Hay cosas que no se hacen cada año, pero se puede calcular el gasto anual prorrateado.

Sin embargo, si no tenemos coche los gastos son nulos. Es evidente, pero es verdad también que podemos querer seguir haciendo viajes en coche o pequeños desplazamientos el fin de semana, porque estar jubilado no significa estar inactivo, ¿verdad? Pues para todo hay solución. Para empezar, tenemos menos prisa y es posible que nos apañemos con el transporte público para nuestros recados menores.

Podemos plantearnos la alternativa de tener un ciclomotor, un vehículo mucho más barato de mantener que un coche, y que nos soluciona nuestros desplazamientos urbanos si el autobús, el taxi, la bici o nuestras propias piernas no nos sirven puntualmente. Todo ello será un considerable ahorro, sobre todo en lo que se refiere a los gastos «inertes» del coche.

¿Y para los desplazamientos largos o las escapadas de fin de semana? El coche de alquiler es una gran opción, porque aunque estemos hablando de gastar 200 euros el fin de semana (depende del coche, pero hablemos de forma aproximada), no tiene nada que ver con el gasto mínimo mensual que significa tener un coche propio. Y disfrutaremos de un coche nuevo, limpio, totalmente asegurado, y destinado a que disfrutemos de la conducción y nuestro tiempo libre

Un coche puede costar al año cerca de 2.000 euros solo contando gastos de compra, mantenimiento, consumo, seguro e impuestos, a los que hay que sumar las mensualidades del coche (que dependerán de cuánto tiempo estaremos pagando),y estos gastos variarán con los kilómetros recorridos. A menos kilómetros, más prohibitivo. Por debajo de los 15.000 km el coche empieza a ser un lujo, y si no llegamos a los 10.000 km anuales se recomienda no comprar un coche: es mucho más barato alquilarlo.

Si quieres recibir más información sobre ahorro, suscríbete a nuestro boletín periódico.

Lo que debes saber…

  • Un coche en propiedad tiene una serie de gastos inertes, más los gastos propios de su uso.
  • Podemos cifrar en unos 2.000 euros anuales el coste de un coche propio, más el coste de su compra.
  • El transporte público para desplazamientos urbanos, y el alquiler de coches para viajes puntuales son la mejor forma de moverse sin la atadura de un gasto elevado cada año.
2020-09-04T11:00:58+02:0020 octubre, 2014|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.