El móvil es algo que todos utilizamos, para bien o para mal, y nos sirve para comunicarnos con nuestros seres queridos, hacer negocios, y en definitiva, para estar conectados al mundo casi desde cualquier lugar. Con el auge de los smartphone y de las conexiones de datos, son pocos los españoles que no disponen de conexión para acceder al correo electrónico, usar WhatsApp, navegar o ver vídeos en Internet. Y el despliegue de la 5G solo lo hará más universal todavía.

Como cualquier servicio, nuestra tarifa de móvil puede suponer un gasto excesivo si no somos capaces de definir correctamente qué necesitamos y por qué queremos pagar. Es frecuente que se contraten bonos (de voz o de datos) que pueden ser excesivos para el usuario porque no llegue a gastarlos por entero, y ese excesivo servicio se paga a precio de oro al cabo del año. ¿Cómo podemos ahorrar dinero, o mejor dicho, no gastar dinero de más? Basta con replantear el consumo y nuestras tarifas móviles.

Las preguntas esenciales para ahorrar en telefonía

Analizar el consumo es, por un lado, una medida para ahorrar: ¿llamas mucho? ¿Navegas a todas horas? Puedes ahorrar dinero si lo haces en menor cantidad, pero solo si además te replanteas la tarifa móvil. Es decir, si tienes tarifa plana de datos y voz, y reduces tu consumo, lo que sucederá es que será más claro aún que gastas más dinero del que debes.

Replantearse el consumo significa, entonces, hacer un «estudio» de nuestro propio consumo durante los últimos meses, y ver si estamos aprovechando la tarifa que pagamos mensualmente, o no. En el caso de que salga un «no», lo que hemos de hacer es buscar una tarifa mejor. Una tarifa que, sobre todo, encaje como un guante con nuestros hábitos, y que nos permita pagar exactamente (con una pequeña tolerancia) lo que consumimos.

Por ejemplo, si tenemos una tarifa plana con 400 minutos de voz (podemos hablar 400 minutos sin coste adicional) y 1 GB de datos, nos plantearemos rápidamente estas preguntas:

  1. ¿Cuántas llamadas he realizado los últimos 6 meses?
  2. ¿Cuántos minutos de media hablé los últimos 6 meses?
  3. ¿Cuántos SMS envié? ¿Puedo prescindir de ellos?
  4. ¿Cuántos MB de datos consumí los últimos 6 meses?

Si nos encontramos con que no hemos llegado al 80% de nuestro bono de datos, o de nuestro bono de voz, nunca en los últimos 6 meses es que estamos infrautilizando la tarifa. Si el porcentaje no es 80, si no 60& o 40%, corramos a estudiar el mercado y cambiar de tarifa inmediatamente, ¡estamos derrochando mucho dinero para nada!

En muchos casos es posible ahorrar desde unos pocos euros (5, 6 euros mensuales) hasta la friolera de 20 euros mensuales, o más, simplemente analizando nuestro consumo y adaptándonos en consecuencia. Esto son palabras mayores a lo largo del año, así que vale la pena dedicar tiempo al análisis de nuestros consumos, para luego rastrear el mercado con comparadores como pueden ser www.kelisto.com, iahorro.com, y otros tantos que puedes encontrar fácilmente sin más que utilizar el buscador Google.