Cada vez existen más ordenadores por habitante, y no es raro encontrarnos en un mismo hogar con dos ordenadores fijos, un portátil, y además un número variable de tablets y smartphone.

Centrándonos en el PC (también nos referimos al Mac) en sí, hemos de saber que su consumo eléctrico puede parecer relativamente bajo para lo que nos aporta, pero en realidad podemos ahorrar energía con el ordenador al año siguiendo unos sencillos consejos. Para hacernos una idea, un ordenador de gama media, encendido todo el año, puede gastar unos 300 euros de electricidad, más impuestos.

¿Cómo usamos el ordenador en casa?

El uso que le demos al ordenador es clave para saber qué consumo energético implica cada mes. Por ejemplo, no es lo mismo trabajar ocho horas diarias en casa, frente al ordenador, que encenderlo puntualmente para navegar una o dos horas máximo, que utilizarlo para tareas de gran rendimiento, como el uso de videojuegos de última generación.

De la misma forma, no es lo mismo disponer de un monitor LED, que uno LCD o que un monitor CRT, de los antiguos de tubo. En cada caso el consumo energético será menor, siendo siempre el mayor el que se corresponde con el monitor CRT. Si sumamos al monitor todos los periféricos que gastan energía, y que a lo mejor usamos de pascuas en flores (por ejemplo la impresora, un escáner,…), estaremos ante un gasto extra que podemos recortar fácilmente.

Ahorrar con el monitor

Hay varias formas de ahorrar energía con el monitor. La más evidente es apagarlo siempre que no lo estemos usando. Salimos de la habitación diez minutos, pues apagamos la pantalla y dejará de consumir energía. Esto incluye el momento en que apaguemos el ordenador, pues si no apagamos el monitor, quedará en stand by, consumiendo muy energía durante muchas horas.

Otra forma de ahorrar energía es ajustando correctamente el brillo de la pantalla. Si el brillo es demasiado intenso, consume más energía (y hace que se nos canse la vista más rápidamente). Hay que ajustar el brillo de forma que sea algo agradable para la vista y nos permita ver perfectamente la pantalla.

Sin dudarlo, utilizar un protector de pantalla es contraproducente para el tema del gasto energético. No solo no se consume menos energía con el protector activo, sino que podemos gastar todavía más. Si necesitamos el protector de pantalla (cosa solo necesaria realmente en los monitores de tubo), es mejor acostumbrarse a apagar la pantalla.

Otras formas de ahorrar energía con el ordenador

  • Desconectar todos los periféricos que no estamos utilizando: impresora, escáner, o cualquier otro periférico que tengamos conectado, pero sin usar en este momento.
  • Mantener todos los enchufes en una misma toma (una regleta) para que cuando la desenchufemos, nos aseguremos de apagarlo todo a la vez.
  • No nos olvidemos del router. No es el ordenador, pero sí es un aparato que utilizamos principalmente para el ordenador. Si salimos unos días de casa, desconéctalo para ahorrar ese consumo de energía inútil.
  • Utiliza los modos de ahorro de energía del sistema operativo. Casi todos tienen un modo de ahorro de energía, sobre todo es muy útil en portátiles que funcionan con la batería.
  • Utiliza el modo de hibernación correctamente, o bien, si vas a pasar tiempo sin usar el ordenador, apágalo completamente (especialmente por las noches).

Es posible ahorrar energía con el ordenador, y a pesar de que no vamos a ver dinero contante y sonante cada mes, sí que podremos ahorrarnos un buen pico anual si seguimos esos sencillos consejos. Podemos estar hablando de unos pocos euros mensuales, pero son euros que podríamos dedicar perfectamente a otras cosas. Incluso es buena idea cambiar el viejo monitor de tubo, por un monitor sencillo pero de tecnología LCD. La inversión se rentabiliza sola en poco tiempo, merece la pena.

Lo que debes saber…

  • El gasto de energía del ordenador depende del uso que le demos, pero siempre podemos ahorrar energía con sencillos gestos.
  • Un ordenador de gama media, si está encendido todo el año, puede gastar más de 300 euros de electricidad.
  • Apagar la pantalla, reducir su brillo o apagar el ordenador cuando no lo usemos son los consejos estrella para ahorrar.