2 Min de lectura | El euríbor es el tipo de interés al que se prestan dinero las entidades de la Zona Euro. Puede cotizar en negativo y reduce el coste de los préstamos hipotecarios a tipo variable. Te explicamos bien en qué consiste.

El Euríbor, tipo de interés al que se prestan capital las entidades financieras en la Zona Euro, es el indicador de referencia de la gran mayoría de las hipotecas de tipo variable. De su evolución dependen los intereses que pagarán miles de familias por la financiación de la compra de una vivienda. También se aplica en el caso de otros productos como los créditos personales o los depósitos bancarios, y puede cotizar en negativo.

Este indicador se calcula cada día, y es una media de los tipos de interés de las entidades con mayor volumen de negociación en el mercado. Su evolución está muy ligada al precio del dinero que fija el Banco Central Europeo, y puede comprobarse su evolución diaria en la página Euríbor Diario.

El precio del dinero, bajo cero

Monedas

https://bit.ly/3foODx4

El Euríbor cotiza en negativo en escenarios de tipos mínimos fijados por el BCE. Si el banco central mantiene los tipos de interés en el 0 por ciento, como es el momento actual, y su facilidad de depósito en negativo, a las entidades les cuesta dinero mantener su capital en el organismo emisor.

Esto se traslada al coste al que se prestan dinero los bancos, que consiguen dinero muy barato, pero les cuesta mantenerlo en depósito. Por eso, les conviene prestarse el capital entre ellos a tipos negativos, siempre menores que los que aplica el BCE. Como consecuencia, la media de los intereses (el Euríbor) puede situarse en terreno negativo.

Consecuencias en la hipoteca

El Euribor negativo reduce el interés de las hipotecas, pero resulta relativamente difícil que lleguen a situarse por debajo del 0 %. Las entidades, para compensar este escenario de tipos negativos, aplican un diferencial. Además, todos los contratos hipotecarios firmados a partir del 16 de junio de 2019 tendrán un interés mínimo del 0 por ciento. Veamos el impacto del Euribor en negativo con un ejemplo de financiación hipotecaria.

Emilio solicitó una hipoteca para comprarse una vivienda en 2014 y pactó entonces un tipo variable con el banco de Euribor más 0,89 por ciento. En este momento, seis años después, el tipo de interés medio al que se prestan dinero las entidades se sitúa en el 0,138 por ciento. Por lo tanto, el tipo de interés de la próxima cuota de la hipoteca será del 0,752 por ciento.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador MAPFRE