Inicio/Generacion Senior/Economía/¿Se puede hacer un testamento sin notario?
Mano firmando un testamento

¿Se puede hacer un testamento sin notario?

canalJUBILACION

El testamento ológrafo es una fórmula que permite hacer un testamento sin notario. Te contamos en qué consiste y cómo hacerlo.

¿Se puede hacer testamento sin notario? La respuesta clara y concluyente es sí. Existe un tipo de testamento, llamado ológrafo, que no requiere ni de testigos ni de otorgamiento ante notario.

¿Qué es un testamento ológrafo?

Es aquel documento testamentario escrito íntegramente por el testador, de su puño y letra, sin intervención de ninguna persona. Su definición la recoge el artículo 678 del Código Civil: “se llama ológrafo el testamento cuando el testador lo escribe por sí mismo en la forma y con los requisitos que se determinan en el artículo 688”.

¿Cuáles son esos requisitos?

Los requisitos para que el testamento ológrafo sea válido son los siguientes:

  • Sólo podrá otorgarse por personas mayores de edad.
  • Deberá estar escrito todo él a mano y firmado por el testador.
  • No será válido si voluntariamente altera su letra habitual. Tampoco se admiten firmas con marcas, sellos o huellas dactilares.
  • Deberá reflejarse el día, mes y año en el que se otorga. Es indiferente si se hace al comienzo o final del testamento y si se escribe en letra o guarismos.
  • Lo último que debe aparecer escrito en el testamento es la firma.
  • Deberán salvarse con la firma manuscrita, las palabras que estuvieran tachadas, enmendadas o entre renglones.
  • Los extranjeros podrán otorgar testamento ológrafo en su propio idioma.

¿Cómo hacer un testamento sin notario?

No hay que olvidar que un testamento ológrafo es un documento privado. Para darle validez pública hay que cumplir unos requisitos que establece la ley, porque, si no se hace, este testamento no tendría efectos frente a terceros, es decir, los herederos no serán reconocidos ni por particulares ni por las Administraciones públicas.

Por lo tanto, una vez fallecido el testador, la persona que tenga en su poder un testamento ológrafo o cualquiera otra que tenga interés en el testamento como heredero, legatario, albacea o en cualquier otro concepto, deberá presentar el testamento para su adveración y protocolización ante notario competente en los 10 días siguientes a aquel en que tenga conocimiento del fallecimiento del testador. El incumplimiento de este deber le hará responsable de los daños y perjuicios que haya causado.

El testamento ológrafo deberá protocolizarse, presentándolo ante notario en el plazo de 5 años contados desde el día del fallecimiento del testador. Este extenderá el acta de protocolización conforme a la legislación notarial.

Ventajas y desventajas de un testamento ológrafo

Evidentemente, un testamento ológrafo presenta varias ventajas:

  • Sencillez. Cualquier persona que sepa escribir lo puede redactar.
  • Comodidad. Se puede hacer en casa, sin necesidad de realizar desplazamientos, lo que resulta muy útil para personas enfermas.
  • Economía. Se eluden trámites costosos, ya que solo se necesita papel y utensilios para escribir.
  • Secretismo. Nadie conoce su contenido ni sabe de su existencia.

Pero, al mismo tiempo, presenta también ciertas desventajas o inconvenientes que se deben tener en cuenta.

  • El desconocimiento del testador de la normativa reguladora de las herencias puede resultar perjudicial para el cumplimiento de su propia voluntad, ya que pueden darse omisiones o desheredaciones de herederos forzosos según la ley.
  • El secretismo puede provocar que este testamento nunca llegue a ser eficaz, porque al no saber nadie de su existencia, tal vez no se llegue a encontrar en los cinco años siguientes al fallecimiento para poder presentarlo al notario y proceder a su protocolización. Para evitarlo, es conveniente dar noticia de dicho testamento a familiares o a alguien de confianza.
  • En lo que respecta a la economía, hay que tener en cuenta que esta ventaja solo la tiene el testador. En lo que respecta a los herederos no es así, ya que estos tendrán que realizar el largo y complejo proceso de protocolización para poder heredar y al final puede resultar más caro que hacer otro tipo de testamento.
  • El notario juzga la capacidad del testador, y el juicio se presume válido; mientras que, en el testamento ológrafo, puede ser discutida por parte de un juez.
  • La autenticidad de un testamento alógrafo puede resultar difícil de demostrar y si un heredero perjudicado lo impugna podría ser declarado nulo. En cambio, uno otorgado ante notario goza de más credibilidad por parte de los jueces. Además, puede cambiarse cuantas veces se quiera y tiene la ventaja de recibir asesoramiento previo.

Recomendación

Como hemos visto, hacer testamento requiere tener ciertos conocimientos jurídicos sobre el derecho de sucesiones. Para tu tranquilidad y seguridad, MAPFRE te ofrece un Seguro de Decesos orientado a la Generación Senior que cuenta con gestión testamentaria, asesoría fiscal, “Y tantos + beneficios del Plan de Fidelización”

De este modo, tendrás todo el asesoramiento profesional que necesites para tomar una decisión tan importante como es otorgar testamento, con todas las garantías de saber que adoptarás la opción más conveniente tanto para ti como para tus herederos.

También te puede interesar

Deja Tu Comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.