4 minutos | Un plan de pensiones es un producto de ahorro que nos permite llegar a la jubilación con cierta soltura económica, pero ¿qué otras ventajas tienen? Te contamos por qué tener un plan de pensiones es una de las opciones más atractivas.

Las previsiones catastrofistas y el abultado déficit del sistema de pensiones son algunos de los aspectos que mayor incertidumbre generan. Según los expertos, la irregularidad en las cotizaciones y el aumento del envejecimiento de la población harán que las pensiones públicas sean menos generosas e, incluso, que estén en riesgo.

Todo ello hace que cada vez más personas busquen una alternativa para sus ahorros, siendo los planes de pensiones una de las opciones con mayor atractivo. Te contamos por qué.

¿Por qué tener un plan de pensiones?

Los planes de pensiones son productos de ahorro diseñados específicamente para mantener cierta estabilidad económica de cara a la jubilación. Además, cuentan con numerosas ventajas:

Obtienes beneficios fiscales a la hora de aportar

La principal ventaja de los planes de pensiones es, sin lugar a dudas, su desgravación fiscal (reducción de la base imponible del IRPF). Es decir, mientras ahorras, pagas menos impuestos.

El dinero invertido cada año en un plan de pensiones se puede desgravar en la declaración de la renta, con un límite de 8.000 euros anuales o el 30 por ciento de los rendimientos netos del trabajo (la cifra menor).

Por ejemplo, si aportas 8.000 euros al año y tu tipo marginal es del 45 por ciento, Hacienda te devolverá 3.600 euros.

En este enlace te contamos cómo calcular la reducción fiscal con un plan de pensiones.

Consigues diversificar tu dinero

La diversificación es una de las máximas de la inversión que todo experto recomienda. Es lo que popularmente se conoce como “no poner todos los huevos en una misma cesta”.

Dado que no se sabe cómo serán los impuestos en un futuro, al complementar otros productos financieros -como Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) o un Fondo de Inversión- con uno o varios planes de pensiones, lo que se consigue es diversificar el dinero y, por lo tanto, reducir los riesgos ante lo que pueda pasar.

Tienes total libertad en las aportaciones

Los planes de pensiones te permiten comenzar con un capital mínimo muy bajo y hacer aportaciones periódicas o extraordinarias e, incluso, una combinación de ambas. Además, puedes incrementarlo, reducirlo o paralizarlo cuando lo necesites, o cambiar de entidad gestora sin ningún coste fiscal (en este enlace te contamos cómo se traspasa un plan de pensiones).

Puedes elegir un plan de pensiones según tu perfil de riesgo

Los planes de pensiones ofrecen una gran diversidad en cuanto a perfiles de riesgo, por lo que te será fácil encontrar el que mejor se ajuste a tus necesidades, desde los más conservadores a los más arriesgados.

Existen planes de pensiones para cada perfil de inversor: de renta fija (algo más seguros en bolsa), renta variable (con una rentabilidad más alta, pero expuestos a una mayor volatilidad), mixtos (mezclan inversión en renta fija y renta variable), garantizados (garantizan total o parcialmente el capital), etc. Eso sí, hay que tener en cuenta que una inversión con bajo riesgo suele implicar menores rentabilidades, y una inversión de alto riesgo nos podrá reportar mayores rentabilidades.

Tu dinero está protegido

Los planes de pensiones están sujetos a una exhaustiva supervisión por parte de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que se encarga de controlar su solvencia y funcionamiento.

Esta dirección está formada por tres figuras: entidad gestora, entidad depositaria y comisión de control, cuya función es garantizar la legalidad vigente en cuanto al cumplimiento de los planes de pensiones.

En definitiva, son productos de ahorro totalmente seguros para el partícipe.

Te ofrecen una rentabilidad extra

Mano sujetando una maceta con el símbolo del euro

https://bit.ly/3kZ3ZKQ

Otro de los motivos favorables para tener un plan de pensiones es que permiten diferir el pago de impuestos hasta el momento del reembolso del dinero, es decir, no pagas impuestos hasta que retiras los fondos. Así, estos impuestos diferidos se pueden reinvertir en el plan de pensiones logrando un extra de rentabilidad a largo plazo.

Te evita gastar tus ahorros antes de tiempo

Si no eres muy propenso a ahorrar, invertir en un plan de pensiones te será de gran ayuda. Al ser un producto pensado a largo plazo con una liquidez limitada a ciertos supuestos, solo lo usarás para el objetivo marcado: la jubilación o sus supuestos excepcionales.

Proporcionan liquidez a los herederos

Los planes de pensiones no forman parte de la masa hereditaria. Ni siquiera tienen por qué figurar en el Testamento. Cuando el partícipe fallece, los derechos consolidados del plan pasan a la persona (o personas) que previamente hubiera designado de forma expresa, aunque sean distintas de los herederos legales.

Esta es una interesante forma de proporcionar liquidez a los herederos para hacer frente al pago del impuesto de sucesiones, las plusvalías municipales y los gastos asociados en cada caso.