¿Qué es mejor hacer un testamento o una donación en vida?

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Conviene atender al tipo de fiscalidad a la hora de elegir entre hacer un testamento o una donación. La clave está en la cuantía de los bienes que se quieren transmitir así como en el lugar del empadronamiento. 

 

Una mano sujeta un boli sobre unos documentos

 

Si nos basamos en la opción elegida mayoritariamente para la transmisión de bienes, la herencia gana por goleada, pero en esto, como en todo, entran en juego diversos factores, lo que hace que en ocasiones la opción de la donación en vida resulte ser más interesante.

 

Ambos conceptos son muy parecidos, con la salvedad de que para que el destinatario disfrute de los bienes no tiene que esperar a que el titular de los mismos fallezca.

 

Además, sus fiscalidades son diferentes. Si hablamos de grandes patrimonios, la donación en vida permite fraccionar los bienes para beneficiarse de un gravamen inferior en el impuesto de sucesiones y donaciones, algo que con la herencia es impensable.

 

¿Qué es una donación en vida?

 

Se trata de una cesión gratuita de una parte a otra –que no tiene por qué ser un familiar- de sus bienes económicos, inmobiliarios, acciones, etc. Es una acción que debe realizarse ante notario y que debe incluirse en la declaración de la renta como ganancia, con el incremento del valor desde que la tuvo hasta que las donó.

     

    El beneficiario, por su parte, tendrá que pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones como si se tratara de una herencia, pero con peores condiciones, ya que en el cálculo de la base liquidable no se aplican las reducciones previstas por edad y parentesco. Es decir, tendrá que abonar una cuota más alta. Si las donaciones son bienes que generen beneficios económicos anuales, habrá que declarar el IRPF correspondiente.

     

    Si las donaciones son cantidades en efectivo, estás deben tributar por el Impuesto de Donaciones. Si se trata de un inmueble, habrá que pagar el correspondiente impuesto que dependerá de la Comunidad Autónoma en la que se esté empadronado.

     

    Hacer testamento

     

    También se hace ante notario. En este caso hay que respetar los derechos de los herederos forzosos (hijos, o padres cuando no hay descendientes) y las cuotas mínimas que les corresponden (es obligatorio dejar las dos terceras partes de los bienes a los hijos).

     

    El impuesto se pagará en función de la tarifa que se establezca en la Comunidad Autónoma en la que residiera el fallecido. Así, los herederos de todas las comunidades (excepto de Navarra, País Vasco y Cantabria) pagarán de acuerdo a la tarifa vigente, que varía entre el 7,65 y el 34 por ciento dependiendo del grado de parentesco y de la edad. Si la herencia es mayor, la diferencia con las comunidades es más notable.

     

    Para los expertos, la opción más rentable en líneas generales es la herencia, pero no en todos los casos, ya que los impuestos que hay que pagar a Hacienda varían mucho de una Comunidad Autónoma a otra. Si tienes dudas, es conveniente disponer de la ayuda de profesionales que te asesoren.

     

    Los impuestos que hay que pagar

     

    • Impuesto de Sucesiones y Donaciones:

     

    Debe pagarlo el beneficiario tanto si es una herencia como si es una donación. En las herencias, el impuesto de sucesiones se liquida en la Comunidad Autónoma en la que residía el fallecido, independientemente de la ubicación del inmueble. En las donaciones, dicho impuesto se liquida en el lugar donde se encuentre el inmueble. Este es un factor determinante a la hora de decidirnos por una herencia o una donación, puesto que la cuantía de este tributo, como hemos indicado, varía mucho en función de la Comunidad, ya que son ellas las encargadas de regularlo.

     

    • IRPF:

     

    En el caso de las herencias, el posible incremento patrimonial que se le produzca al testador (una vez fallecido) estará exento de tributación por razones obvias. En cambio, en el caso de las donaciones en vida, el donante sí debe declararlo en la renta.

     

    • Plusvalía municipal o Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana:

     

    En las herencias, este impuesto deben abonarlo los herederos, y se trata de la principal carga tributaria cuando los bienes inmuebles son antiguos. En el caso de que el inmueble se transfiera en vida, el que recibe dicha donación es, también, quien debe asumir el pago de la plusvalía municipal.

     

    En cualquier caso, prever la situación que dejamos a nuestros seres queridos es importante pero también lo es disfrutar del día a día y de lo que compartimos juntos. Protege los mejores momentos que vivís en familia con el Seguro de Hogar MAPFRE y dedícate a atesorar historias inolvidables.

    ¿Qué es mejor hacer un testamento o una donación en vida? was last modified: julio 26th, 2017 by CanalJubilación

    Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

    Deja un comentario

    Todos los campos son obligatorios

    Conectar con Facebook

    Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre