A la hora de enumerar los principales productos de ahorro no existe una ecuación exacta, ya que dependerá de la situación, el perfil y la capacidad de ahorro de cada persona. Sin embargo, si te has propuesto reservar una cantidad de dinero cada mes o cada cierto tiempo para ir creando una reserva a la que recurrir cuando se necesite o se desee, no pierdas de vista la siguiente selección:

– Depósitos bancarios: también conocidos como depósitos a plazo fijo. Son un producto de ahorro que ofrece una rentabilidad segura por mantener inmovilizado nuestro dinero durante un periodo determinado. El inconveniente de los depósitos bancarios es que penalizan al contratante en caso de retirar el dinero antes de la fecha pactada. Es un producto muy interesante para aquellas personas con un perfil más conservador.

– Seguros de ahorro: se trata de pólizas de seguros que garantizan un capital y una rentabilidad concretas a un plazo fijado a cambio de las aportaciones que el contratante realiza de forma periódica (mensual, trimestral, semestral, etc.). En los seguros de ahorro, la rentabilidad se va acumulando y se percibe en la fecha del vencimiento. En el caso de que se quiera recuperar el dinero antes del plazo pactado, se podrá realizar de forma parcial.

– Fondos de inversión: se trata de un producto de ahorro a través del cual se realiza una inversión en los mercados de renta fija o de renta variable (acciones). Cuando se adquieren participaciones de un fondo se pasa a poseer un porcentaje de todos los activos gestionados, por lo que el riesgo se divide en distintas partidas. La persona que se decante por un fondo de inversión podrá vender sus participaciones cuando quiera y cobrarlas justo al día siguiente. Existen diferentes tipos de fondos de inversión con mayor o menor nivel de riesgo y en consecuencia, más o menos rentabilidad.

– Cuentas bancarias: son cuentas corrientes que ofrecen una gran liquidez, ya que se puede disponer del dinero aportado en el momento. Como contrapartida, la rentabilidad que ofrece este producto no es demasiado alta debido a su nivel de seguridad y garantía.

– Planes de pensiones: éste es uno de los productos de ahorro a largo plazo más populares, ya que su objetivo es ahorrar dinero para asegurar la jubilación. Dada la finalidad de los planes de pensiones, su liquidez es mínima y salvo casos excepcionales, no se podrá recuperar el dinero aportado.

Además de estos principales productos de ahorro, en los últimos meses se está hablando de uno nuevo que ha sido anunciado por el Gobierno. Aunque todavía se desconoce cuándo estará disponible, su nombre será el de planes Ahorro 5 y ofrecerán la posibilidad de invertir hasta 5.000 euros al año. Este dinero estará exento de tributar como rentas del capital en el IRPF siempre que no se disponga del mismo durante 5 años. Este ahorro se podrá realizar a través de un seguro de vida individual a largo plazo o con una cuenta individual de ahorro a largo plazo, y en ambos casos la compañía que oferte este producto deberá garantizar un 85% de la inversión cuando llegue la fecha de vencimiento.

Conociendo los principales productos de ahorro y pensando en el momento de la jubilación, te aconsejamos contratar ya un Plan de Pensiones MAPFRE que te permitirá complementar la pensión de la Seguridad Social cuando llegue el momento y disfrutar así plenamente de esta etapa de la vida. Te informamos sin ningún compromiso del producto que más se ajusta a tus necesidades.